fbpx

La asistente

Una mujer vive un infierno al trabajar para un jefe tiránico y machista, en una cinta incómoda, que ilustra de una manera meticulosa, lo que es un ambiente laboral tóxico.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Kitty Green /

Julia Garner, Jon Orsini, Matthew MacFadyen, Rory Kulz

Cortesía de Universal

La directora Kitty Green (Casting JonBenet, Ukraine Is Not a Brothel), tenía planeado realizar un tercer documental, esta vez sobre el acoso y el abuso sexual en las universidades estadounidenses. Sin embargo, cuando el escándalo que rodeó al infame productor Harvey Weinstein salió a la luz, el proyecto de Green cambió de contexto y se enfocó en los estudios y agencias de Hollywood. 

Luego de una profunda investigación, que incluyó numerosas entrevistas a empleados y a víctimas, la directora decidió convertir el documental en su primera película argumental. El resultado es sobrecogedor.

En La asistente, el espectador seguirá a Jane (en una interpretación magistral a cargo de Julia Garner, la actriz ganadora del Emmy por su papel de Ruth en la serie Ozark). Ella es una joven recién graduada que sueña con convertirse en productora y quien trabaja como asistente del jefe de una compañía fílmica. Al jefe jamás lo veremos en la pantalla: escucharemos su voz en el teléfono, leeremos algunos de sus correos electrónicos, escucharemos comentarios sobre él hechos por sus empleados, así como las llamadas de una esposa iracunda que sabe sobre su agenda oculta.

Jane es la primera en llegar a las oficinas cuando todavía no ha amanecido y es la última en salir a altas horas de la noche. Su trabajo incluye contestar múltiples llamadas (como las de la esposa de su jefe), colocar las botellas de agua en su lugar, pedir ensaladas y almuerzos para los empleados, recibir correspondencia y agendar citas. Pero el trabajo de Jane va más allá del deber. Ella debe capacitar a una chica joven, bella e inexperta que es contratada por su jefe y llevarla al hotel de lujo donde este la hospeda; lava sus platos y los de las personas que sin ninguna consideración, los dejan sucios en la cocina de la oficina; se arrodilla para limpiar el sofá de su jefe, el cual se ensucia constantemente con manchas, que bien podríamos intuir de dónde proceden; y recoge aretes y otros artículos femeninos que quedan olvidados en el piso de la oficina de su jefe.    

La mujer hace su labor sin quejarse ni protestar, pero vemos en su rostro una profunda amargura. Jane además debe soportar a dos colegas que comparten la oficina con ella (encarnados por John Orsini y Noah Robbins), los cuales le arrojan papeles arrugados para llamar su atención y le aconsejan cómo redactar los correos electrónicos de disculpa, cuando su jefe la insulta y la degrada por el teléfono, cuando ella no corresponde a los deseos de su superior. Ante una disculpa, su jefe le responde “Soy duro contigo porque quiero convertirte en alguien grandioso”. Cualquier parecido con Harvey Weinstein no es mera coincidencia. 

Quien esté esperando una película de venganza de la secretaria con su jefe, al estilo de las comedias 9 To 5 o Working Girl, quedará decepcionado. Esta no es una película de empoderamiento femenino, ni de escenarios irreales. En un momento de la cinta, Jane decide acudir a recursos humanos, donde es atendida por un hombre llamado Wilcock (Matthew MacFadyen). Ante su queja, expresada con mucho temor, Wilcock le aconseja desistir, ya que la humillación y el maltrato hacen parte de un trabajo codiciado por muchas mujeres y le hace ver que ella es una mujer privilegiada. Asimismo, le dice antes de dejar la oficina: “No tienes por qué preocuparte. Tú no eres su tipo de mujer”. 

A diferencia de Bombshell, la película protagonizada por Nicole Kidman, Margot Robbie y Charlize Theron, basada en el escándalo suscitado por los abusos de Roger Ailes al interior de Fox News, y donde las mujeres se unen para acabar con un ambiente laboral tóxico y machista, La asistente se limita a describir dicho entorno con una meticulosidad clínica. El espectador, al igual que Jane, no podrá decir con exactitud qué es lo que está mal, pero sentirá la tristeza, impotencia y resentimiento de una mujer solitaria que trabaja para un tirano y que es víctima de la denominada “conspiración del silencio”.