fbpx

Method Man quiere conquistar la televisión

Hablamos con el rapero sobre su papel en la serie Power Book II: Ghost
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Method Man como Davis Maclean.

Fotografía por Jojo Whilden

A Method Man no hace falta hacerle una presentación. Es una de las caras más conocidas de Wu-Tang Clan, el grupo/colectivo de hip hop que desde mediados de los 90 es toda una institución del rap. Con su debut como solista, Tical de 1994, terminó de armarse su corona a punta de rimas, y en 1996 ganó el Grammy a mejor interpretación R&B por I’ll Be There For You/ You’re All I Need to Get By, su colaboración con Mary J. Blige.

En 1996 dio el salta a la actuación, empezando con un papel en el que se interpretaba a él mismo en la película The Great White Hype. Con roles pequeños, poco a poco fue apareciendo en diferentes cintas y series, pero fue en The Wire que tuvo que subir el nivel y ponerse serio.

Este año regresa a la pantalla chica con Power Book II: Ghost, la secuela de Power, que tuvo a Curtis Jackson, mejor conocido como 50 Cent, entre sus protagonistas y que a lo largo de sus seis temporadas recibió los aplausos de la crítica, mientras la audiencia crecía y crecía en Estados Unidos.

Esta nueva serie tiene a 50 Cent como productor, mientras que Method Man interpreta a Davis Maclean, un abogado que termina enredado en medio de los problemas legales de Tariq St. Patrick (Michael Rainey Jr.) tras el final de Power. Naturi Naughton y Mary J. Blige completan el elenco principal de Power Book II: Ghost, que será estrenada el próximo 6 de septiembre en la plataforma de Starzplay.

Desde su casa, donde se mantiene “lejos de todos, no quiero estar enfermo”, Method Man nos contó de su experiencia en este nuevo show.

¿Qué tan cercano había sido a Power antes de obtener el papel de Davis?

Definitivamente soy un fan, algunas personas que están en el show son amigos míos. La vi desde la primera temporada, pero no vi la sexta, la verdad no quise hacerlo. Cuando obtuve el papel dije que no quería saber qué estaba pasando por acá, quería llegar con la mente en blanco y una perspectiva fresca, como le pasa a este abogado en la serie.

¿Cómo fue el proceso para obtener el papel de Davis McLean?

Me mandaron el guion y una vez me consideraron para la serie dije, “Sí, voy a matar algo, déjenme ser el tipo malo”. Pero resultó que el papel era para interpretar un abogado. Creí que iba a ser aburrido, pero luego pensé, “¿Sabe qué? Me están mostrando, por primera vez, que sienten que tengo el talento y la experiencia para interpretar este personaje. Y también quieren a alguien apuesto”. Fui a la audición y obtuve el rol. Estaba sorprendido porque nunca había actuado de abogado, he estado en juzgados con abogados, pero nunca he hecho algo como esto.

¿Fue un reto interpretar a un abogado?

No, la verdad no. Tenía a mucha gente a mi alrededor que me ayudó a entender ciertas cosas. También tenía Google. Cada vez que no entendía algo podía buscar o preguntarle a las personas que sí saben del tema. Luego le daba una nueva perspectiva para que todo fuera más fácil.

¿Cómo describiría a Davis McLean, sus motivaciones o la forma en la que actúa en la serie?

Davis McLean es un abogado muy caro y muy bueno, por eso le pagan tanto dinero. Pero su obsesión no es la plata, no son las mujeres, no es el sistema, es ganar. Yo digo que está tan obsesionado con ganar como lo está Donald Trump, pero no tiene una personalidad como la suya. No es tan narcisista como Trump, puede serlo, pero, al final del día, es un buen tipo.

¿Qué opina de la relación de Davis con Tariq? Porque creo que es bastante interesante que él es un abogado importante y termina en este desastre porque un niño que vino de la nada lo estaba buscando.

Desde el comienzo le resulta familiar y en realidad nunca daría una cita a este niño. Lo que de verdad llamó su atención fue que es el hijo de Ghost. Para mí, lo primero que me pasó por mi cabeza fue el dinero. Si puedes pagar, podemos hablar, esa fue mi relación con Tariq. ¿Me preocupa lo que pase con este niño?, la verdad es que no. ¿Me importa si puede pagarme?, eso sí.

Lo interesante de los abogados en las series y películas es cómo juegan con la moralidad y la ética. Hay unos corruptos que son los peor y luego están estos que tienen un corazón de oro ¿Dónde se ubica Davis en este espectro de la ética y la moralidad?

La brújula moral no puede existir en un abogado, su única tarea es que el cliente termine en su casa u obtener el mejor arreglo posible, no importa cuántas herramientas hagan falta para lograrlo. Entonces algo como la brújula moral no existe, lo único que importa es ganar, puede que no sea una victoria bonita, pero es una victoria.

También se necesitan ciertas habilidades para hacer música e interpretar ciertos papeles…

No puedes hacer las dos cosas al mismo tiempo. Y lo sé porque lo intenté. Esto es algo a lo que me comprometo a tiempo completo. Tenía el compromiso de actuar y ha funcionado para mí. Algunas personas no son tan afortunadas, hay personas que hacen esto toda su vida y nunca tienen esa gran oportunidad. Yo he tenido mucha suerte. La música siempre será mi primer amor, ahora hago música porque quiero, no porque tengo que hacerlo.

Estaba viendo una entrevista con 50 Cent y decía que para él Power era importante porque en el panorama de las series no hay muchos personajes protagónicos latinos o afro. ¿Cree que series como Power ayudan en esta lucha contra el racismo?

Honestamente, Power es solo una serie para televisión, al final del día no creo que esté peleando contra nada. El racismo es algo más grande y hay gente que puede hablar de forma más elocuente de lo que yo puedo hacerlo. Para mí, todos deben ser tratados de la misma forma, me importa un carajo de dónde vengan o cuál sea el contexto.

Usted empezó a actuar a mediados de los 90, ¿cómo fueron para esos primeros pasos en la actuación?

Son ofertas que llegan cuando logras estar a cierto nivel en la música. En mi primer papel tuve que hacer de mí mismo en The Great White Hype, ahí conocí a Samuel L. Jackson, Damon Wayans y Peter Berg. Desde ahí fue como una bola de nieve. Después me llamaron para One Eight Seven con Samuel L. Jackson y Copland con Peter Berg. No me lo había tomado en serio hasta que empecé a actuar en The Wire de HBO, ahí fue cuando cambié el chip. Dormía en el set para llegar a tiempo, no me veía muy bien, así que aprendí lecciones valiosas en esa experiencia.

50 Cent empezó a actuar y ahora es productor de Power Book II: Ghost, ¿usted está interesado en ir más allá de la actuación, para producir o a hacer algo más en la industria cinematográfica?

Hay un llamado a producir porque hay muchas historias que solo nosotros podemos contar. Solo voy a decir que las historias son mejores si se cuentan desde la perspectiva de la gente que las vive. Esa es la razón por la que yo amaría producir, jugármela y contar la historia de la forma que se supone que debe ser contada.