fbpx

Las mejores series de 2020… hasta ahora

En un año normal serían series ganadoras, pero durante el encierro han sido salvadoras
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Dark, The Midnight Gospel y Better Call Saul hacen parte de las mejores series de la primera mitad de 2020.

Netflix, 2; Michele K. Short

POR ALAN SEPINWALL, RODRIGO TORRIJOS, SANTIAGO DE JESÚS, DAVID VALDÉS & NICOLÁS GÓMEZ

Sin lugar a dudas, nada nos ha entretenido durante esta cuarentena como la televisión. Las maratones remplazan muchas de las actividades que solíamos hacer cuando era seguro salir. Pero con Hollywood entrando a su quinto mes de paro debido al COVID-19, hizo que todo cambiara. Mientras las grandes plataformas de streaming tienen series almacenadas, para los canales de televisión y productoras podrían ser tiempos difíciles, no esperen pronto nuevas temporadas de Sucession y Fargo, entre muchas otras. Si no hay más series de buena calidad es probable que la lista de lo mejor del año se mantenga hasta diciembre, pero estas series son tan buenas que puede que no importe.

Better Call Saul

La precuela de la reconocida Breaking Bad ha tenido dos historias desarrollándose de forma paralela: Jimmy McGill (Bob Odenkirk), el amable corrupto que construye su carrera en el mundo legal mientras mantiene un romance con la siempre tranquila Kim (Rhea Seehorn), y el expolicía Mike (Jonathan Banks) que se involucra lentamente en el mundo del narcotráfico con Gus Fring (Giancarlo Esposito) a la cabeza.

En su quinta temporada, estas dos líneas por fin se encuentran y finalmente se empiezan a fusionar, incluyendo un par de emocionantes encuentros entre Kim y el carismático jefe del cartel Lalo (Tony Dalton). De repente ninguna esquina es segura, con la sensación de que Kim sea la que termine mal, incluso peor que cuando Jimmy, el impredecible pero aun decente artista de la estafa, se convirtiera completamente en el despiadado Saul Goodman, una idea tan emocionante como aterradora. La historia de Walter White que fue de profesor a narcotraficante es más emocionante que la transformación de Jimmy, sin embargo, luego de invertir 15 años en la construcción de este mundo, el equipo creativo de la serie se ha superado para narrar su historia. Better Call Saul rivaliza con su antecesora y, a veces, la supera.

Dark

La serie alemana terminó este año con su tercera temporada y logró algo muy difícil: un final satisfactorio. La historia de las cuatro familias de Winden ha estado repleta de saltos en el tiempo que han obligado a sus fanáticos a hacer árboles genealógicos que circulan por Internet para entender los lazos que hay entre los personajes. Esa complejidad y observación por los detalles también se nota en su banda sonora, que nos fue dejando pistas sobre lo que iba a suceder.

El cierre no dejó cabos sueltos. El penúltimo episodio de esta última temporada hace un trabajo magnífico al unir el pasado, el presente y el futuro, respondiendo un montón de preguntas que teníamos desde hace años. Pasar de los viajes en el tiempo a universos paralelos fue una jugada que pudo salir muy mal, pero ese experimento con teorías de física salió adelante para concluir una de las mejores series de los últimos años.

The Midnight Gospel 

Clancy Roy es un locutor de podcasts que viaja por el espacio junto a su perro Charlotte (un can enigmático). Cada día, se levanta de su hamaca, se sienta frente a su simulador de multiversos y se teletransporta a un planeta al borde del apocalipsis para entrevistar a uno de sus habitantes. Eso es, a grandes rasgos, The Midnight Gospel. Aunque su trama es original e impredecible, lo que realmente atrapa de la serie son sus animaciones alocadas y psicodélicas, y las conversaciones de Clancy con sus invitados. Una vez se encuentra con una guerrera gótica subida en un corcel fantasmagórico y hablan del valor del perdón, y otra vez conoce a un ejecutivo con cuerpo y cara de bebé para hablar de la legalización de la marihuana mientras acribillan zombies (sí, a veces parece demasiado). 

