fbpx

El intento fallido de Los últimos días del crimen

Hace poco, Netflix nos sorprendió con Extraction, una muy buena película de acción basada en una novela gráfica. Ahora, con una nueva adaptación de un cómic, nos defrauda, aburre y desespera
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Olivier Megaton /

Edgar Ramírez, Michael Pitt, Anna Brewster, Sharlto Copley

Édgar Ramírez, Michael Pitt y Sharlto Copley hacen trizas su reputación como actores, con una insufrible película de acción ubicada en un futuro distópico.

Netflix

El francés Olivier Megaton es conocido por dirigir varias secuelas de franquicias de acción como la tercera parte de El transportador y las dos últimas partes de la saga Taken, y por Colombiana, su violenta cinta sobre una mujer de armas. Ahora Megaton nos presenta la adaptación de la novela gráfica Los últimos días del crimen de Rick Remender y Greg Tocchini.

Esta es una historia ambientada en un futuro distópico, en el que el crimen se ha apoderado de Estados Unidos. El gobierno ha tomado cartas en el asunto, y ha generado un dispositivo que será activado en unos pocos días, el cual interviene en el cerebro de las personas y les impide cometer actos criminales. 

Entra en escena Bricke (Édgar Ramírez destruyendo su carrera), un ladrón de bancos que se lamenta de la trágica muerte de su hermano Rory (Daniel Fox), otro criminal quien, supuestamente, se suicidó en prisión. Cash (Michael Pitt haciendo lo mismo que Ramírez), el hijo de un capo del crimen, se contacta con Bricke para revelarle que su hermano fue en realidad asesinado y con la propuesta de robar juntos más de mil millones de dólares, antes de que el gobierno active el dispositivo. Cash viene acompañado de su novia Shelby (Anna Brewster), una experta en computación con apariencia de modelo (ajá), quien va a participar en el robo, además de ganarse el corazón del rudo y estoico Bricke. 

Cash quiere vengarse de su padre y de su hermana, Bricke quiere vengar la muerte de su hermano y Shelby es chantajeada por unos agentes del FBI, que tienen a su hermana menor como rehén. Tampoco podemos olvidar al agente de la policía William Sawyer (Sharlto Copley en una muy mala decisión actoral), quien está al borde de su retiro, pero que termina siguiendo la pista del trío de ladrones. 

Por más de dos horas y media, el espectador tendrá que soportar una oleada de diálogos imbéciles, una sarta de lugares comunes, un sinnúmero de secuencias de acción mediocres y aburridas. Con Los últimos días del crimen, Olivier Megaton hace lucir a Michael Bay como un director competente. Y eso ya es mucho decir.