fbpx

Blood and Money no le hace justicia a Tom Berenger

Tom Berenger intenta hacer un “regreso triunfal” a las pantallas, interpretando a un veterano de Vietnam y cazador de venados que se apodera del millonario botín de un grupo de criminales, pero la cinta desperdicia su talento y abunda en lugares comunes
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

John Barr /

Tom Berenger, Kristen Hager, Paul Ben-Victor, Jimmy LeBlanc

Un anciano solitario se debate entre llamar a la policía, o encargarse él mismo de un grupo de criminales y quedarse con el dinero que robaron, en una cinta protagonizada por el recordado actor de Platoon.

Cortesía de Amazon Prime

En los 80, Tom Berenger era un actor muy respetado. Sus interpretaciones en The Dogs Of War, The Big Chill, Fear City, Someone To Watch Over Me, Platoon, Born In The 4th Of July y Major League nos mostraron a un actor recio y viril, que podía ser el protagonista tanto de películas de acción como de drama, sin ninguna dificultad.  

En los últimos años, a Berenger se le ha visto como actor secundario en algunas cintas (en su gran mayoría trabajos mediocres) y como actor invitado en varias series de televisión. Por esta razón, Blood and Money puede verse como el “regreso” de Berenger al cine (pese a que, debido a la pandemia del COVID-19, esta cinta debe verse por vía streaming).

Berenger interpreta aquí un papel que le queda como anillo al dedo. El actor de 71 años encarna a Jim Reed, un ex veterano de Vietnam y ahora cazador de venados. Reed vive solo en un área remota y gélida al norte de Maine. Es un alcohólico rehabilitado y un fumador compulsivo, que de vez en cuando es víctima de unos fuertes ataques de tos que lo hacen escupir sangre. 

Jim siente una gran simpatía por la mesera Debbie (Kristen Hager), quien atiende la cafetería donde suele comer cuando visita la ciudad. La joven, que tiene problemas con su marido George (Jimmy LeBlanc) y una pequeña enferma en su casa, le recuerda mucho a su propia hija, quien murió en un accidente automovilístico, producto de su alcoholismo.

Todo es rutina, depresión y soledad para Jim, hasta que por accidente termina envuelto con un grupo de delincuentes que se robó más de un millón de dólares de un casino. Es así que Jim se debatirá entre avisar a las autoridades o quedarse con el dinero y acabar con los criminales. 

Blood and Money abunda en lugares comunes y no le permite a Berenger hacer uso de su gran talento actoral, el cual se ha desperdiciado por más de 30 años. Tampoco ayuda el ritmo de la película, el cual es demasiado pausado para generar suspenso o descargar adrenalina. Esta es una película corta que sirve para pasar el rato y nada más. Puede que este sea uno de los mejores trabajos de Berenger en años, pero tampoco significa un regreso triunfal.