fbpx

Cinco series animadas que le llegan a niños y adultos

¿Quién dijo que los “programas infantiles” solo los disfrutan los más pequeños?
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
El príncipe dragón, Un show más e Hilda.

Cortesía Netflix/ Redes sociales Regular Show/ Netflix

Con el coronavirus llegó el cierre de muchos colegios y las clases virtuales. Ahora los padres y hermanos mayores están trabajando o estudiando en casa, acompañados de niños pequeños. Ya se han visto una cantidad de imágenes en redes sociales en las que se evidencia que estar con infantes no es nada fácil; queda claro que el trabajo de los profesores es jodidísimo. 

Es también un buen momento para compartir con ellos, pero obviamente no van a entender Breaking Bad ni los van a poner a ver Game of Thrones. Por eso les dejamos acá a todos los padres y hermanos mayores cinco series para pasar un buen tiempo con los niños. Son series animadas que están dirigidas a un público infantil, pero que detrás tienen chistes, comentarios y reflexiones sociales que le dan algo de profundidad para que también las puedan disfrutar, o simplemente porque son buenas historias.

El príncipe dragón

Un mundo en el que la magia tiene diferentes fuentes, pero los únicos que utilizan la magia negra son los humanos (obvio, ¿qué esperaban? Por algo estamos en estas). Esto lleva a una guerra contra los elfos en la que el rey dragón, que cuidaba la frontera entre ambos bandos, sea asesinado. Pero hay un secreto: el huevo del príncipe dragón está escondido en el castillo de los hombres. Una elfa, el hijo del rey y su hermanastro, dejando sus diferencias a un lado, ahora tienen que llevarlo a donde su madre para salvar todo el reino.

Tiene elementos de fantasía y acción dignos de Game of Thrones (hasta mejores guerras que la que cerró la serie) o El señor de los anillos. No le vendría mal que los políticos la vieran con sus hijos. En una parte, el rey pide cambiar la narrativa de guerra sobre la que se ha construido su reino, por una narrativa de paz en la que todos tengan espacio. ¿Suena familiar?

Avatar: La leyenda de Aang

Una joya de la animación occidental, llena de elementos orientales y la cuna del meme de “Todo cambió cuando la nación del fuego atacó”. El equilibrio del mundo se ha perdido desde que el Avatar desapareció, y la Nación del Fuego ahora quiere dominar al resto del mundo a punta de violencia y destrucción. En pocas palabras, son unos fachos.

Después de muchos años, dos hermanos de la Tribu del Agua encuentran al avatar, Aang, un niño de los Nómadas Aire que tiene el poder de cambiar el rumbo de la historia. Después de ver las tres temporadas, vale la pena seguir con La leyenda de Korra, que profundiza en el autoritarismo y los disturbios sociales.

Gravity Falls

Mabel y Dipper son enviados a la casa de su tío en Stan en Gravity Falls para pasa el verano, pero no tienen ni idea con lo que se van a encontrar. Por momentos se podría comparar con Stranger Things, como las aventuras de unos niños en un lugar lleno de misterios dignos de Los archivos secretos X, monstruos y situaciones inexplicables, solo que la magia de la animación hace de este show algo mucho más absurdo y mágico.

En sus aventuras hay elementos de ciencia ficción y fantasía, así como comentarios sociales sobre la desigualdad, la pobreza y el rechazo. En un capítulo, la familia millonaria del pueblo celebra su cena anual, llena de elegancia, vestidos finos y comida cara; pero detrás de esto hay generaciones de familias explotadas que trabajaron para ellos y fueron engañados porque nunca los invitaron.  Los últimos cuatro capítulos podrían ser una película épica sobre salvar el mundo. Vale la pena verlos en una sola sentada.

Un show más

Con puros capítulos que duran entre 10 y 15 minutos, Un show más está cargado de nostalgia. Hay referencias a bandas de metal de los 80, a los punks de los 70, a David Bowie, a Devo, hay incluso una guerra de formatos en la que los VHS, DVDs y casettes se enfrentan al Internet. Cada episodio comienza como un día normal en la vida de Mordecai y Rigby, pero termina siendo un viaje lleno de locura y, muchas veces, buena música.

Hilda

Basada en una novela gráfica de Luke Pearson, quien también trabajo en Hora de aventura, trata sobre una niña y su madre. Ellas viven en el bosque, donde Hilda tiene sus amigos elfos (fanáticos de los contratos y que por momentos parecen inspirados en las personas que trabajan en notarías). Pero su mamá decide que se van a mudar a la ciudad de Trolberg.

Al comienzo, a Hilda no le gusta mucho la idea y la ciudad le parece aburridísima, pero después se da cuenta de que tiene tanta magia como el bosque. Es un universo fantástico repleto de magia y fantasía, con un grupo de niños que se la pasan de aventura en aventura.