fbpx

El fantasma de Peter Sellers

Peter Medak dirige un fascinante documental acerca de cómo el actor Peter Sellers casi acaba con su carrera
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Peter Medak /

Un documental obligatorio para todos los amantes del cine, que nos muestra la casi imposible tarea de llevar una película a buen término y cómo un actor puede convertirse en la mayor pesadilla para su director.

Cortesía de Vegas Media

Peter Medak es un director de cine procedente de Hungría y radicado en Inglaterra, que se dio a conocer en 1968 gracias a la película Negatives, y quien luego se consagraría con The Ruling Class, cinta que incluye una de las mejores interpretaciones en la carrera del actor Peter O’Toole. Luego de la también exitosa A Day In The Death Of Joe Egg, Medak se embarcaría en el proyecto de dirigir Ghosts In The Noonday Sun, una película de piratas protagonizada por los genios de la comedia Spike Milligan y Peter Sellers. Ahora, 47 años después, Medak dirige un documental acerca de la malograda cinta (la cual nunca llegaría a estrenarse en cines y se lanzaría sin pena ni gloria en formato de Betamax y VHS en 1985), y de cómo su carrera fue casi destruida debido, en gran parte, a los múltiples problemas causados por Peter Sellers.

Este documental, llamado El fantasma de Peter Sellers (el actor moriría de un ataque cardíaco en 1980), fue realizado en el 2018 y hasta ahora pudo presentarse gracias al sistema de “vídeo en demanda” (como si la maldición continuara para el director). De todas maneras, es un excelente trabajo que cautivará a todos los amantes del cine, así como aquellas personas fascinadas con el enigma que rodea a la figura de Sellers (En el 2004, Geoffrey Rush interpretaría al problemático actor en la estupenda cinta The Life And Death Of Peter Sellers). 

En su documental confesional, Medak no oculta el trauma aún no superado que resultó de su desastrosa película acerca de un cocinero irlandés que se convierte en pirata y que no recuerda dónde enterró su tesoro. Aunque él era amigo de Sellers y sabía de antemano sobre su reputación de ser un actor excéntrico y difícil, el director no esperaba el infierno que se iba a desencadenar en el set de filmación. Sellers acababa de terminar un tórrido romance con la actriz Liza Minnelli, y la depresión y la inseguridad causadas por el rompimiento, sumadas a la personalidad inestable y el insoportable narcisismo del actor, terminaron convirtiéndolo en la peor pesadilla para cualquier director.  

Gracias a los testimonios de Peter Medak y de las personas sobrevivientes que estuvieron involucradas de manera directa e indirecta en la producción de Ghosts In The Noonday Soon, nos enteraremos de cómo el actor nunca llegaba a tiempo para la filmación de las escenas, cómo se negó a aparecer en una misma toma con su coprotagonista, el fallecido Tony Franciosa, cómo desesperó al también fallecido Spike Milligan (con quien Sellers trabajaría en sus inicios en la radio), obligándolo a reescribir el guion repetidas veces y maltratándolo en el set; y cómo fingiría tener un ataque cardíaco, para luego irse a cenar descaradamente con su nueva novia, la princesa Margaret.    

En su documental, Medak reconoce el genio del actor considerado por muchos “el mejor comediante en la historia del cine” y protagonista de las inmortales cintas Dr. Strangelove, The Pink Panther, The Magic Christian y Being There; pero también reconoce su rabia y resentimiento que todavía lo lleva al borde de las lágrimas. Aunque Medak dice que esta película acabó con su carrera, lo cierto es que el director se recuperó y en años posteriores se dedicaría a la televisión (dirigiendo episodios para las series Cosmos: 1999, Los profesionales, Los Hart investigadores, Remington Steele, Magnum, La dimensión desconocida, La ley y el orden, The Wire y Breaking Bad, entre muchas otras). Asimismo, Medak nos entregaría unas interesantes películas para cine con títulos como La última locura del Zorro, The Krays, Romeo Is Bleeding y Pontiac Moon. 

El director de 82 años continúa activo y el actor ya no está más con nosotros. Su documental nos muestra la difícil tarea de intentar llevar una película a buen término (algo que conecta a este trabajo con Lost In La Mancha, el excelente documental acerca de la malograda cinta de Terry Gilliam sobre Don Quijote), y cómo los fantasmas del pasado, así tengan un rostro y carismático y un talento inigualable, pueden agobiarnos y perseguirnos por muchos años, si no estamos dispuestos a perdonar y a dejar atrás.