fbpx

Mucho, mucho amor: la leyenda de Walter Mercado

Un documental acerca de esa irresistible figura que en la década de los noventa nos hablaba de los astros y de nuestro porvenir por la televisión.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Cristina Costantini, Kareem Tabsch /

Walter Mercado, el “Liberace de la astrología”, nos cuenta sobre sus triunfos y fracasos, así como de su filosofía de vida, en un fascinante documental que sirve como testamento.

Cortesía de Netflix

Los años cincuenta tuvieron a Liberace, los sesenta a Candy Darling, los setenta a Divine, y los ochenta a Boy George: unas figuras andróginas de un irresistible carisma y atractivo, que ayudaron a derrumbar los muros de la homofobia y los prejuicios. Pero quizás el más surrealista de todos fue Walter Mercado, quien en los años noventa hipnotizó a los televidentes de habla hispana con sus rimbombantes predicciones astrológicas cargadas de drama, estética kitsch, optimismo y mucho, mucho amor.   

Los documentalistas Cristina Costantini (Science Fair) y Kareem Tabsch (The Last Resort), unen sus fuerzas para contar la fascinante historia de este actor, bailarín y astrólogo puertorriqueño en la película Mucho, mucho amor: La leyenda de Walter Mercado, la cual cuenta con el testimonio de su propio protagonista (Mercado fallecería en el 2019 de una insuficiencia renal a la edad de 87 años, meses después de la realización del documental). 

El documental nos cuenta sobre la humilde niñez de Walter, su inicio como actor de teatro y de telenovelas, la tremenda popularidad que obtuvo gracias a sus segmentos y luego programas enteros de televisión dedicados a sus predicciones astrológicas, la dedicación absoluta de su compañero y asistente Willy Acosta (piensen en Acosta como un personaje similar al “Alfred” de Batman), el apoderamiento de su exmánager Bill Bakula de su nombre e imagen (lo que llevó a su separación, a una serie de amargas demandas y a la desaparición de Walter Mercado de los medios). 

Del mismo modo, se intentan tocar aspectos polémicos y oscuros de la vida del astrólogo, como lo fueron la controversia causada por las “líneas psíquicas”, el abuso del bótox y las cirugías plásticas (a lo que Mercado se refiere como “pequeños ajustes”), su asexualidad (Willy niega haber sido su amante y Mercado nos hace sospechar de su virginidad  afirmando que él le “hace el amor al mundo” y no a una persona), así como las imitaciones y burlas homofóbicas del que fue víctima (el comediante Eugenio Derbez fue uno de los que más se burló de él en la televisión mexicana). Es una lástima que el documental evite tocar la relación que Mercado mantuvo por años con la actriz y bailarina brasilera Mariette Detotto.             

Pese a que el documental cae en el terreno de los lugares comunes (la historia de una persona de origen humilde que asciende a la fama, que cae víctima de traiciones y malas decisiones, pero que al final hace un regreso triunfal), y se acerca peligrosamente a la idealización, el sensacionalismo y el anecdotismo superficial de productos como The E! True Hollywood Story, lo cierto es que el carisma y el magnetismo de Walter Mercado (una especie de mezcla entre Michael Jackson, Liberace y el hada madrina de Cenicienta), hacen de este trabajo algo fascinante e irresistible.