fbpx

Mulan

Atrás quedaron las canciones tiernas y los animalitos graciosos. La nueva Mulan es toda una mujer luchadora y empoderada.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Niki Caro /

Liu Yifei, Donnie Yen, Gong Li, Jet Li, Jason Scott Lee, Tzi Ma, Rosalind Chao

Cortesía Disney +

Luego de posponer una y otra vez su estreno debido a la pandemia, los estudios Disney decidieron presentar la esperada nueva versión de Mulan en su plataforma de streaming. ¿Esto afecta la experiencia de verla? A excepción de aquellos que poseen un televisor de más de 100 pulgadas y un teatro en casa de última generación, la respuesta es sí. Esta película merecía verse en una sala de cine.     

Ahora bien, ¿Es esta versión no animada de Mulan un producto de calidad, como lo fueron las versiones en acción real de El libro de la selva o Mi amigo el dragón? O, por el contrario, ¿terminó siendo un producto mediocre e innecesario como lo fueron las “nuevas entregas” de El rey león y Aladdin? La respuesta es ni lo uno ni lo otro. 

Esta película, basada en el poema chino La balada de Fa Mu Lan del siglo VI, y en la cinta animada de Disney de 1998, cuenta con la dirección de la neozelandesa Niki Caro, reconocida por su estupendo trabajo en Whale Rider, una hermosa cinta sobre una niña empoderada. Su elenco de actores incluye a las leyendas del cine de artes marciales Jet Li, Donnie Yen y Cheng Pei Pei en papeles secundarios, así como a los destacados actores de origen oriental Gong Li (Raise The Red Lantern), Tzi Ma (Tigertail), Rosalind Chao (The Joy Luck Club), Jason Scott Lee (Dragon: The Legend Of Bruce Lee) y Ming Na-Wen (la actriz que hizo la voz de Mulan en la cinta animada, en una breve aparición). Asimismo, Liu Yifei, quien actuó junto a Jackie Chan y Jet Li en The Forbidden Kingdom (una de las tantas adaptaciones de la leyenda del Rey Mono), es una Mulan más que convincente.

¿Cuáles son las razones por las cuales Mulan cae en el terreno de lo tibio? Primero que todo, una película con un elenco como el que posee, se merecía a un director como Ang Lee o Zhang Yimou, capaces de brindarle una gran belleza y elegancia a los relatos ambientados en la China milenaria. Caro no lo hace mal, pero no le llega a los talones a los directores de El tigre y el dragón, Héroe y La casa de las dagas voladoras.

El público infantil y adolescente puede que se impresione con las secuencias de acción y los vestuarios y paisajes coloridos, pero los más adultos quedaremos insatisfechos con la falta de construcción de personajes y con todas las posibilidades que se podrían desarrollar a partir de la premisa de una mujer haciéndose pasar por hombre, en un ejército de guerreros.    

En esta versión las canciones y el humor se reducen al mínimo (Christina Aguilera interpreta dos temas en los créditos finales, el grillito Cri-Kee es reemplazado por el soldado Cricket y Mushu, el gracioso dragón parlante, es eliminado del todo). Y como la Mulan animada fue criticada en China por su espíritu individualista, esta nueva Mulan nos habla sobre el valor de la familia y de sus compañeros milicianos. También, para evitar cualquier referencia al acoso sexual en el ejército, la relación entre Mulan y su superior Li Shang, aquí se descompone en dos personajes: el correcto y distante comandante Tung (Donnie Yen) y el soldado Honghui (Yoson An), quien se convierte en el interés romántico de la joven guerrera.      

La nueva versión de Mulan está haciendo evidente una tendencia que se puede convertir en la perdición para Disney: dejar de tomar riesgos para sucumbir a los éxitos comprobados, a la obsesión exagerada por lo políticamente correcto y al deseo de agradar a todo el mundo. 

Previous
Next