fbpx

Elisabeth Moss y su poderosa interpretación en Shirley

Elisabeth Moss se luce interpretando a la escritora Shirley Jackson, en una película biográfica atípica
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Josephine Decker /

Elisabeth Moss, Odessa Young, Michael Stuhlbarg, Logan Lerman

Un episodio en la vida de la escritora de historias de terror Shirley Jackson, salpicado de ficción y de referentes a la obra de Edward Albee ¿Quién le teme a Virginia Woolf?

NEON/THATCHER KEATS

Shirley Jackson fue una gran escritora del género de terror, que influenció notablemente a autores como Stephen King, Richard Matheson y Neil Gaiman. Entre sus seis novelas y más de doscientos relatos, tal vez su obra más conocida sea el cuento corto titulado La lotería, publicado en la revista The New Yorker en 1948, que plantea la existencia de un mundo oscuro y perverso que subyace en los pueblos pacíficos y coloridos de los Estados Unidos, algo que encontramos en las obras de David Lynch como Blue Velvet y Twin Peaks. Pero tampoco podemos olvidar la novela The Haunting Of Hill House, la cual recientemente se convirtió en una serie de televisión a cargo de Mike Flanagan. 

Jackson fue producto de un embarazo no deseado y en su infancia y juventud fue una persona aislada y de personalidad depresiva. Estudió en la Universidad de Rochester, donde se sintió juzgada e infeliz, pero luego se trasladó a la Universidad de Siracusa, donde pudo desarrollar con mayor libertad su talento literario. Luego conoce al profesor y crítico literario Stanley Edgar Hyman, quien se convirtió en su esposo y en el mayor defensor de una obra muy personal y de una gran sensibilidad. Sin embargo, Hyman le fue infiel a Shirley en repetidas ocasiones (a sabiendas de ella) y se aprovechó económicamente de las obras de su esposa. Esto llevó a que aumentara su depresión, la cual se intensificó gracias a su aumento de peso y su excesivo consumo de cigarrillos, alcohol, barbitúricos y anfetaminas, que la llevaron a morir de un ataque al corazón a los 48 años en 1965.

Josephine Decker, la autora de esa enigmática cinta sobre la actuación y la locura llamada Madeline’s Madeline, se rehúsa a asumir la vida de Shirley Jackson dentro de los cánones de un biopic tradicional, y en su lugar nos entrega una película basada en Shirley, la segunda novela de Susan Scarf Merrell, publicada en el 2014, y que mezcla ficción con realidad, al igual que le debe mucho al clásico de Edward Albee ¿Quién le teme a Virginia Woolf?  

Tanto la novela de Scarf Merrell como la película de Decker (guionizada por Sarah Gubbins), se enfocan en la visita de un joven llamado Fred Nemster (Logan Lerman), quien llega a vivir a la casa de los Hyman junto con su esposa Rose (Odessa Young), cuando Edgar (un estupendo Michael Stuhlbarg) lo contrata como su asistente en la universidad. Rose, quien está embarazada, admira el trabajo de Shirley (encarnada por Elisabeth Moss), pero esta la ahuyenta con sus comentarios e improperios. Sin embargo, las dos comienzan a entablar una amistad con tintes lésbicos, al tiempo que Rose colabora e inspira a Shirley para que escriba su novela Hangsaman, inspirada en la desaparición de la estudiante universitaria Paula Jean Welden en 1946. 

La película de Decker (producida por Martin Scorsese) omite algunos hechos clave, como la existencia de los cuatro hijos de Fred y Shirley, y es muy difícil saber dónde termina la realidad y dónde comienza la ficción en su película. Pero gracias a la dirección de Decker, a una poderosa interpretación a cargo de Moss (quien nos sorprendió a comienzos de este año con la versión feminista de El hombre invisible) y a la elegante fotografía a cargo de Sturla Brandth Gróvlen (Victoria), el espectador perdonará las libertades y la pretenciosidad de este drama psicológico y lo encontrará como un trabajo “terriblemente competente”.