fbpx

Hamilton

Los estudios Disney nos presentan el musical creado y protagonizado por Lin-Manuel Miranda, directamente desde los escenarios de Broadway y nos muestran la razón por la cual se convirtió en todo un éxito sin precedentes
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Thomas Kail /

Lin-Manuel Miranda, Daveed Diggs, Phillipa Soo, Leslie Odom Jr., Renée Elise Goldsberry

La vida de uno de los padres fundadores de los Estados Unidos, se convierte en un electrizante musical de Broadway, gracias al talento de Lin-Manuel Miranda.

Cortesía de Disney

Alexander Hamilton fue uno de los padres fundadores de los Estados Unidos, el artífice de la política económica de la administración de George Washington, el rostro que aparece en los billetes de diez dólares y el protagonista del exitoso musical de Broadway, estrenado en el 2015 y que convirtió Lin-Manuel Miranda, el músico, actor e hijo de inmigrantes puertorriqueños, en toda una estrella. 

Miranda adaptó el libro del historiador Ron Chernow publicado en el 2004 y utilizó el pasado de los Estados Unidos para renovar el musical de Broadway, canalizando la música de Beyoncé y Eminem en su obra. El resultado cautivó tanto a la crítica especializada (obtuvo once premios Tony, un Grammy y un Pulitzer) como al público en general (su recaudación ha sido millonaria y el álbum es, hasta la fecha, la banda sonora de una obra teatral más vendida de la historia, obteniendo seis discos de platino). 

Los estudios Disney pagaron setenta y cinco millones de dólares para obtener los derechos de la obra para su presentación en cines. La pandemia del COVID-19, llevó al cierre tanto de Broadway como de las salas de cine, y esto llevó a que Disney cambiara sus planes llevando a Hamilton a su plataforma de streaming y permitiendo así, que pueda llegar a los hogares de todo el mundo.

¿Es Hamilton todo un clásico de Broadway? Eso es discutible, así las cifras y los halagos apunten a que lo es. Lo cierto es que este registro de la presentación de la obra, llevada a cabo en el mes de junio del 2016 y dirigida por Thomas Kail (quien también asumió la dirección de su versión teatral), es una clara evidencia de que la obra de Lin-Miranda está llena de vida, gracia y electricidad. Y de eso no cabe duda.

Al igual que su autor, el protagonista de Hamilton fue un hijo de inmigrantes que alcanzó a beber un poco del “sueño americano”. Por esta razón, se entiende que sea el mismo Lin-Miranda quien interprete a este ambicioso político, economista, periodista, escritor y abogado, que falleció trágicamente en un duelo contra el vicepresidente Aaron Burr, a la edad de cincuenta años de edad en 1804.

Sin embargo, este no es un show de una sola persona. El elenco de actores de la puesta en escena original (en su mayoría de origen afroamericano y latino), da lo mejor de sí para contar la historia de Alexander Hamilton al ritmo de Hip Hop. Se destacan Renée Elise Goldsberry como Angélica Schuyler, la cuñada de Hamilton quien está enamorada de él en secreto; Daveed Diggs, quien ejerce la doble labor de interpretar al Marqués de Lafayette y al “padre de la patria” Thomas Jefferson; Phillipa Soo quien está estupenda como Eliza, la sufrida esposa de Hamilton; Jonathan Groff, quien encarna a un Rey Jorge que canta al estilo de Robbie Williams o Harry Style; y Leslie Odom Jr., como el envidioso Aaron Burr, quien rapea al estilo de Kanye West.

Por dos horas y cuarenta minutos, los amantes de los musicales quedarán encantados con la magia de Hamilton. Quienes no hayan adquirido este gusto, se sentirán abrumados por una obra que no posee una sola línea de diálogo hablado. De todas maneras, es un gran acierto por parte de Disney, de presentar esta obra con su elenco original y directamente desde el escenario teatral, y no hacer una adaptación grotesca y sin alma, como lo fue la desastrosa versión cinematográfica del musical Cats.