fbpx

Los Croods 2: Una Nueva Era

La recordada familia de las cavernas se encuentra con otra familia mucho más moderna y sofisticada, en una divertida continuación que goza de las voces de un maravilloso elenco de actores y de un bello trabajo de animación
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Joel Crawford /

Con las voces de Nicolas Cage, Emma Stone, Ryan Reynolds, Katherine Keener, Leslie Mann, Peter Dinklage

Cortesía de Universal

En el 2005, John Cleese (el célebre integrante de Monty Python) y Kirk DeMicco (el director de la terrible cinta animada Space Chimps), unieron sus fuerzas para trabajar en la adaptación del libro de Roal Dahl, The Twits. De este proyecto que nunca vio la luz, surgió la idea de Los Croods, una especie de actualización de Los Picapiedra, en la que una familia de cavernícolas sirve para representar las problemáticas de una familia actual. La película del 2013 fue todo un éxito de taquilla y el proyecto de una secuela ser inició de una manera casi inmediata. Sin embargo, diversos factores llevaron a que la segunda parte de Los Croods terminara convirtiéndose en realidad siete años más tarde. 

¿Valió la pena la espera? La verdad es que sí. Los Croods: Una nueva era goza de un nuevo director en Joel Crawford, cuyo trabajo previo fue un bonito especial navideño de Los Trolls, otra de las franquicias de los estudios DreamWorks, ya que DeMicco se encuentra inmerso en Vivo, la película musical animada basada en las composiciones de Lin-Manuel Miranda.

Crawford logra hacer una secuela mucho más graciosa que la versión original, en donde se nos muestra a nuestra agreste y divertida familia de cavernícolas conocer a los Betterman, una familia mucho más avanzada y sofisticada que ellos, en lo que bien podría pensarse como una adaptación libre del clásico especial de televisión en el que Los Picapiedra conocieron a Los Supersónicos.

Los Betterman son una familia conformada por el padre Phil (un divertido Peter Dinklage), la madre Hope (una más divertida aún Leslie Mann) y su hija Dawn (Kelly Marie Tran de Star Wars como una maravillosa preadolescente). Nos enteraremos que ellos fueron la familia adoptiva de Guy (Ryan Reynolds), el novio huérfano de Eep (la adorable pelirroja encarnada por Emma Stone). También conoceremos su hogar, el cual exige unas costumbres mucho más civilizadas y cuidadosas que las que poseen los Croods.

Pero lo que hace de esta secuela toda una delicia (además de un bello trabajo de animación), es que deja las lecciones morales a un lado, para hacernos reír con toda una serie de situaciones, que nunca degeneran en el frenetismo ruidoso de muchas otras cintas animadas. 

Nicolas Cage sigue estando en su punto como Grug, el padre sobreprotector. Catherine Keener sigue siendo esa madre de armas tomar conocida como Uga. Y la recientemente fallecida Cloris Leachman, nos entrega una maravillosa última actuación, aportando su voz a la abuela del clan. 

Puede que la historia sobre un grupo de monos que se comunican con puños y un simio gigante amante de las bananas, sea demasiado traída de los cabellos. Pero ver a las mujeres de las familias Grood y Betterman convertirse en un grupo de mujeres amazonas dispuestas a rescatar a los hombres de sus respectivas familias, es tan apoteósico como divertido. 

Ojalá no tengamos que esperar siete años más para una tercera parte (existe una serie animada para Netflix que es mejor evitar). Y esperemos que, si llega una nueva secuela, sea de la misma calidad de esta.