fbpx
Fotografía por Joe Pugliese

Las confesiones de David Chase

El padrino de Los Soprano habla sobre la precuela, The Many Saints of Newark, el gran legado de la serie, y lo que realmente piensa sobre Hollywood

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

El día después de que Los Soprano terminara, el creador iconoclasta de la serie, David Chase, no sonaba particularmente interesado en hacer una película ambientada en el universo mafioso de New Jersey al que le dio vida hace más de ocho años; sí, ese que cambió el panorama de la televisión para siempre. “Se me ocurría una idea y pensaba: ‘Wow, sería una gran película’, pero lo dudaba”, me comentó en ese entonces. “Creo que lo hemos dicho y hecho”.

Pero en cosas que Tony Soprano raramente daba su brazo a torcer, Chase eventualmente lo hizo. El primero de octubre será la premiere de The Many Saints of Newark, una película precuela ambientada a finales de los 60 y comienzo de los 70, enfocándose en la relación entre el gánster Dicki Moltisanti (Alessandro Nivola) y un joven Tony Soprano (interpretado en la segunda mitad de la película por el hijo del difunto James Gandolfini, Michael). Coescrita por Lawrence Konner, la historia cuenta con las versiones jóvenes de los Soprano, como la madre depresiva de Tony, Livia (interpretada aquí por Vera Farmiga), su atormentado tío Junior (Corey Stoll), y sus futuros secuaces Silvio (John Magaro) y Paulie Walnuts (Billy Magnussen). También presenta nuevos personajes como el padre de Dickie (Ray Liotta), la esposa de su padre, Giussepina (Michela de Rossi), y su socio, luego rival, Harold (Leslie Odom Jr.).

Jon Bernthal, quien interpreta al padre de Tony, Johnny Boy, ha sido fan de Los Soprano por mucho tiempo, y se asombró al encontrarse con el famoso escritor al trabajar de cerca. “Tenía esta percepción shakespeariana y enciclopédica de todos los personajes”, comenta Bernthal. “Sus historias y relaciones existen en su corazón. Me sorprendió estar involucrado en esta película, retomando la serie y viendo las semillas que se plantaron. Está a otro nivel”. En un bar en Hollywood, Chase comenta por qué después de todo decidió hacer una película de los Soprano, la popularidad del final de la serie y más.

¿Cuándo se dio cuenta de que quería hacer una película?

Oh, fue un proceso. Creo que en la segunda temporada de la serie, el Gremio de Escritores arregló todo para que fuera entrevistado por Tom Fontana [el creador de Oz]. Tom dijo que había pensado que sería interesante hacer una historia en el Newark de los viejos tiempos, los de Johnny y Junior. Y eso me interesó, porque mi madre vivió en el Newark de esa época. Mis padres se conocieron en el Newark de esa época. Así que solía ir a la parte italiana de la ciudad con mi mamá, todos los sábados me llevaba para comprar comida y provisiones italianas. Esa idea me llamó la atención y nunca la olvidé.

Siempre estuve interesado en las raíces de Newark. Durante la escuela de cine o justo después, quise hacer una película sobre cuatro tipos que evitan hacer el servicio militar al unirse a las fuerzas de reserva, y son enviados en un tanque a los disturbios de Newark, y eso cambia su vida. Pero nunca lo hice. Todas esas cosas me despertaron un interés en Newark, sentía que tenía el espíritu del lugar o algo así. Toby Emmerich, quien fue el director de New Line Cinema en los 2000, me seguía insistiendo para hacer una película de los Soprano. Y cuando finalmente fue director de Warner Bros., y yo había terminado el guion de una miniserie para HBO que querían hacer, pero con un bajo presupuesto, me negué a hacerlo. Finalmente pensé: “Ok”, y eso fue todo.

CRAIG BLANKENHORN/HBOFAMILY. ©️ 2021 WARNER BROS. ENTERTAINMENT INC. ALL RIGHTS RESERVED.

Usted es muy protector con el legado del show.

Por supuesto, la idea de una precuela nunca se me ocurrió, pero luego recordé lo que Tom dijo y eso me hizo pensar en Junior y Johnny de jóvenes.

Más allá de su propia experiencia, ¿qué otra cosa le llamó la atención de esa época?

Los mafiosos solían vestirse bien, antes de las sudaderas y todo eso. Supongo que ese fue el punto culminante de la mafia, en esos días, antes de las drogas y de la ley RICO.

¿En qué se diferenció escribir sobre los días de gloria de la mafia y la época de Tony?

No fue tan diferente. Se decían menos groserías, según como recuerdo esos días. Cuando tenía 18, a comienzos de los 60, todo era: “Mierda, mierda, mierda, mierda”. Pero creo que la gente de esa generación no decía tantas groserías. Eso fue sencillo.

En la serie a veces se menciona a Dicki Moltisanti, puesto que murió cuando Christopher era un bebé. ¿Por qué él se convirtió en el camino para esta época?

