fbpx

Justice Society: World War II

La primera película animada del primer grupo de superhéroes en la historia del cómic, es una evidencia más del declive del universo animado de DC
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Jeff Wamester /

Cortesía de Warner

Antes que apareciera por primera vez en los cómics de 1960 ese grupo de superhéroes conocido como la Liga de la Justicia, existió la Sociedad de la Justicia, un grupo previo que debutó en 1940, un año antes de la intervención norteamericana en la Segunda Guerra Mundial. 

Pasaron 81 años para que este veterano grupo de superhéroes tuviera su propia película y el resultado es tristemente insatisfactorio. Justice Society; World War II es el largometraje animado número 41 basado en los personajes de DC, y la tercera de una nueva serie, la cual se inició con las cintas Superman: Man Of Tomorrow y Batman: Soul Of The Dragon. Estas tres películas se distancian del estilo de animación “amerimanga” de sus predecesoras y se acerca más a un estilo retro que nos recuerda a las series Jonny Quest y a Batman: The Brave And The Bold, pero manteniendo una crudeza y situaciones violentas que no las hacen aptas para niños muy pequeños. 

Justice Society: World War II nos muestra inicialmente a Barry Allen, el hombre mejor conocido como Flash, intentando tener un momento de tranquilidad con su novia Iris West, para verlo interrumpido por la amenaza del villano Brainiac. Flash se encuentra con Superman y los dos se enfrentan al villano. Pero, una situación particular lleva a Flash a viajar al pasado, donde se encuentra con la Sociedad de la Justicia enfrentándose contra los Nazis en la Segunda Guerra Mundial. 

La Sociedad es liderada por la Mujer Maravilla y sus integrantes son Canario Negro, la superheroína de gritos ultrasónicos; Hourman, un superhéroe que gracias a una sustancia milagrosa puede obtener una fuerza descomunal durante una hora; el Hombre Halcón, la reencarnación de un Dios egipcio; Jay Garrick, el primer Flash; y Steve Trevor, el militar y novio eterno de la Mujer Maravilla. 

Hasta aquí todo bien. Pero Jeff Wamester (director de numerosos episodios de la serie animada de Guardianes de la Galaxia para Marvel), no logra mantener el ritmo y el sentido de la emoción por una hora y veinte minutos (los cuales se sienten eternos), y sus personajes cuadriculados y superficiales, hacen que sintamos esta película más bien como una estrategia promocional descarada para vender juguetes o para apelar al público seguidor de las películas de acción real.

La Sociedad de la Justicia merecía una película mucho mejor y no había necesidad de incluir a personajes como Flash, Superman o Aquaman en la ecuación. Otros miembros del equipo como Atom Smasher, Doctor Mid-Nite, Starman, Sandman, Wildcat, Alan Scott (Green Lantern) o Doctor Fate (quien aquí hace una aparición demasiado breve), hubieran sido más que bienvenidos. 

Esperemos que la nueva película animada de DC, la adaptación de la clásica miniserie The Long Halloween, nos haga olvidar de este decepcionante fiasco.