fbpx

Descarga siniestra

Esta película de terror sobre fantasmas, maldiciones y dispositivos electrónicos, nos hace añorar al cine Giallo de antaño
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Alessandro Antonaci, T3, Daniel Lascar /

Carola Cudemo, Simone Valentino, Erica Landolfi

Cortesía de Cineplex

El cine Giallo fue un género cinematográfico de origen italiano derivado del thriller y del cine de terror, cuyo nombre (“amarillo” en italiano), se debe a que estas películas estaban basadas en las historias consignadas en una colección de novelas de horror y suspenso que se disntinguían por tener las cubiertas de ese color. Los directores Mario Bava y Dario Argento, gracias a su particular y poderoso estilo visual, su gusto por la ultra violencia y su sentido de la exageración, revivieron y actualizaron el cine de terror a finales de los años sesenta y comienzos de los setenta. 

Al parecer, ya no queda nada de ese cine de antaño, ya que la nueva película italiana Descarga siniestra no presenta ninguna de las características del Giallo y de una manera perezosa opta por copiar descaradamente las premisas de cintas como El aro, It Follows y Countdown, sin ningún indicio de originalidad y sin la violencia gráfica y el riesgo formal que caracterizaba a trabajos como La muchacha que sabía demasiado, Suspiria, Rojo profundo o Phenomena, por mencionar algunos títulos clásicos del Giallo.    

Las cosas comienzan mal para Descarga siniestra. Luego de un prólogo más bien aburrido y para nada perturbador, conoceremos a Asia (Erica Landolfi), una chica que comparte el mismo nombre de la actriz hija del maestro del Giallo, quien de manera absurda le presta su teléfono celular a un completo desconocido. El resultado de dicho préstamo es una nueva aplicación en su dispositivo llamada You die (Morirás) que incluye una cuenta regresiva de veinticuatro horas. 

A través de la pantalla del celular, Asia, una supuesta fanática del cine de terror, comienza a ver gente muerta al estilo de El sexto sentido o de cualquiera de las entregas de Actividad paranormal. Luego descubrirá que, al igual que con la maldición de El aro (la amiga de Asia inclusive hace una referencia a esta cinta), Asia acaba de ser víctima de una maldición que la llevará inevitablemente a la muerte, a no ser que descargue la aplicación en el celular de alguien más.  

Lo peculiar aquí es que compartir la aplicación no evita la muerte sino que la pospone, generando la siguiente pregunta: ¿Está dispuesto a aceptar lo inevitable de manera individual o quiere llevarse a más personas junto con usted? Si la premisa se hubiera desarrollado con inteligencia y los personajes hubieran trascendido su condición de simples estereotipos, la cinta hubiera pasado por un capítulo de Black Mirror a la italiana. Pero lo cierto es que Descarga siniestra no asusta, no incomoda, no envuelve y tampoco funciona como una advertencia para que dejemos, así sea por un momento, nuestra adicción a los dispositivos electrónicos. Por el contrario, esta cinta hace que prefiramos distraernos con un celular, a tener que soportarla.