fbpx

Las 10 mejores actuaciones de Ewan McGregor

El actor ha pasado por decenas de papeles, desde maestro Jedi hasta Jesús. Estas son las interpretaciones más aclamadas del escocés
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
McGregor debutó en la industria cinematográfica en la película Un hombre perdido en el tiempo (1994).

Moviestore Collection/Shutterstock, Gilles Mingasson/©Broad Green Pictures/courtesy Everett Collection, Lucasfilm/Fox/Kobal/Shutterstock

Durante casi un cuarto de siglo, Ewan McGregor se ha convertido en una estrella de cine, aunque también en uno de los actores más subestimados de su generación. El rango del escocés es bastante amplio, pero su arte es consistente. McGregor no cambia de forma ni tampoco se beneficia de su escenario; simplemente usa su curiosa mirada, su gentil manera de hablar y su ligera apariencia de muchísimas maneras. Con los años ha interpretado cualquier papel, desde un adicto a la heroína hasta un periodista amarillista, pasando por un vaquero desquiciado y terminando con Iggy Pop.

Estas son las 10 mejores actuaciones del actor hasta el momento.

10. Beginners, así se siente el amor (2010)

Qlympus Pictures/Kobal/Shutterstock

La tierna comedia dramática de Mike Mills presenta a McGregor como un hombre que cuida a su padre viudo (Christopher Plummer) que recientemente se declaró gay, luego de la muerte de su esposa. El actor más viejo ganó un Óscar por su actuación, y el filme realmente saca a relucir su parte más sensible y su interpretación más compleja al personificar la vida de un hombre que intenta vivir en el poco tiempo que le queda. Pero McGregor también lo hace excelente. La película está estructurada de tal forma en que el joven se la juega por una nueva pareja mientras recuerda la última relación sentimental de su padre, y de una manera más sutil, McGregor tiene que hacer muchas cosas que hacía Plummer abiertamente. Es una gran actuación doble.

9.  Al final de los sentidos (2011)

Sigma/Kobal/Shutterstock

El director David MacKenzie ha hecho dos filmes con McGregor hasta el momento, y parece que entiende muy bien cómo usarlo de la mejor manera. Una epidemia mundial amenaza al mundo con arrebatarle los sentidos a las personas. El actor interpreta a un carismático chef que se enamora de una científica que ha sido torturada (Eva Green). Es un romance que surge a raíz de una gran catástrofe, con cada día que pasa, la enfermedad evoluciona, haciendo que los humanos tengan una exacerbación en sus emociones, la pérdida del olfato se asocia con el duelo, la pérdida del gusto con el miedo, etc. Mira cómo los dos protagonistas abarcan todo el espectro de las emociones mientras dejan que la historia de amor se geste de manera orgánica. Ellos dos también tienen una química excelente, lo que no siempre sucede con las parejas románticas del actor en la pantalla grande.

8. El joven Adán (2003)

Recorded Company/Kobal/Shutterstock 

A veces nos olvidamos de lo expresivo que puede ser Ewan McGregor. La adaptación de la novela de Alexander Trocchi del director David MacKenzie está llena de silencios tensos y espeluznantes. McGregor interpreta a un escritor seductor que tiene una aventura amorosa con la dueña de una barcaza (Tilda Swinton) en las narices de su esposo (Peter Mullan). Es un retorcido triángulo amoroso, que no surge de la manera que esperamos. Los tres protagonistas son perfectos, pero lo que realmente sale a relucir es lo físico en la relación de Swinton y McGregor. El actor se ha hecho reconocido por ser propenso a desnudarse; las personas se burlaron sobre lo seguido que aparecía su pene en pantalla. Pero en realidad, eso lo ha beneficiado. 

7. Una pareja dispareja (2009)

Moviestore/Shutterstock 

Tal vez sea irónico que la mejor química romántica que haya tenido Ewan McGregor hasta el momento en la pantalla haya sido con… Jim Carrey. En esta comedia romántica, McGregor interpreta a un chico que está en prisión y que no entiende la profundidad de la obsesión amorosa que tiene este hombre por él. Pero su relación se convierte en algo más dulce y profundo. Así como lo ha hecho en tantas películas, el escocés se muestra como un coprotagonista generoso. Este es el show de Carrey; pero es McGregor quien hace el sutil trabajo de traer el corazón a la cinta. Él es un centro de ternura y serenidad que contrarresta la energía de su compañero.

