fbpx

Lecciones tras evitar el apocalipsis, una conversación con Lisa Vicaris (Martha) de Dark

Hablamos con la protagonista de la serie alemana sobre su experiencia en el show y el impacto que ha tenido más allá de su país
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Lisa Vicaris interpretó a Martha en dos universos.

Cortesía Netflix

Dark se ha convertido en una serie atípica para Alemania. Antes de su éxito internacional, la televisión germana no había tenido la misma repercusión que en el cine, con películas como Toni Erdmann, La caída o Adiós a Lenin. Sin embargo, desde que Netflix se la jugó con su primera producción alemana en este drama familiar de ciencia ficción, otros shows como Das Boot, Unorthodox y How to Sell Drugs Online (Fast) han tenido una buena recepción más allá de las fronteras de los cuatro veces campeones del mundo en fútbol.

En su tercera temporada, Dark se despidió con un cierre en el que sus creadores Baran bo Odar y Jantje Friese llenaron los huecos que desde hace tres años eran una fuente de teorías sobre Winden. Martha, el personaje interpretado por Lisa Vicaris, terminó siendo fundamental para desenredar esta trama de viajes en el tiempo, universos paralelos y apocalipsis. Después de ver el éxito a nivel mundial y de digerir las reacciones de los fanáticos con el final de la serie, Vicaris habló con ROLLING STONE desde el sur de Alemania, donde está pasando vacaciones en la casa de sus papás, para contarnos sobre su experiencia en el show y la industria de la televisión en su país. A diferencia de Martha, Lisa sí ríe con frecuencia.

Entre la serie y la pandemia, las últimas semanas debieron ser algo intensas para ti.

Sí, con el coronavirus y la pandemia ya había suficiente locura. El lanzamiento de Dark fue muy emocionante, pero es también raro verlo estando en cuarentena. Es algo complejo porque la serie ha tenido un éxito internacional importante, aunque el mundo en este momento no está muy “conectado”. Es una mezcla interesante.

Hablando del show, ¿cómo te fueron revelando la historia de Dark?

Básicamente nos daban los guiones de la temporada, es decir, cuando hacíamos la primera parte ya sabíamos qué iba a pasar, pero no cómo iba a continuar ni que iba a pasar con los personajes. Después de la segunda temporada teníamos mucha curiosidad por saber qué iba a pasar en la tercera, pero no nos decían nada [risas]. Nos daban pistas pequeñas, pero nos enterábamos con el libreto. Cuando estábamos llegando al final, todo el equipo estaba leyendo el guion un fin de semana, regresamos al set y no parábamos de hablar sobre ese cierre. 

¿Cuál fue la revelación que más te sorprendió?

Uno de los momentos que me voló la cabeza fue cuando descubrí que Charlotte es la hija de Elisabeth y viceversa, la gran pregunta del huevo y gallina. Eso fue un giro impresionante. Pero toda la serie fue así.

¿Tenían sus propias teorías entre el elenco?

Más o menos. Nos inventábamos cosas, pero ninguno adivinó, todos estuvimos equivocados [risas]. Entre los fanáticos habían muchas teorías, pero igual no teníamos ni idea y tampoco le atinaron. Es que es muy compleja, eso es lo bueno de la serie, que es muy difícil de predecir. Habían algunas teorías interesantes, pero en un punto me di cuenta que nunca iba a poder saber lo que iba a suceder.

¿Qué teorías tenían o de las que viste en Internet cuál te llamó la atención?

Ahorita no me acuerdo, no eran cosas muy específicas. Pasé tanto tiempo con la historia original que ya se me olvidó lo que pensaba al principio [risas]. Pero me gustaba leer las teorías de los fanáticos, habían cosas muy interesantes. Me acuerdo de una que decía que Adán era Gretchen, la perrita de Claudia, esa me pareció muy chistosa [risas]. Habían unas muy buenas y otras que [grita], no sé, me dejaban pensando [risas].

Después de estos años de grabar la serie, ver las teorías de los fanáticos, las reacciones en las últimas semanas con el final, ¿cómo ves toda esta experiencia con Dark?