The Midnight Gospel es un proyecto que nació de la voz del comediante Duncan Trussell y la creatividad del animador Pendleton Ward, el mismo creador de Hora de aventura. Ward le propuso a Trussell que sería interesante animar las entrevistas que él tenía en su podcast The Duncan Trussell Family Hour. Trasladaron los diálogos, crearon a un protagonista carismático y curioso y dejaron volar su imaginación; el resultado fueron ocho capítulos con moralejas, verdades muy crudas y reflexiones introspectivas en mundos paralelos. 

La casa de papel 

La aclamada serie española que suma más de 34 millones de espectadores a nivel mundial llegó durante el encierro para ofrecerle a sus fanáticos una nueva entrega de esta historia de robos llena de planes complejos y acción. Desde que se ha convertido en un fenómeno, La casa de papel ha entrado en la cultura popular y se ha posicionado como la serie hablada en español más vista en el mundo. En su estreno se ubicó en la segunda posición de espectadores solo superada por Juego de tronos.

En esta temporada continúa con su narrativa dinámica con saltos entre pasado y presente, que no dejan que el espectador conozca a ciencia cierta qué pasará después y así ir desarrollando la trama sin dar mucha información por adelantado. Aunque la serie conserva esos momentos para el humor y las relaciones amorosas sin perder su esencia ni el foco del espectador, personajes entrañables, su ritmo frenético y el cuidado del equipo creativo en la construcción de esta serie hace que se vuelva una de las imperdibles del año y más en los tiempos que corren.

Homecoming

Si no has visto la primera temporada de Homecoming, tranquilo, puedes empezar por la segunda, ya tendrás tiempo para recuperar la memoria de la mano de Janelle Monáe. En esta inquietante saga la intriga corporativa se cruza con el estrés postraumatico y una sutil vertiente de la ciencia ficción. Esa vertiente no está signada en naves espaciales y pendejadas que tiran rayos láser, sino en esas mismas preguntas elementales que hacen avanzar la ciencia. Vainas como ¿y si pudiéramos sintetizar una droga que nos ayude a olvidar? Y le da una respuesta de escala política, al plantear que al ejército le encantaría proporcionársela a los soldados que obliga a masacrar pueblos indefensos en todo el mundo, para que se sientan más contentos. Homecoming es sencilla, poderosa y probablemente sea la serie más “bellamente” filmada de la temporada, se da parejo con Better Call Saul.  

Hollywood

Hollywood funciona como un reclamo a la historia y una efectiva forma de deconstruir el mito para refundarlo. La serie viene de la mente de Ryan Murphy y no tiene ningún miedo al retratar a Hollywood como un lugar perverso, en cierta forma es una carta de amor a un amante dominante, abusivo y con rasgos de enfermedad mental. Esa carta incluye un retrato ficcionado, en el que se le atribuyen características que nunca tuvo. 

Mas en materia, para quienes no han tenido el placer: sigue las aventuras de un joven soldado que piensa que su atractivo físico puede convertirlo en la próxima estrella de Hollywood, y lo logra. Pero primero tiene que pasar por una estación de gasolina, en donde aprenderá a ejercer el oficio mas antiguo del mundo, satisfaciendo a mujeres solitarias y acercándose a la soledad de algunos hombres que aman a otros hombres. La serie tiene el mismo respeto que tiene Tarantino por la historia en Once Upon a Time In Hollywood o Inglorious Bastards, esta vez las víctimas no son el Clan Manson o la primera plana del ejército nazi. Murphy se encarga de darle su merecido, en tono de cuento de hadas a la xenofobia, el racismo, el machismo y a ciertos lugares comunes. 

The English Game

“Solo los caballeros han levantado la copa; hombres de escuelas prestigiosas, con ropa fina y buenas vidas”, anticipa el tráiler de The English Game. Y así era en 1879, cuando apenas se estaban creando las reglas del deporte que reina al mundo: el fútbol. La FA Cup fue la primera competición en la que se midieron los ingleses (los creadores del juego), pero la burguesía era la que mandaba. Justamente esa lucha de clases es el núcleo de The English Game, que busca retratar cómo el fútbol pasó de ser un deporte de la élite a ser un deporte enteramente popular. La sociedad británica no sería nada sin el fútbol, y adentrarse en su origen es explorar una cultura que se construyó tanto desde las familias intocables como desde los grandes mercenarios. 