Siempre estuve interesado en “¿quién es este tipo Dickie Moltisanti del que escribimos?”. Siempre tuve un interés en él como personaje, como padre de Christopher y toda su historia. Christopher tuvo un padre, y yo estuve interesado en Christopher desde el comienzo. Cuando nos sentamos con Larry para comenzar a escribir, dijimos que queríamos que fuera sobre un personaje dinámico. De cierta manera debíamos tener a otro Tony. Y de la historia de la serie salió Dickie; un tipo rudo y malo.

Bueno, el padre de Dickie, interpretado por Ray Liotta, no es exactamente una perita en dulce. ¿Alguna vez se acercó a Ray para que apareciera en Los Soprano?

Sí, tomé un tren hasta Richmond, Virginia, para hablar con él sobre interpretar a Ralphie, creo que era, y él dijo que no.

¿Cómo se siente finalmente tenerlo en un proyecto de Los Soprano?

Es increíble, y verlo trabajar, hacer lo que hace, es fantástico. Siempre he sido un fan de Ray Liotta. Me cautivó en su primera película grande, Something Wild. Recuerdo el giro al final, cuando de repente comienza a patear la puerta de la bañera. Dije: “Dios, ese tipo es peligroso”.

Tony, su “tío” Dickie y “sobrino” Christopher no están biológicamente relacionados. Por otro lado, Tony tiene un tío, Junior, quien usualmente no es tratado como tal. ¿Qué le parece interesante de ese tipo de relación?

No sé si sea algo italoestadounidense. Parte de las costumbres se pegaron, como el llamar a la gente “tío” cuando no eran tu tío. Un amigo de la familia que pasara bastante tiempo con ellos, usualmente era conocido como “el tío esto o lo otro”.


“Algo que siempre he valorado de Los Soprano es que la gente no te contaba sus sentimientos. Lo que sea que dijeran, no podías asegurar que fuera la verdad”.


Y claramente Tony mata a su “sobrino”, mientras que su propio tío biológico lo intenta matar a él. No son relaciones particularmente sanas.

No, no. La serie no se especializa en las relaciones sanas.

Vemos al Tony joven hablando con su consejero y a Dickie hablando con su tío en escenas que se sienten terapéuticas.

Eso fue intencional. Funcionó la primera vez con Tony y el Dr. Melfi, y es muy bueno, o quizá es una señal de pereza, cuando un personaje simplemente te puede decir lo que está pensando y sintiendo. Algo que siempre he valorado de Los Soprano es que la gente no te contaba sus sentimientos. Lo que sea que dijeran, no podías asegurar que fuera la verdad. Pero en la oficina de Melfi, cuando Tony dice una mentira, sabes que está mintiendo, porque ya has visto la verdad. Me gusta jugar con eso.

¿En qué momento se le ocurrió tener a Michael Gandolfini como Tony de adolescente?

De inmediato, principalmente porque se parece a su padre y se mueve de manera parecida. Es el hijo de su padre, así que para una película en la que se suponen son la misma persona, pensé que sería el mejor.

Cuando Michael comenzó a realmente capturar la esencia del personaje,
¿cómo se sintió al pensar que estuvo ahí cuando Jim lo interpretó?

Bueno, se sintió como un milagro. Y a veces, cuando las cosas son como un milagro o son sorprendentes, comienzas a reír porque es increíble. Pero recuerdo mirar al otro lado de la mesa de lectura y él estaba sentado así [recrea la postura desconfiada del Tony adulto], y no era esa escena. Lo hacía de manera natural y pensé: “Mierda, es increíble”.

¿Qué tanto quería que los actores que interpretan a los Soprano se apegaran a lo que los anteriores actores habían hecho?

Probablemente hubiera estado contento con imitaciones. Probablemente me hubiera gustado mucho, si realmente estuviera funcionando. Pero hubiera sabido que estaba mal,  y no sé si habría tenido la fuerza de voluntad para detenerme, no lo sé.

¿Cómo terminó Alan Taylor dirigiendo la película?

Dirigió alguno de mis episodios favoritos de la serie. Originalmente yo la iba a dirigir, esa era la intención mientras cerrábamos el trato y todo eso, y también por eso quería hacerlo, porque yo la dirigiría. Pero hubo varias emergencias médicas en mi familia y no pude hacerlo.

¿Fue agridulce?

Fue amargo, no fue nada dulce.

La serie tenía pocos personajes afrodescendientes, y eran vistos por fuera por Tony y sus amigos. En la película, el personaje de Leslie Odom, Harold, es integral. ¿Por qué esto le llamó la atención para esta historia?

Bueno, quería que la audiencia sintiera que él fue un personaje tan importante y poderoso como Dickie y los gánsteres blancos. Quería que él tuviera más igualdad.

