fbpx

Becky

¡Hazte a un lado Kevin! Que aquí llega Becky, una niña de armas tomar.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Jonathan Milott, Cary Murnion /

Lulu Wilson, Kevin James, Joel McHale, Amanda Brugel

Cortesía de UIP

Para todos aquellos que no vimos con buenos ojos las tendencias sociopáticas de Kevin, el niño interpretado por Macaulay Culkin, quien de una manera extremadamente violenta (aunque sin sangre) se hizo cargo de dos ladrones (interpretados por Joe Pesci y Daniel Stern), llega una película de terror y suspenso protagonizada por una niña llamada Becky, que deja a “Mi pobre angelito” como un crío indefenso. 

Becky, quien en realidad se parece más al Kevin encarnado por Ezra Miller en la obra maestra de Lynne Ramsay, que al Kevin de la inexplicablemente exitosa cinta de Chris Columbus, es interpretada por Lulu Wilson, la precoz actriz de Annabelle: Creation y Ouija: Origin Of Evil (la mejor de las películas sobre la tabla maldita), así como de Sharp Objects. la estupenda miniserie para HBO. 

Al inicio de la cinta vemos a la niña de 13 años de edad, siendo interrogada por la policía. ¿Qué fue lo que sucedió? El primer acto, se ajusta al típico canon de una película de terror. Becky acaba de perder a su mamá víctima del cáncer, y Jeff, su padre (Joel McHale), piensa casarse de nuevo con Kayla (Amanda Brugel), la madre de un pequeño niño llamado Ty (Isaiah Rockcliffe). Jeff los ha reunido a todos en su casa de campo (incluyendo a los perros mascota Dora y Diego), para tratar de convencer a Becky que es mejor seguir adelante con sus vidas.

Mientras tanto, Dominick, el líder de un grupo neonazi, ha escapado de prisión en compañía de su pupilo, un hombre enorme y musculoso llamado Apex (encarnado por el luchador profesional Robert Maillet). La gran sorpresa de esta película no está en sus giros, sino en el actor que interpreta a Dominick. Siguiendo la tradición iniciada por Vince Vaughn en la cinta ultraviolenta Brawl In Cell Block 99, Kevin James, el comediante bonachón de la serie The King Of Queens y de las comedias de Paul Blart, aparece aquí como un hombre con una esvástica tatuada en su cabeza, que no tiene remordimiento en matar niños pequeños o en quitarse su propio ojo con unas tijeras sin filo. 

Como es de suponer, Dominick y Apex llegan a la casa de campo, y junto con dos cómplices más, toman como rehenes a Jeff, a Keyla y a Ty. Sin embargo, Becky, resentida por la prematura decisión de su padre, se encuentra refugiada en una cabaña donde están sus juguetes y útiles escolares de cuando era más pequeña. Si ustedes han visto las películas de Mi pobre angelito y cualquiera de las entregas de Rambo, sabrán qué les espera a los cuatro maleantes.      

Puede que Becky sea una película ultraviolenta llena de clichés y situaciones descabelladas, pero ver a Kevin James haciendo de un hombre racista y amenazador, enfrentado a una niña psicópata dispuesta a eliminar con saña a los hombres que invadieron su territorio, hacen de esta película todo un placer culposo.