Brockmire

Es el fin del mundo como lo conocemos y me siento…¿emocionado? La comedia de Hank Azaria salta hasta el año 2030 para su última temporada, presentando un futuro preapocalíptico que es horroroso pero tranquilizador.

Por un lado, es un tiempo en el que el planeta fue arrasado por el cambio climático y la inequidad económica ha crecido tanto que hasta los jugadores profesionales de béisbol, temática central de la serie, protagonizan comerciales ofreciendo eutanasia a la gente para que sus órganos sean una salida para pagar sus préstamos; por el otro lado, el béisbol se sigue jugando, más o menos, con Jim Brockmire como comisionado que hizo de todo para poder salvar el deporte, y por extensión, el país. Trágica y cómica, el icónico actor de la serie Law & Order, Jerry Orbach, la definió así: “Imagina si un pan de centeno tuviera vida y empieza a arrestar a todo el mundo”.

After Life

Ricky Gervais es un genio de la comedia. En una misma escena puede ponernos a chillar y luego hacernos morir de la risa. Ese equilibrio entre el drama y la comedia es el punto más fuerte de After Life. Si en la primera temporada vimos a Tony (Gervais) en el punto más bajo de su depresión por la muerte de su esposa, en la segunda entrega sale de ese hoyo para buscar una razón por la cual vivir y dejarnos una sonrisa en plena cuarentena.

Normal People

Un chico conoce a una chica. Él la ama pero lo arruina todo. Empiezan a reconectarse como amigos y como amantes a medida que se convierten en adultos. No, a grandes trazos el bestseller de Sally Rooney, donde se enamoran Conell (Paul Mescal), un deportista convertido a escritor de un pequeño pueblo de Irlanda, y su compañera de clases Marianne (Daisy edgar-Jones), nerd convertida a chica popular, no es nada nuevo.

Pero la ejecución de Rooney y sus colaboradores (incluyendo los directores Lenny Abrahamson y Hettie Macdonald) hace que Normal People se sienta especialmente dolorosa en esta pareja, su profunda conexión (la respiración entre dos personas nunca fue tan importante en un programa de televisión) y las razones para que el “felices por siempre” siga siendo tan esquivo, íntimo e inolvidable.

Girls from Ipanema – Coisa Mais Linda

Aceptémoslo, alguna vez en nuestra vida todos hemos caído en las garras de una telenovela. Bueno, pues estas garras son más como unas manos suaves que hacen una caricia gentil mientras susurran algo (en portugués) a un cuerpo inmóvil que yace a la orilla de una playa de Rio de Janeiro. Esta serie original brasilera se sitúa a finales de los años cincuenta. En su primera temporada nos llevó a encontrar a Malú, una mujer engañada por su desaparecido esposo, ella decide tomar las riendas del negocio que este decía regentar, para convertirlo en un club de música en donde el invitado de honor cada noche será el bossa nova. Los melómanos que disfrutan las sonoridades del gigante latinoamericano encontraran un oasis en momentos musicales que logran robar el aliento, aunque también habrá drama, romance, todas esas cosas. Algunos viejos clichés del enamoramiento y algunos nuevos clichés insertados en un interesante momento histórico en el que se contraponen contradicciones raciales, sociales y de género.

The Good Place

Al igual que Bojack Horseman, The Good Place solamente sacó unos cuantos episodios este año para culminar su transmisión. Estos resultaron por ser las entregas más nobles, graciosas y esperanzadoras de esta increíble serie, mientras el equipo encontraba la manera de arreglar el más allá y de hacer de la realidad algo más justo y alegre (¡si tan solo arreglar nuestro mundo fuese así de sencillo!). Si necesitas un momento para procesar la última escena, que de algún modo resumió el significado de la vida con la frase “no te aceleres”, podemos esperar hasta que estés listo.