fbpx

Las 10 mejores películas del festival de cine de Sundance

Desde documentales sobre muerte, política, buscadores de trufas y comedias románticas, esto fue lo mejor del festival
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
De izquierda a derecha: The Truffle Hunters, Dick Johnson Is Dead, Bloody Nose Empty Pockets

Cortesía de Sundance Institute

Otra edición de Sundance que logra quedar en la memoria colectiva. Una semana de películas debutando, secuelas decepcionantes, reputaciones establecidas y largas filas que nos dejaron sin aliento. Fue un gran año para los documentales, desde clásicos reportajes hasta experimentos eufóricos, e historias de mujeres luchando contra varios sistemas (muchas mujeres estuvieron detrás de cámara, el 44% de los filmes fueron dirigidos por chicas). Aunque algunos de los títulos pudieron ser más extraños de lo habitual, aún se pudieron encontrar películas por las que valía la pena correr a verlas.

Las 10 películas en este listado no solo representan los mejores filmes que pudimos ver en 10 días del festival, sino que también son una muestra de los temas que sigue ofreciendo: perspectivas alternativas, otras voces, incursiones a temas delicados, el ejercicio de trasnochar para ver cine, y la increíble sensación de estar viendo algo muy especial. Estas fueron las películas que no podíamos esperar a ver, y que ahora no podemos esperar a verlas de nuevo para compartirlas con públicos más grandes.

Felicitaciones a The 40-Year Version, en la que la escritora y directora Radha Blank se convierte en una estrella; Feels Good Man, el documental sobre todo lo que querías saber sobre la rana Pepe pero que nunca quisiste preguntar; Shirley, que se beneficia de la excelente interpretación de Elisabeth Moss; Into the Deep, que comienza con la interesante historia del inventor danés Peter Madsen, y que termina con la escalofriante historia de un asesino en serie; The Painter and the Thief, que trata de la curiosa relación entre una artista checa y un convicto y drogadicto sueco que robó dos de sus lienzos más preciados; y The Nest, el melodrama familiar de Sean Durkin basado en los 80 que es como El resplandor pero sin los fantasmas.

Bloody Nose Empty Pockets

Turner y Bill Ross muestran lo que sucede en las últimas 24 horas de un bar de mala muerte en Las Vegas, realmente lo que sucede frente a la cámara es lo más interesante y complicado (el bar existe y queda en Nueva Orleans, si quieres saber más, la historia detrás del filme se encuentra aquí). Va más allá de la despedida de un establecimiento de licor, es una exploración a la comunidad que considera esos lugares como su hogar, sus compañeros de bar, y lo que sucede cuando ese espacio colectivo decide cerrar sus puertas.

Boys State

Durante décadas, la Legión Estadounidense (una organización de veteranos de guerra) ha tenido el programa llamado “Boys State” que consiste en que un grupo de jóvenes son seleccionados para crear un gobierno ficticio en una semana, con discursos y elecciones (Cory Booker y Dick Cheney participaron en este programa). Los cineastas Jesse Moss y Amanda McBaine (The Overnighters) se mezclaron con unos jóvenes de Texas para ver de primera mano cómo se forma la política moderna y observar cómo los Obama, los Trump y los Karl Rove del futuro replican las agonías y alegrías del ineficiente sistema bipartidista actual. Un documental convincente y alarmante que ayudó a presentar a algunos políticos jóvenes de los que seguramente escucharemos en algunos años. Steven Garza/Rene Otero 2036, vayan alistando sus firmas. 

Dick Johnson Is Dead

Dick Johnson lentamente está sucumbiendo ante la demencia y muriendo, así que Kirsten Johnson (Cameraperson) hace lo que toda buena hija haría, una película sobre él. El filme está lleno de escenas arregladas en las que él muere cayendo por ductos de ventilación, accidentes de tránsito y paros cardíacos. Esta podría ser la película más tranquila y alentadora sobre la muerte que se haya hecho, así como también un acto de catarsis para a audiencia y los que se encuentran detrás de cámara. Cada vez que Johnson se ve involucrada en una muerte ficticia, se nota el amor y el afecto detrás de este proyecto que celebra la vida. 

Minari

Contando su propia historia de cómo es crecer en la Arkansas de los 80 siendo un chico coreano americano, el cineasta Lee Isaac Chung (Munyurangabo) te hace recordar que la manera en la que cuentas una historia de crecimiento (coming-of-age) es tan importante como lo que decides incluir en ella. Después de obligar a su familia a mudarse de California y llevarla a Arkansas, un padre ambicioso (Steven Yeun) intenta montar su propia granja y amenaza con deshacer los lazos que los unen. Su esposa, su suegra y sus dos hijos deberán lidiar con situaciones a la que no están acostumbrados; el chico que interpreta la vida de Chung, es David (Alan Kim), un niño de siete años, quien provee la perspectiva de todos los triunfos y tragedias que se acercan. Un filme lleno de gracia y elegancia, beneficiado por el reparto (no hay una sola mala actuación de los actores, aunque el pequeño Kim destaca por su increíble genuinidad), y es una mirada al pasado con la ventaja de la sabiduría.

