fbpx

Estados Unidos: La Película

Un musculoso George Washington arma un equipo de justicieros, que incluye a un Samuel Adams borracho, a un Paul Revere cyborg y a una Thomas Alva Edison incluyente, para vengar la muerte de Abraham Lincoln, víctima de un sanguinario hombre lobo
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Matt Thompson /

Con las voces de Channing Tatum, Jason Mantzoukas, Olivia Munn, Bobby Moynihan, Will Forte, Judy Geer, Andy Samberg

Cortesía de Netflix

No contentos con la devastadora sátira que resultó ser la película para cine de South Park: Bigger, Longer & Uncut, sus gestores, Trey Parker y Matt Stone, dirigieron en el 2004 una película de títeres llamada Team America, que se ensañó en el patriotismo cursi y recalcitrante de las películas de Michael Bay, y que resultó en una estupenda comedia políticamente incorrecta y sin concesiones.

Ahora, en la tradición iniciada por Parker y Stone, Matt Thompson, la persona detrás de las series de animación para adultos Sealab 2021, Frisky Dingo y Archer, nos entrega su primer largometraje (y la primera película animada para adultos para Netflix), la cual es una especie de versión libre de Drunk History y que lleva como título Estados Unidos: La película.

Como si se tratara de una lección de historia impartida por un niño de 8 años intoxicado por una sobredosis de videojuegos y malas películas, la película de Thompson es protagonizada por un George Washington más cercano al Capitán América que al personaje histórico real (con la voz de Channing Tatum), quien ve morir de una manera cruel y sangrienta a su mejor amigo Abraham Lincoln (Will Forte haciendo la voz del personaje por cuarta vez, ya que lo interpretó en la serie Clone High y en las dos películas de Lego). Aquí, el asesino de Lincoln no es John Wilkes Booth, como lo dicta la historia oficial, sino un feroz hombre lobo, quien es nada menos que el pérfido Benedict Arnold (Andy Samberg haciendo de las suyas).

Es así que el musculoso George es impulsado por su sexy y voluptuosa novia Martha (Judy Greer) para armarse de valor y conformar un equipo de vengadores (que más parece la “familia” de Rápido y furioso) para enfrentarse al traidor de Arnold y al malvado Rey James (Simon Pegg en actitud de Jabba el Hut), y así hacerle justicia a Abe y de paso independizar a los Estados Unidos. 

El equipo en cuestión cuenta con el borrachín y fiestero Samuel Adams (Jason Mantzoukas), el poco inteligente pero ágil jinete Paul Revere (Bobby Moynihan), un guapo y aguerrido Jerónimo (Raoul Trujillo), un herrero (Killer Mike) y una Thomas Alva Edison adolescente y asiática (Olivia Munn). Y todos ellos combatirán contra los ingleses en situaciones surrealistas, escatológicas, anacrónicas y muy graciosas (aunque hay que decirlo, algunos de los chistes no funcionan para nada, especialmente los del primer acto).

Los productores detrás de Estados Unidos: La película son nada menos que Phil Lord y Christopher Miller, las personas detrás de la maravillosa Película de Lego, de la sorprendente Spider-Man Into The Spider-Verse y de la reciente sorpresa Los Miller contra las máquinas. Gracias a ellos, la acción toma un ritmo frenético y los chistes se lanzan en ráfaga y no dejan tiempo para respirar. 

A Estados Unidos: La película se le abona su actitud irreverente, ácida y autocrítica. Sin embargo, pese a su corta duración, la cinta se siente demasiado larga y la irregularidad de las situaciones graciosas la colocan en una posición inferior, teniendo en cuenta lo logrado con las películas de Parker y Stone y con esa obra de arte demencial llamada La fiesta de las salchichas.