fbpx

De amor y monstruos

Una cinta de ciencia ficción apocalíptica protagonizada por un adolescente, que goza de ser ingeniosa, emocionante y tremendamente divertida. Cualidades muy escasas en este tipo de películas
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Michael Matthews /

Dylan O’Brien, Jessica Henwick, Michael Rooker, Dan Ewig

Cortesía de Netflix

La triste realidad es que la mayoría de películas de ciencia ficción protagonizadas por adolescentes, son una auténtica basura (Divergent, Maze Runner, The 5th Wave, The Giver, Chaos Walking). Pero, a veces, llegan joyas como Zombieland o Scott Pilgrim Vs. The World, que nos recuerdan que los adolescentes no son todos unos idiotas y que el sentido del humor y la acción no tienen por qué reñir con la inteligencia y el ingenio.

Uno de esos escasos ejemplos es Love And Monsters, el cual es dirigido por Michael Matthews (autor de Five Fingers For Marseilles, el primer Western sudafricano) y protagonizado por Dylan O’Brien (el protagonista de la infame trilogía de Maze Runner). La premisa inicial es típica: Un meteorito amenaza con destruir la tierra, el gobierno reacciona, todo sale mal y la tierra termina plagada de monstruos mutantes que acaban con la mayoría de la población. Hasta su protagonista es consciente de que esto se ha visto en cientos de películas.  

Como si se tratara de un hijo bastardo producto de la unión entre Zombieland y Scott Pilgrim, Joel, nuestro joven protagonista, quiere abandonar su lugar de confort (un refugio donde se encuentra rodeado de amigos), para ir en la búsqueda de Aimee, el amor de su vida (Jessica Henwick), quien terminó ubicada en otro refugio, el cual se encuentra a varios kilómetros de distancia. Y aunque sus compañeros le advierten los graves peligros a los cuales se podría enfrentar en su misión, el amor de Joel por Aimee es lo suficientemente fuerte, para que el temeroso chico se arme de valor. 

En su travesía, Joel no estará solo. Se encontrará con un perro muy inteligente y obsesionado con un vestido rojo, llamado Boy (el alma de la película) y con una pareja conformada por Clyde, un experto sobreviviente (Michael Rooker) que viaja hacia las montañas en compañía de una pequeña pero precoz niña llamada Minnow (Ariana Greenblatt), quienes le enseñarán a Joel a sobrevivir en ese mundo lleno de peligrosos animales mutantes. Joel también se encontrará con otros personajes, pero es mejor no estropear las sorpresas que guarda esta cinta encantadora, graciosa y, al mismo tiempo, muy emocionante y aterradora.

En estos tiempos de desesperación, ansiedad y falta de confianza en la humanidad, una película como Love And Monsters es muy refrescante. A diferencia de cintas apocalípticas recientes como El Hoyo o series como The Walking Dead, donde el peor enemigo del hombre es el hombre mismo, aquí nos encontramos con que la mayoría de los sobrevivientes no tienen por qué ser egoístas y crueles con su prójimo. Asimismo, la forma sencilla de abordar grandes temas como el amor, la amistad, la cooperación, la compasión y la pérdida, la convierten en un grato hallazgo. Además, es tremendamente divertida.