Never Rarely Sometimes Always

Eliza Hittman cuenta la historia de dos jóvenes mujeres (Sidney Flanigan y Talia Ryder), quienes viajan desde la ruralidad de Pensilvania a Nueva York para que una de ellas pueda abortar. No es fácil de ver; la escena en la que se entiende el título de la película (es un cuestionario) es la definición de devastador. La directora proporciona ternura y dureza en cantidades iguales en la manera en la que cuenta una odisea llena de troles, cíclopes y minotauros de los tiempos modernos, y otros monstruos masculinos. Es una película que muestra el constante acoso sexual que sufren las mujeres jóvenes, pero se concentra en la hermandad de estas dos adolescentes mientras lidian con su pensamiento pueblerino y los obstáculos de la gran ciudad. La toma final es impactante. 

Nine Days

Naces, vives y mueres. Antes de eso, un hombre deberá entrevistarte durante nueve días seguidos para ver si tienes lo necesario para que tu alma sea digna de estar en un cuerpo humano. El cineasta brasileño japonés Edson Oda intenta resolver varias preguntas filosóficas en su película debut: ¿Qué significa estar vivo? ¿Acaso la belleza de ser humano sobrepasa el dolor que implica existir? ¿Quiénes somos, antes de ser algo? Esta delicada comedia dramática tiene algunas peculiaridades. Aunque intenta preguntar y resolver estas dudas de manera reflexiva sin ser cursi. También demuestra que Winston Duke de Black Panther y Us puede interpretar el minimalismo artístico tan bien, si no mejor que las excentricidades taquilleras.

Palm Springs

Hay un giro en esta comedia romántica del director Max Barbakow sobre una dama de honor (Cristin Milioti) y un invitado de la boda (Andy Samberg) en una ceremonia de no acabar. Está producida por los chicos de Lonely Island (un trio de comedia), así que es de esperarse que sea bastante loca y absurda. Los fanáticos de las comedias de los 90 se sentirán identificados. Es una película sustancialmente conceptual, pero a la vez es de fácil consumo, tanto que se sentía como un refresco entre tanto drama que maneja el festival. Sería genial que Milioti y Samberg, quienes tienen una increíble química en pantalla, estuvieran juntos en una serie de películas y se convirtieran en la Doris Day y Rock Hudson de esta década. 

Possessor

En un futuro distante, los asesinos profesionales como Tasya (Andrea Riseborough) pueden meter su conciencia en los cuerpos de ciudadanos incautos y usarlos como huésped, todo con el fin de cometer asesinatos sin sospechas. Su jefe (Jennifer Jason Leigh) le ordena que habite el cuerpo de un joven técnico en computación (Christopher Abbott) para matar a su rico suegro. Luego las cosas se ponen aún más raras. Es una mezcla entre las grotescas películas de clase B de los 80 y el surrealismo en ciencia ficción.

Time 

Luego de que su esposo fuera a prisión por robar un banco, Fox Rich comenzó a grabar un diario en video en blanco y negro. Su hijo tenía cuatro años; ella estaba embarazada de gemelos. Durante las dos décadas siguientes, Rich criaría a sus hijos para ser unos jóvenes destacados, ella se convertiría en una reconocida autora, crearía grupos de lectura sobre el arte de la memoria y se convertiría en una activista para mejorar las prisiones. Ella también trabajará hasta al cansancio para liberar a su esposo de una sentencia de por vida. Es un viaje a través de la conciencia de la historia sobre una mujer (y uno de los filmes más vistosos del festival). El documental de Garret Bradley toma las películas caseras de Rich y sus propias imágenes para crear un filme íntimo e inevitable.

The Truffle Hunters

Algunos de ellos lo habían hecho en los 80; otros hace menos de 10 años. Pero todos estos hombres italianos están siempre con sus amigos caninos de confianza, y han dedicado sus vidas a caminar por los densos bosques en busca de las rarísimas trufas blancas para vendérselas a distribuidores y restaurantes. “Encantadora” es una palabra trillada, pero es la mejor forma de describir la mirada de Gregory Kershaw y Michael Dweck al competitivo y contencioso mundo de los cazadores y recogedores de trufas. Una bella y perfecta pieza de no ficción, así como una película que muestra ambos mundos de una simbiosis, los que escarban en busca de un tesoro escondido, aquellos que lo distribuyen y sacan ganancias de esos tesoros; y también los que lo critican y los consumen.