fbpx

I Know This Much Is True, una actuación brillante en una serie deprimente

Mark Ruffalo puede ganar un Emmy por su actuación como unos gemelos lastimados, pero esta miniserie deprimente es bien aburrida
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Mark Ruffalo actúa como Thomas y Dominick Birdsey.

Cortesía HBO

Hay un viejo relato que escuché cuando estudié en un colegio hebreo. En el pequeño pueblo de Chelm, un campesino pobre visita a un rabino para decirle que su casa es muy pequeña para él, su esposa y sus hijos. El rabino le dice que saque a sus gallinas del gallinero y las mueva a la casa. Una semana después, el campesino regresa quejándose porque tiene menos espacio y más ruido. El rabino le dice que ahora meta a sus cabras. Las cosas empeoran con cada semana que pasa, con la llegada del caballo y la vaca. Al final, el rabino le dice que lleve afuera a todos los animales. El tipo le hace caso y después lo vuelve a visitar para hablarle del espacio y la tranquilidad que hay en su hogar.

Pensé mucho sobre el rabino de Chelm mientras veía I Know This Much Is True, la adaptación de HBO de la novela de Wally Lamb de 1998. En la miniserie Mark Ruffalo interpreta a dos gemelos, Dominick y Thomas Birdsey, que son tan miserables que siempre que acaba un capítulo, por más tedioso que fuera, me sentía un poco mejor con mi vida. ¡Y habló en medio de una cuarentena por una pandemia!

Obviamente he sido afortunado en esa crisis, pero I Know This Much Is True llega en el peor momento, en el que la gente no tiene espacio para ver más sufrimiento, así sea ficticio. Igual es complicado imaginar esta miniserie, que se equivoca al considerar drama y trauma como si fueran lo mismo, como algo mejor en un panorama más agradable.

La historia sucede a comienzos de los 90 y comienza en un lugar muy oscuro. Thomas entra a una librería en Connecticut, saca un cuchillo y se corta la mano, mientras la gente (niños incluidos) corre a la salida. Después le explica a Dominick que Dios le pidió que lo hiciera para protestar contra el conflicto en golfo persa. Termina en un hospital psiquiátrico donde lo tratan mal. Y desde ahí todo se pone más triste.

Los saltos en el tiempo explican la historia de los gemelos desde su infancia, incluyendo a su madre Concettina (Melissa Leo), un padrastro cruel (John Procaccino), su abuelo Domenico (Marcello Fonte) y Desa, la exesposa de Dominick (Kathryn Hahn).  A través de las generaciones se repiten patrones terribles: enfermedades mentales, un hermano viendo al otro como una carga, los abusos.

La mayor parte de la historia la vemos a través de los ojos de Dominick, mientras que Thomas es una figura llena de problemas que ha dificultado la vida de su hermano. Sin embargo, la versión adulta de Dominick con la que más tiempo pasamos es tan estresante que puede explotar en cualquier momento.

La cantidad de tragedias por la que pasan todos los personajes es triste, luego impactante y termina siendo una parodia. Hay una escena en la que Dominick está pintando una casa y dos eventos tenaces sucedes a toda velocidad, y yo solo me reí. No me sentí bien, pero eso fue lo que pasó.

Me acordó a una conversación que tuve alguna vez con mi mamá. Después de que ella viera una película aclamada por la crítica y con un elenco repleto de estrellas, le pregunté qué tal le había parecido. Después de una pausa larga buscando algo bueno para decir, respondió, “Hubo mucha actuación. Se trata… básicamente de actuar”.

I Know This Much Is True es eso, se trata principalmente de la actuación. De hecho es muy buena, por momentos es espectacular. Ruffalo transmite la intensidad de ambos papeles, e interpreta a cada gemelo con pequeñas diferencias reconocibles (más allá de la barba y que a uno le falta una mano). El resto del elenco también tiene un muy buen nivel. Rob Huebel actúa como Leo, el mejor amigo de Dominick que no puede creer todo lo que le pasa, una actuación tremenda y subestimada. Al igual que Lisa, una de las mejores interpretaciones de Rosie O’Donnell. Procaccino logra que Ray sea un monstruo humano y entendible.

La película que mi mamá vio se llevó un Óscar por actuación. Si Ruffalo gana su Emmy por esta miniserie, misión cumplida. Pero la búsqueda de premios no tiene que hacernos sufrir de esta forma.

No he leído el libro de Lamb, así que no puedo hablar de este proyecto como adaptación, pero es una experiencia brutal. Al comienzo, Dominick pide traducir la autobiografía de su abuelo italiano al inglés, para que su madre la pueda leer. Cuando él la lee, le parece que la historia de su familia es tan horrible que decide dejarla un lado, hasta que su terapeuta le sugiere que ahí podía aprender algo. Leer o ver una historia triste es una búsqueda para lograr un nivel parecido de reflexión. I Know This Much Is True tiene algunas reflexiones e incluso esperanza para sus personajes, pero no lo suficiente para compensar todo el sufrimiento que hay antes.