fbpx

Del Guasón a Alice, los enemigos de Ciudad Gótica brillan en la pantalla

Rachel Skarsten nos habló de su personaje en la serie Batwoman
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Rachel Skarsten como Alice en Batwoman.

Cortesía HBO

Para que un héroe pueda brillar, necesita de un villano que lo haga esforzarse. ¿Qué gracia tendría todo si Superman resolviera cada problema con un puño? Los malos de las películas son necesarios para que los buenos sean reconocidos, valorados y aplaudidos. Pero a veces, cuando son llevados a la cárcel o al manicomio Arkham, no siempre se llevan el reconocimiento que se merecen.

Obviamente, hay excepciones. El papel de Heath Ledger en El caballero de la noche lo hizo un merecido ganador del Óscar a mejor actor de reparto tras su muerte, y este año Joaquin Phoenix volvió a subir la vara de las interpretaciones de los personajes de cómics con Guasón y la estatuilla a mejor actor. ¿Pero qué pasa con las mujeres de Ciudad Gótica?

Uma Thurman fue Poison Ivy en Batman & Robin, la cinta de 1997 en la que Alicia Silverstone interpretó a Batichica. Margot Robbie, por su parte, fue lo mejor de Escuadrón suicida como Harley Quinn y este año protagonizó Aves de presa. Halle Berry y Anne Hathaway han sido Gatúbela, la primera en Catwoman y la segunda en El caballero de la noche asciende. Sin embargo, solo esta última cinta fue bien recibida por la crítica.

En la televisión han tenido mejor suerte. Anne Baxter como Zelda the Great y Julie Newmar brillaron en la serie de Batman de los 60. En los 90, con la serie animada, nació Harley Quinn, y Poison Ivy y Gatúbela tuvieron roles mucho más destacados que en la pantalla grande. En Gotham vimos personajes interesantes como Barbara Kean, Selina Kyle y Fish Mooney. Pero, al final, ahí el foco era para James Gordon.

Batwoman, la nueva serie de HBO, le entrega el protagonismo a dos mujeres de Ciudad Gótica. Ruby Rose como Kate Kane, una Batwoman abiertamente lesbiana y rebelde, y Rachel Skarsten como la malvada Alice, que por momentos tiene la cabeza en su propio país de las maravillas.

“Ella es para Batwoman, lo que el Guasón es para Batman”, es lo que le dijeron a Skarsten en la audición. “Pero Alice es su propio personaje y quería darle sus propias características”, añade. Por eso prefirió tomar referencias de personajes lejos del universo de DC. “Me encanta la actuación de Bryan Cranston en Breaking Bad, es uno de los mejores antihéroes”, dice. Al final, a pesar de lo malo que era Heisenberg, lo apoyábamos. Ese elemento es lo que quería incluir en Alice.

Cortesía HBO

Kane es la prima de Bruce Wayne, quien desapareció hace tres años y nadie sabe de su paradero. Con él, como se podría esperar, también se fue Batman. Desde entonces, un grupo de seguridad llamado los Cuervos se encarga de proteger Ciudad Gótica. Su jefe es el padre de Kate. Cuando finalmente van a apagar la batiseñal en una gala con la élite de la ciudad (la madrastra y la hermanastra de nuestra protagonista son, en buena parte, estereotipos socialités) aparece Alice con su pandilla.

Al final del primer capítulo, y como único adelanto de la serie en este artículo, hay una gran revelación que podría ser un bombazo de final de temporada. Es ahí cuando entendemos  una gran parte de lo que hay detrás de cada uno de los personajes y el gancho para seguir viendo la serie. Para los fanáticos de Batman, también aparecen Luke Fox (el hijo de Lucius Fox, interpretado Morgan Freeman en la trilogía de Christopher Nolan), la agente Sophie Moore y la periodista Vesper Fairchild.

Para Skarsgard, ser parte de este universo es un sueño hecho realidad. Desde pequeña ha sido fanática de Batman, le encanta la serie de Adam West y hace años trabajó en la serie de Birds of Prey. Pero no había interpretado a una villana tan compleja, de un mundo que adora, por eso tiene claro cuáles son las características de un buen antagonista.

“Debe ser muy inteligente, para que pueda estar un paso adelante de todo el mundo y así voltear las situaciones a su favor. Eso es algo que me encanta de Alice”, explica Skarsgard. “Otra es la habilidad de inspirar para que la gente a su alrededor se movilice para lograr sus objetivos, hasta que sacrifiquen sus vidas. Finalmente, creo debe tener una muy buena historia. Casi nadie se levanta un día y decide hacer el mal, su motivación suele ser el maltrato, el abuso o una enfermedad mental. Hay muchos factores que hacen que la gente tome malas decisiones, y creo que abre una conversación sobre cómo les fallamos en la sociedad”.