Primero que todo, estoy muy agradecida de poder hacer parte de algo tan especial. Me di cuenta de que esto era algo distinto mientras estábamos grabando, todo era increíble. Sobre todo para un proyecto aleman, es difícil compararlo con otro show que tuviera tanta repercusión a nivel internacional. Es que es muy loco, todavía no comprendo el impacto que tuvo. Mucha gente la vio.

Jonas (Louis Hofmann) y Martha (Vicaris), en la tercera temporada de Dark. Cortesía Netflix

Unos años atrás, cuando empezaste a grabar la serie, ¿te imaginaste que iba a ser tan grande, que terminarías haciendo una entrevista con un periodista colombiano al otro lado del mundo?

[Risas] No. Sabía que la historia y el guion eran muy buenos, excepcionales, y luego me enteré que Netflix había dicho que había tenido un alcance mundial. Es que era la primera serie alemana de ellos, entonces no teníamos con qué compararlo. 

Es una locura pensarlo, es una sensación rara porque estoy acá sentada en Alemania, y pienso que personas de todo el planeta la vieron, y estoy hablando contigo al otro lado el mundo. No me cabe en la cabeza que tanta gente haya visto la serie y les gustó, es raro, pero me encanta, es genial. Es algo que nadie esperaba porque es totalmente nuevo.

Es interesante lo que dices porque en los últimos años hay varias series alemanas que han tenido una buena recepción internacional, como Das Boot, Unorthodox o How to Sell Drugs Online (Fast). Siendo una actriz joven, ¿cómo ves la industria de la televisión en tu país?

Me parece que en este momento está cambiando. Los alemanes somos muy duros con nuestro cine y nuestra televisión, solemos creer que los proyectos son malos. De algún modo, en la cultura alemana no nos gustan nuestro productos. Pero con los servicios streaming esto ha cambiado porque hay nuevas posibilidades, nuevos creadores, nuevos cineastas que están teniendo la oportunidad de hacer lo que quieren. Creo que incluso pueden ser más creativos porque también hay más formas de conseguir recursos. Estamos pasando por un cambio muy bueno y es genial ver que los directores alemanes tienen plataformas para mostrar su punto de vista.

Volviendo a la serie, Dark es un show oscuro y emocionalmente denso, únicamente sonríes como cuatro o cinco veces en las tres temporadas. Durante las grabaciones, ¿qué tan difícil era mantener esa misma energía de un show con un tanto peso en lo emocional?

Es todo un reto estar en ese estado emocional por tanto tiempo, por tantos días, grabamos durante seis meses. Louis [Hofmann, quien interpreta a Jonas] y yo lloramos muchas veces, pero en realidad es muy divertido porque puedes permitirte estas emociones. Lo que hicimos está muy relacionado con lo que hizo el director, que siempre mantenía la energía por lo alto, hacía muchos chistes, entre las escenas siempre estábamos riendo. Nos concentrábamos, obviamente, pero también la pasamos muy rico. 

Esa misma energía que siempre estaba arriba, luego la puedes utilizar, por ejemplo, en una escena muy triste. Al final las dos son emociones intensas que tienen una conexión extraña, llorar y reír tienen cosas similares.

¿Cuál fue la última escena que grabaron?

El final, la última escena de Jonas y Martha. Ese fue el último día de grabación.

¿Cómo recuerdas esa última grabación?

Fue muy emotivo, hasta mágico. Como era nuestro último día todos estaban nostálgicos, “No volveremos a grabar Dark. Nunca. Jamás” [risas]. Y además era una escena súper emotiva, si la viste seguramente te diste cuenta por qué tenía que ser lo último por grabar. De hecho, creo que fue el director el que quiso que eso quedara para el final, tuvo que cambiar el horario y todo. 

Después, ya lo último que hicimos con Louis, estábamos de pie como a 100 metros de la cámara para una toma abierta, y escuchamos, “Corte, bueno, gracias” [risas]. Caminos de vuelta con todo el equipo y empecé a llorar, y luego Louis también, y todos lloraban. Era de noche, habían estrellas fugaces por todos lados, hicimos una fogata y fue una locura. Habían muchas emociones.