fbpx

Fuga de Pretoria: El arte del escape

El actor Daniel Radcliffe habla sobre su papel en este thriller basado en una historia de la vida real
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Cortesía TNT

Por Martín Toro / Santiago De Jesús

‘No tienes que saberlo todo, solo tienes que saber lo suficiente’, esta es la premisa con la que el activista en contra del apartheid Tim Jenkin se convence a sí mismo de que es posible escapar de la Cárcel Central de Pretoria; y es precisamente esto lo que hace que este filme lo ponga uno a apretar con fuerza el sillón donde está sentado y comience a respirar más rápido de lo normal.

Fuga de Pretoria, nos cuenta una historia de la vida real en donde Tim Jenkin y Stephen Lee, activistas blancos del partido de Nelson Mandela, son sentenciados a cumplir casi una década de encarcelamiento. Al llegar a la prisión, notan que es imposible escalar los muros o cavar para salir, así que tras varios meses de análisis deciden escapar de allí a través de la puerta principal, llevando a cabo un meticuloso plan que pondrá a prueba su conocimiento, su creatividad y, sobre todo, su suerte al crear una serie de mecanismos y llaves caseras que podrían llevarlos de nuevo hacia la libertad.

Cortesía TNT

El director Francis Annan, se inspiró en las películas de fuga de prisión de los años 50 y 60 para lograr un suspenso basado en miradas y planos detalle. “Las dos películas que nos inspiraron muchísimo fueron Le Trou y Un condenado a muerte se escapa, ambas francesas. Son muy diferentes pero son increíblemente angustiantes y muy bien hechas. Creo que visualmente referenciamos mucho a Un condenado a muerte se escapa porque hay muchas de estas películas que utilizan acercamientos”, cuenta el actor Daniel Radcliffe.

El británico, mundialmente famoso por la saga de Harry Potter, se encarga de encarnar a Jenkin, el cerebro detrás de toda la operación de escape, y logra transmitir con su cuerpo y con su mirada la intensidad de todas las situaciones en las que la comunicación verbal no puede entrar en juego. “Creo que lo más importante de Un condenado a muerte se escapa es la manera en la que la historia, la tensión, la información y las emociones de los personajes se pueden llevar a una audiencia al grabar tan de cerca. Toda Fuga de Pretoria está hecha de esta manera, pero esta otra película me mostró cuán quieto puedes estar como actor y cómo puedes comunicar todo lo que necesites con la mirada cuando estás rodando un filme con ese estilo”.

“De hecho, la tensión es una de las principales características de estos hombres en ese punto de sus vidas. En prisión viven en un estado constante de cansancio y presión. Toda la noche están despiertos porque es el único momento en el que pueden adelantar el trabajo que están haciendo, así que no duermen; y durante el día viven con el miedo de ser descubiertos”, cuenta Radcliffe. “No me puedo imaginar lo que le podría hacer ese nivel de estrés y angustia a una persona durante meses. Ese fue uno de los grandes desafíos de la película y una de las cosas que debíamos tener en cuenta en cada escena, sin importar cuán casual pareciera el momento”, añade.

Encarnando al héroe: “Cuando estás representando la vida de alguien más te vuelves más consciente de actuar y vestir como esa persona, estando enfrente de ella”, cuenta Radcliffe sobre la responsabilidad que tenía al tener asesoría directa con el verdadero Tim Jenkin. Cortesía TNT

La comunicación juega uno de los papeles más importantes dentro del filme, ya que para ellos no siempre es posible hablar en voz alta cuando los guardias están cerca o cuando los prisioneros están trabajando a media noche para continuar con su plan de escape, pero cuando la comunicación verbal es permitida, el acento sudafricano comienza a relucir, esto fue uno de los mayores retos para Radcliffe dentro del set. “Fue difícil. Tuve un entrenador de acento antes de comenzar a rodar y en el set también tuvimos un entrenador de dialecto. Como con cualquier acento, se trata de escuchar a las personas, repetir, leer el guion y escribir fonéticamente como suena”, cuenta el actor. “Generalmente lo utilizo todo el día en el set, pero lo dejo en las noches porque siento como si no le estuviera prestando atención a los demás, es como si solo estuviera practicando con ellos. No me lo llevo a casa al final del día”.

El verdadero Tim Jenkin visitó el set durante la grabación de la película y tuvo la oportunidad de hablar con Radcliffe sobre su papel. “Estuve muy nervioso cuando vino al set. Cuando estás representando la vida de alguien más, te vuelves más consciente de actuar y vestir como esa persona, estando frente a ella”, comenta el actor. “Él fue maravilloso, siempre estaba dispuesto a ayudar y a ser parte del proceso. Creo que estuvo contento con el hecho de que se estuviera haciendo la película y con la forma en que resultó, así que eso es un gran alivio para todos los que participamos. No es lo mismo cuando estás creando un personaje con un escritor y un director, ahí tienes la oportunidad de imprimirle tu marca personal. Pero cuando se trata de una persona real tienes que mantenerte fiel a cómo es. Conocer a Tim fue de gran ayuda porque es muy reservado, metódico, racional y tiene muchos valores, entonces la forma como lo terminé encarnando fue muy importante para mí”.

Cortesía TNT

El placer está en el detalle y el director Annan hace un gran trabajo al hacernos sentir cada una de las astillas, y el movimiento de los pernos de las cerraduras mientras crea un ambiente hostil dominado por el silencio y la presión, todo esto combinado con varios elementos de las películas clase B de escapes de prisión que hacen que este thriller sea bastante emocionante, aunque el desarrollo y la profundidad de algunos de los personajes principales por momentos parece predecible, como sucede con Stephen Lee protagonizado por Daniel Webber o con Denis Goldberg (Ian Hart). De cualquier modo, Fuga de Pretoria, ambientada en 1979, año de los acontecimientos reales, es una de las buenas películas que han aparecido en el mercado durante este 2020, en una época extraña para los lanzamientos de la industria del entretenimiento; y Radcliffe continúa demostrando que tiene toda la capacidad necesaria para dejar atrás la carga que puede representar su historia con el mago adolescente.