fbpx

Biggie: Tengo una historia que contar, el nuevo documental sobre la vida de Notorious B.I.G.

La cinta ya está disponible en Netflix
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Cortesía Netflix

La historia de la leyenda del rap, The Notorious B.I.G, ha sido narrada en un documental producido por Netflix, que ya está disponible. Biggie: Tengo una historia que contar es un filme que ahonda en la vida y carrera musical del rapero y productor estadounidense.

Dirigido por Emmet Malloy, el documental se desarrolla a través de entrevistas y material inédito que enseña el proceso en el que «Biggie» ascendió a la fama, hasta llegar a posicionarse como uno de los raperos más influyentes de todos los tiempos.

“La broma usual sobre los documentales es a menudo cuánto tardan en realizarse. Esta película estuvo a la altura de esos estereotipos, ya que nos llevó cuatro años desarrollarla y hacerla. Durante esos años estuvimos inmersos en el Brooklyn de los setenta y los noventa. Es fácil ver cuánto ha cambiado desde que Christopher Wallace era un niño, pero también está claro que muchas cosas sobre ser un joven negro en este país no se han modificado”, comentó Malloy en un comunicado de prensa.

La producción estuvo en manos de Wayne Barrow (exmanager del rapero), Voletta Wallace (madre del artista) y Sean «Puff Daddy» Combs (rapero e íntimo amigo), quienes formaron parte de los testimonios y culminaron un filme con duración de 97 minutos.

“Mama Wallace y yo tuvimos una conversación sobre la creación del primer documental sobre la vida de B.I.G. autorizado por sus herederos y la idea inicial era contar la historia desde la perspectiva de sus fans en todo el mundo y cómo se inspiraron en él y en su música», contó Barrow respecto al surgimiento de la idea del documental.

Cortesía Netflix

Vida y muerte de «Biggie»

Christopher George Latore Wallace fue el nombre del rapero conocido artísticamente como The Notorious B.I.G. o “Biggie”, quien falleció a los 24 años en un tiroteo de Los Ángeles en 1997.

Antes de su muerte, únicamente lanzó un álbum de estudio: Ready to Die (1994). Fue aclamado por la crítica y, gracias a ello, se convirtió en el Rey del Rap de la Costa Este (subgénero regional del hip hop, originado en los 70, en Nueva York), la cual tanto se rivalizaba con la Costa Oeste.

Poco después de su muerte, publicaron su doble disco Life After Death (1997), el cual alcanzó el Número Uno en las listas de discos en Estados Unidos y, hasta la actualidad, se referencia como un álbum clásico del hip hop. En el 2000 recibió la certificación Diamante, clasificándose como uno de los pocos discos de hip hop en obtener este récord.

El contenido que realizaba «Biggie» destacaba por ser explícito y directo. Sus letras narraban historias sobre pandilleros o mafiosos, incluyendo temas como el crimen, drogas y armas. Asimismo, hablaba sobre el cambio de vida que obtuvo gracias a su reconocimiento en el mundo del hip hop.

La muerte de Wallace ocurrió después de su asistencia a la premiación de Soul Train Music, en un bulevar de Los Ángeles. Durante el camino de regreso a casa, “Biggie” se encontraba en una camioneta con sus amigos, la cual al parar en un semáforo fue balanceada por un auto que estacionó a un lado. El criminal le disparó cuatro veces a Wallace en el pecho, pero no murió instantáneamente, sino al llegar al hospital. Personas cercanas a él aseguran que su muerte fue una venganza por el asesinato de su rival, Tupac Shakur, también tiroteado en su automóvil, seis meses antes de la muerte de “Biggie”.

The Notorious B.I.G. fue incluido recientemente en el Salón de la Fama del Rock and Roll, en noviembre de 2020.

Puedes ver el tráiler del nuevo documental, Biggie: Tengo una historia que contar , aquí: