fbpx

Espiral

Chris Rock abandona la comedia y se cambia al terror, interpretando a un detective que debe atrapar a un alumno de Jigsaw, en una cinta tan predecible como sangrienta
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Darren Lynn Bousman /

Chris Rock, Max Minghella, Samuel L. Jackson, Marisol Nichols

Cortesía de Cine Colombia

En el 2004, el director James Wan y el guionista Leigh Whannell nos entregaron una película de bajísimo presupuesto y heredera de Friday The 13th y Se7en, en la que un asesino en serie apodado Jigsaw, juega con la mente y tortura el cuerpo de dos víctimas, las cuales no son tan inocentes como parecen. Saw (o Juego del miedo, en español) con sus mutilaciones, humor negro y sadismo, recibió en su época muy malas críticas (David Edelstein la llamó “Porno de tortura”), pero terminó obteniendo el apoyo del público, convirtiéndose en todo un éxito sorpresivo de taquilla. 

Gracias a este trampolín, Wan pudo dedicarse a un terror menos sangriento y repulsivo, inaugurando las exitosas franquicias de Insidious (heredera de Poltergeist) y The Conjuring (heredera de The Exorcist y Amityville). Whannell, quien también colaboró en Insidious, por su parte nos entregó Upgrade y The Invisible Man, dos cintas de gran calidad que mantienen el espíritu de película “B” que hace parte de sus gustos e influencias. 

Saw se convertiría en una de las franquicias de terror más rentables en la historia del cine, con ocho secuelas (todas de inferior calidad con respecto a la película original), pero que calaron en un público joven sediento de sangre, vísceras y de unos elaborados instrumentos de tortura. Ahora, cuando ya parecía que se le había exprimido toda la sangre posible a la saga, aparece el actor y comediante Chris Rock, al parecer un seguidor furibundo de las andanzas de Jigsaw, quien ahora sirve como productor y protagonista de una novena parte. 

Espiral puede pensarse a la vez como una secuela y un spin-off de Saw, de una manera muy similar a lo que se hizo en la quinta parte de Friday The 13th, donde tras la muerte de Jason Vorhees, el asesino en serie de la saga, este es reemplazado por un alumno. 

Rock interpreta a Zeke, un policía que no encuentra el apoyo de sus compañeros debido a que años atrás denunció a un policía corrupto. A lo anterior se le suma que tiene que vivir bajo la sombra de su padre Marcus (Samuel L. Jackson), una leyenda dentro del mundo policial. Y como si se tratara de una película de McBain (la sátira de los Simpson a las cintas de acción policíaca), su jefe Angie (Marisol Nichols) está cansada de que Zeke actúe por su cuenta y de manera irresponsable, y le asigna un nuevo compañero, el cual es el detective William Schenk (Max Minghella), quien idolatra a Marcus, el padre de Zeke y se siente orgulloso de trabajar con el hijo, pese a que Zeke quiere trabajar en solitario. 

La misión que deben llevar Zeke y William consiste en descubrir quién es la persona detrás de unas brutales torturas y asesinatos ejercidos a varios policías, supuestamente castigados por su corrupción. ¿Ha vuelto Jigsaw a las andadas? ¿O estamos ante un nuevo sucesor? Y lo más importante, si Jigsaw ha muerto, ¿Quién es el nuevo torturador?

Quienes jamás hayan visto una película del tipo “¿Quién es el asesino?” encontrarán la respuesta hasta el acto final. Pero aquellos que hemos visto más de una de estas cintas, sabremos quien es el nuevo Jigsaw a los 10 minutos de avanzada la película. Así de predecible es. Sin embargo, Darren Lynn Bousman, el director de la segunda, tercera y cuarta parte de Saw, sabe que el atractivo de estas películas está en la sangre y las tripas, y Espiral en ese sentido no defrauda. 

También ayuda que esta es la primera vez que una película de Saw tiene actores de renombre y que la idea de castigar a policías corruptos es más que pertinente para los tiempos que vivimos. Pero no se equivoquen, Espiral sigue siendo “porno de tortura”. P.D. Actualmente se encuentra en producción una décima parte de Saw. ¿Significa esto que alguien va a desenterrar a John Kramer, el Jigsaw original y un rayo va a caer en la pala y lo va a revivir como si se tratara del monstruo de Frankenstein? Eso fue lo que sucedió en la sexta entrega de Friday The 13th.  Y no se sorprendan si Jigsaw se va a torturar astronautas en el espacio, ya que eso mismo pasó en la décima parte de la saga de Jason. Si la novena parte de Rápidos y furiosos lo hizo, ¿Por qué no?