6.  La guerra de las galaxias: La venganza de los Sith

Lucasfilm/Fox/Kobal/Shutterstock

En la última película de la trilogía de las precuelas de La guerra de las galaxias de George Lucas, nos damos cuenta de que todo esto ha sido la historia de Obi-Wan Kenobi. De seguro Anakin Skywalker es el Jedi elegido, que se enamoró y terminó en el Lado Oscuro. Pero el verdadero toque emocional yace en el maestro que se da cuenta que no pudo guiar a su aprendiz por el camino correcto. En los filmes anteriores, el papel de McGregor estaba aislado. Aquí, no solo brilla, sino que hace que los otros actores reluzcan también. Las palabras del escocés en la batalla final cuando dice, “¡Tú fuiste mi hermano, Anakin! ¡Te amaba!”, es uno de los momentos más devastadores de toda la saga.

5. Abajo el amor (2003) 

Merrick Morton/20th Century Fox/Regency/Kobal/Shutterstock

Dios, este es un reparto tan perfecto que duele. Las coloridas comedias románticas de los 50 de Peyton Reed como Pillow Talk de alguna manera logran ser una deconstrucción satírica del sexismo cultural como también una búsqueda del verdadero amor. Para esto, se necesita un actor que pueda personificar varias personas a la vez, en un mismo personaje. McGregor es el sonriente y suave hablador que conquista con un profundo cinismo al sexo contrario. También trae la cantidad perfecta de artificialidad y sinceridad, de arrogancia y gusto al papel. Hablando en serio, ¿hay algún otro actor que pueda haber hecho esto?

4. Tumba abierta (1994)

Glasgow Film Fund/Kobal/Shutterstock

Antes de llegar a la estratósfera con Trainspotting, Danny Boyle y McGregor se aliaron para este retorcido thriller sobre un trío de yuppies de Glasgow que se salen de sus casillas cuando encuentran a su compañero de piso muerto y un maletín con dinero de dudosa procedencia. El actor interpreta a un periodista fastidioso y sabelotodo, que con sus bromas termina siendo un imbécil. Pero todo esto lo hace con una sonrisa tan natural que logra ganarse nuestro corazón. Es un rol difícil de balancear. Sobre el papel suena como un personaje increíblemente fastidioso. Pero con el carisma de McGregor, el personaje termina siendo la cosa más parecida a un héroe: sus amigos están siendo consumidos por la avaricia y la paranoia, mientras que Ewan es el que los mantiene en sus cabales.

3. Velvet Goldmine (1998)

Moviestore/Shutterstock 

McGregor toma la figura del dios del rock Curt Wild, que sirve de inspiración, objeto romántico y creativo para el personaje de Jonathan Rhys-Meyers. Es increíble ver al actor en este papel tan descabellado. Todd Haynes ficcionaliza el look de la era del glam rock. Wild es una mezcla de Lou Reed e Iggy Pop, un artista que trae un sonido más fuerte a la escena musical londinense. Es una historia sobre la fuerza creativa y destructiva de reinventar las identidades, aunque Wild es uno de los pocos personajes que se mantienen fieles a lo que son.

2. Última noche en el desierto (2015)

Gilles Mingasson/©Broad Green Pictures/courtesy Everett Collection

“Ama a Dios sobre todas las cosas… Ama la vida”. Tú decides si quieres extender esas palabras de manera irónica para que haga eco con el “Escoge la vida” de Renton en Trainspotting, aunque hay algo similar con la entonación de McGregor aquí. Y la ambigüedad es entendible, ya que el actor interpreta a Jesús y a Satanás en el drama de Rodrigo García sobre el camino del hijo de Dios por el desierto. ¿Por qué harías un buen papel si puedes hacer dos? Como Jesús, el escocés tiene que personificar a un hombre comunicándose con la mente de su padre; como Satanás, tiene que tentar al Mesías de la manera más sincera y ponerlo a dudar sobre sí. Esta es la delgada línea que el actor debe cruzar. El hecho de que lo haga de manera tan espléndida y conmovedora en esta película subvalorada, es un logro más que impresionante. 

1.  Trainspotting (1996)

Figment/Noel Gay/Kobal/Shutterstock

La película que convirtió a Ewan McGregor en una estrella aún es increíble, y sigue siendo su mejor actuación. La adaptación de Danny Boyle de la novela de culto de Irvine Welsh fue un derroche de estilo y abandono del rock & roll, uno que logró que el público se viera inmerso en el entretenido universo de los escoceses adictos a la heroína, que están en la lucha por dejarla. McGregor interpreta a Mark Renton, el narrador/protagonista que se burla del mundo normal y a la vez, de manera cínica, lo vive. Esta aventura narrativa nos gusta porque su honestidad, su rudeza, y su naturalidad por querer limpiar su cuerpo es tan humana que nos engancha. Es su interpretación tan carismática la que logra todo. Icónica es una palabra que se usa a menudo para cosas que no lo valen, pero aplica perfectamente para lo que hace McGregor aquí.