fbpx

Más allá de la luna

Aunque esta nueva cinta animada obedece a las estructuras típicas del cine infantil, su mensaje sobre la inevitabilidad de la muerte, su colorido y gran belleza formal, la convierten en un trabajo encantador
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Glen Keane, John Kahrs /

Con las voces de Cathy Ang, Sandra Oh, Brycen Hall, Ruthie Ann Miles, John Cho

Cortesía de Netflix

Audrey Wells, la autora de las comedias románticas The Truth About Cats And Dogs y Under The Tuscan Sun, tuvo la idea junto a la productora Janet Yang (The Joy Luck Club, The People vs. Larry Flynt), de actualizar un mito de origen chino y convertirlo en una cinta infantil animada.  El resultado es Over The Moon, un trabajo de hermosa factura y muy divertido, que está dedicado a la memoria de Wells, quien fallecería el 4 de octubre de 2018, víctima del cáncer, dejando a una hija al cuidado de su padre.

La historia de Wells, la cual bebe de las estructuras narrativas tradicionales de las películas animadas de Disney, así como de su propia biografía (lo cual convierte a Over The Moon en un trabajo sobrecogedor), gira en torno a Fei Fei (Cathy Ang), una niña que ha perdido a su mamá por el cáncer y cuyo padre (John Cho) ha conocido a una nueva mujer en su vida. Cuando era pequeña, su madre (Ruthie Ann Miles) le contó la leyenda de Chang’e, una diosa quien, supuestamente, está esperando a su amado Houyi en la luna. El relato ha estado siempre en el corazón de Fei Fei, ya que su familia preparaba unos pasteles especiales para la celebración del Festival Lunar que se lleva a cabo cada año al interior de la comunidad china.  

Fei Fei, quien está convencida de que la leyenda es real, es una chica inteligente y amante de la física, que tiene como compañera a una conejita llamada Bungee, un regalo de su madre antes de morir. Sin embargo, ella se muestra reacia a aceptar a la Señora Zhong (Sandra Oh), la nueva novia de su padre, y a su pequeño hijo, producto de una relación anterior. El niño en cuestión es Chin (Robert G. Chiu), un chico hiperactivo, alegre y de buen corazón, obsesionado con el ping pong y con atravesar paredes, dueño de un simpático sapo mascota.     

Como si se tratara de una mezcla entre Un viaje a la luna de Georges Méliès, Alicia en el país de las maravillas de Lewis Carroll y El mago de Oz de L. Frank Baum, la chica y su conejita emprenden una misión, la cual consiste en ir a la luna y demostrarle a su padre (y de paso, a sus abuelos y tías) la veracidad de la leyenda de Chang’e, para que así su padre se aleje de la Señora Zhong por respeto a su madre. Sobra decir que Chin termina acompañando a su futura hermanastra colándose como un polizonte en la nave fabricada por Fei Fei.

Es así que los dos logran llegar a la luna, y se encuentran con Chang’e (Phillipa Soo), una mujer con aires de cantante de K-Pop, que le pide a Fei Fei un regalo que le permitirá encontrarse por fin con su amado Houyi. La búsqueda del misterioso regalo, será el detonante para las varias aventuras de los niños, a las que se une un perro fluorescente y de lengua prensil llamado Gobi (Ken Jeong), y adornadas con unos bonitos números musicales compuestos por Christopher Curtis, Marjorie Duffield y Helen Park (quien, por cierto, es la autora del musical de Broadway K-Pop).  

Pese a que Over The Moon sufre del síndrome “¡No puedo creer que esta cinta no sea de Disney!”, es imposible no quedar fascinado con sus personajes, con la belleza de su animación y con el mensaje que Audrey Wells le dejó a su familia y a los niños del mundo. El hermoso libro de Leonard Maltin, Illuminating The Journey, publicado al mismo tiempo que el estreno de la cinta por Netflix, es un magnífico complemento a esta historia entrañable cuya fuente de inspiración es tan conmovedora como la canción que Chang’e le canta a Fei Fei al final de la película.