fbpx

Ewan McGregor habla sobre Long Way Up y el futuro de los combustibles

El actor escocés habla sobre lo que pudo ver en sus viajes y las motos eléctricas
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Cortesía Apple Tv

A propósito de la nueva serie que se estrenará por medio de Apple Tv, Long Way Up, en la que Ewan McGregor recorre sudamérica en moto eléctrica junto a su mejor amigo Charlie Boorman. El viaje que comprendió desde Argentina hasta la ciudad de Los Ángeles fue una experiencia que el actor describe como un reto en sí misma. “Hay muchos lugares para ver, encontrarte a ti mismo y ponerte en situaciones en las que normalmente no te encontrarías. Entonces una de las cosas por las que me gustó tanto es salir de la zona de confort. No se sabe lo que habrá en la siguiente esquina, literalmente no sabes que hay. Es una especie de reto para ti mismo”.

El actor ya se ha encaminado en diversas travesías por el mundo, pues en 2004 y 2007 ya había hecho algunos viajes que le ayudaron a ampliar su visión sobre la vida y el mundo. “Estás conociendo a personas alrededor del mundo que viven con diferentes prioridades y necesidades que las nuestras”, dice el actor. “Yo creo que tenemos una vida demasiado citadina y la gran mayoría de personas no viven así. Es interesante verlo, recordar que nuestra forma de vida no es la única forma de vivir”. En la entrevista hablando sobre su show recordó anécdotas de su paso por Mongolia o Etiopía.

Aunque el viaje trata de mostrar los diferentes lugares del mundo, este en particular tuvo un mensaje ambiental muy fuerte que el actor recalcó. “Siento que debemos parar de quemar gasolina en nuestros vehículos, tenemos que hacerlo”, declaró el McGregor. “Y lo digo con gran tristeza porque tengo muchos carros antiguos y motos, la idea de deshacerme de ellos me duele, pero, estoy seguro que tenemos que hacerlo o por lo menos encontrar un combustible que no contamine porque es insostenible”. Más de 20.000 kilómetros sobre una moto eléctrica llevó a que se plantearan inconvenientes sobre este medio de transporte alternativo, sin embargo, él se mantiene optimista comparándolo con cómo comenzaron los autos en 1902. 

“Yo creo que las motos eléctricas son mejores para viajes de larga distancia. El silencio, no tiene la vibración del motor, sientes el camino, tiene un efecto calmante porque lo único que puedes oír es el sonido del viento y son muy rápidas, de cero a sesenta es más rápida que la moto convencional.”, dijo él sobre los beneficios de las motos eléctricas. “Eso te hace sonreír y sabes que no estás contaminando el mundo”. Para el actor, las motos eléctricas pueden ser el futuro de los viajes siempre y cuando se explore más el tema y vaya evolucionando los descubrimientos científicos para hacer que sean mejores. Se aventuró a pensar en módulos removibles y baterías más livianas y poderosas que permitan a estos vehículos ser más competitivos con el mercado de gasolina.

Sin embargo, McGregor acepta que el proyecto no fue 100% ecológico y que si dejaron una huella de carbono. “No voy a decir que no dejamos una huella de carbono. Si la dejamos”, acepta el actor. “Teníamos a gente volando en avión para recoger nuestros discos duros, una van con paneles solares en el techo para que los productores se pudieran conectar, equipo de soporte y de filmación. Dejamos una huella de carbono pero tratábamos de compensarla después. Visitábamos proyectos sobre el aire limpio, tratamos de trabajar con la UNICEF, creemos mucho en eso”.

McGregor aprovechó este viaje para aumentar su amor por la aventura y la incertidumbre que trae día a día una exploración como estos. “Amo la aventura y la sensación del desafío personal, afrontar problemas y solucionarlos por tu propia cuenta. Me encanta no saber qué va a pasar después, es una cosa emocionante”. También cuenta que no toma el viaje como un escape de su vida como estrella de Hollywood, sino va por el descubrimiento y lo retador que puede ser esta experiencia para una persona que, como él lo dice, vive dentro de una burbuja.

El camino es largo y Ewan Mcgregor lo recorrió junto a su mejor amigo. Conociendo nuevas personas, culturas y formas de vivir. Rodeándose de los paisajes latinoamericanos que lo llevaron desde septiembre hasta diciembre por una travesía que retó su resistencia. Junto a Charlie Boorman, su mejor amigo, demostraron cómo puede explorar el vasto continente subamericano teniendo en mente el planeta.