fbpx

Nomadland

La directora de origen chino Chloé Zhao, continúa sorprendiéndonos con una cinta que, debido a su gran belleza formal, a su profunda melancolía y a su fuerte carga sociopolítica, seguramente se llevara el Premio Óscar a la Mejor película
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Chloé Zhao /

Frances McDormand, David Strathairn, Gay DeForest

Cortesía de Fox

El 31 de enero del 2011, la compañía U.S. Gypsum cerró su planta ubicada en Empire, Nevada, la cual estuvo funcionando por más de 88 años. Como resultado, la ciudad desapareció. 

Esta es la advertencia que da inicio a Nomadland, la tercera película de la directora de origen chino Chloé Zhao y basada en el libro de no ficción de Jessica Bruder, publicado en el 2017, acerca del fenómeno de hombres y mujeres mayores de edad quienes, obligados por la recesión económica de inicios del nuevo milenio, abandonaron su estabilidad para asumir una vida de desarraigo, viajando como nómadas a través de los Estados Unidos, en busca de empleos temporales.

Songs My Brothers Taught Me, el primer largometraje de Zhao, fue un conmovedor trabajo que giraba en torno a la reserva indígena de Pine Ridge. The Rider, su impactante cinta posterior, es casi un documental antropológico que examina a las personas que viven en torno a los rodeos. Nomadland nos muestra a una autora que evoluciona con cada uno de sus trabajos y que evidencia coherencia y cohesión en su corta filmografía: utilización de actores no profesionales, fusión de las estructuras del cine documental y argumental, y un marcado interés por la marginalidad de los Estados Unidos. 

Los únicos dos actores profesionales de Nomadland son una estupenda Frances McDormand, quien interpreta a Fern, una mujer viuda que adopta la opción de la vida nómada, y David Strathairn, quien encarna a Dave, compañero de andanzas de Fern, quien abandonó a su hijo para vivir en la carretera. El resto del elenco está conformado por actores naturales que se interpretan a sí mismos. 

Esta es una cinta de una enorme tristeza y melancolía, que logra transmitir las características de este estilo de vida y a las personas que lo adoptan o que están obligadas a adoptarlo. Nomadland ya obtuvo el León de Oro del Festival de Venecia, el premio BAFTA a la mejor película, así como el Globo de Oro y el AFI. Con sus seis nominaciones a los premios Óscar, es seguro apostarle a esta película y a su actriz principal. Y no es para menos, ya que esta es una gran película que no nos habla de héroes, ni tampoco de perdedores. 

Nomadland es un hermoso retrato de unas personas que tal vez tengan una vida muy diferente a la que tenemos la mayoría de los espectadores. Pero, al final, todos nos veremos de una o de otra forma, reflejados en ellos.