NEGOCIO FAMILIAR: Magnussen, Bernthal, Stoll, Magaro, Liotta, y Nivola (desde la izquierda) ven cómo las cosas se agitan en Newark. Abajo: Chase (derecha) en el set de Los Soprano con James Gandolfini.
CRAIG BLANKENHORN/HBOFAMILY. ©️ 2021 WARNER BROS. ENTERTAINMENT INC. ALL RIGHTS RESERVED.

Grabó la película en 2019. Cuando la pospusieron por el Covid, y durante ese limbo, George Floyd fue asesinado y las manifestaciones en contra de la policía comenzaron a nivel global. A medida que usted veía el desarrollo de estos eventos, ¿pensó que haría algo que reflejaría la situación?

No lo pensé así, lo que pensé fue: “Aquí vamos de nuevo”, o “Todavía sigue”.

La serie tuvo su momento durante la pandemia, parece que todo el mundo la estaba viendo otra vez.

Comenzó antes de la pandemia. A cualquier lado que iba, conocía a unos tipos de, no sé, cuarenta o cincuenta y tantos, que me decían: “Mi hijo ve tu serie. No pudo verla cuando la transmitían, cuando era más pequeño. Pero él y sus amigos la ven”. Y pensé: “Eso es genial, me alegra oír eso”. Y lo escuchaba, y lo escuchaba, y lo volvía a escuchar. Y luego, cuando llegó el Covid, se expandió. Si fueras yo, fue simplemente asombroso. ¿Qué tienen los millennials y la gente de la Generación Z que se interesaron en Los Soprano? No lo sé, ¿tú qué piensas?

Pienso que ven lo que Tony le dice a Melfi en esa primera sesión sobre su miedo a “llegar de últimas; lo mejor se terminó”, y reconocen que la serie tiene razón. Todas las cosas que usted dijo sobre la situación de Estados Unidos, el mundo, la cultura, lo mal que se estaban poniendo las cosas, en su mayor parte se ha demostrado, desafortunadamente, que son correctas.

Creo que estás en lo cierto. Y cuando piensas en algo así –“tenías razón”–, esperas que haya sido útil. No sé si lo fue. Es decir, ¿alguna vez la gente ha cambiado o realmente se ha conmovido por un programa de televisión o una película? No estoy seguro. Quiero decir, a mí me pasó, pero no creo que sea el mismo caso de los demás.

¿Ha pensado en cómo verán la película las personas que no han visto la serie?

Sí, lo pensamos y lo hemos tenido en cuenta desde el comienzo. Por eso quiero recalcar que el estudio ha dicho que es una historia sobre el origen de Tony Soprano, y no fue escrita así. Lo incluye, pero la película no es el origen de Tony Soprano. Era una historia sobre Dickie Moltisanti, y todavía lo es, es una película de gánsteres. Se trata sobre gánsteres a finales de los 60 y comienzo de los 70, en Nueva Jersey, tanto blanca como negra.

¿De quién fue la idea de comercializarla como una “Historia de los Soprano”?

Hubo una posibilidad de que eso sucediera al comienzo, y después cuando estábamos trabajando en el marketing, nadie lo mencionó en un rato hasta que alguien lo hizo. Y cuando eso pasó, estaba tan cansado de todas las discusiones con ellos que yo… No esperaba que la letra fuera tan grande. Siempre pensaba en “A Spike Lee Joint [Un porro de Spike Lee]”, y me preguntaba qué podríamos poner nosotros, ¿”The Sopranos Salsiccia [La salchicha de los Soprano]”? Nunca nos decidimos por algo interesante. Lo pusieron como una sorpresa para mí, y no me gustó, pero ya no podía pelear.

¿Estaría interesado en hacer otra película en ese universo?

No estaba interesado en lo absoluto, y luego grabamos unas tomas adicionales, lo cual me hizo tomarle más cariño a la película. Luego hablé con otros guionistas con los que he trabajado y que podrían estar interesados en hacerla, y si alguno de ellos quiere hacerla, quizá lo haga también. Pero no es una prioridad en mi lista de pendientes. No me hago más joven, quiero hacer otra película, y quizá no sea esta.

Gracias a las extrañas circunstancias de los últimos 17 meses, la película se estrenará en HBO Max y en cines al mismo tiempo.

[De manera sarcástica] ¿No es increíble? Me parece… ¿cuál es la palabra que usan en El Padrino? “Infamnia!”.

¿Cómo espera que reaccione la audiencia?

Bueno, espero que mucha gente la vea, no puedo decir más que eso. Si no les gusta, no les gusta. He tenido discusiones con el estudio sobre las cosas que ellos quieren –porque venderá más boletas de cine, como dicen ellos–, pero yo no quiero y no las haré. Es lamentable para Hollywood y para los grandes estudios que su negocio incluya una forma de arte. No tengo simpatía por ellos, y si no querían eso, deberían haberse metido en el negocio del calzado.

CONTENIDO RELACIONADO

It seems we can't find what you're looking for.