fbpx

Noticias del mundo

Tom Hanks encarna el espíritu de los grandes héroes de las películas del Oeste, en una conmovedora historia sobre un hombre solitario que decide proteger a una niña que ha perdido dos veces a su familia
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Paul Greengrass /

Tom Hanks, Helena Zengel

Cortesía de Netflix

The Searchers, la película de John Ford de 1956 protagonizada por John Wayne, bien puede considerarse como el mejor western de todos los tiempos. Martin Scorsese la considera como un profundo ensayo sobre el odio, Jean-Luc Godard la comparó con La Odisea de Homero, y el crítico Roger Ebert la calificó como una de las más grandes colaboraciones entre un director y su actor.

Ron Howard intentó de una manera infructuosa hacer un digno homenaje a The Searchers con su película The Missing, y David Lean, Sam Peckinpah, Paul Schrader, George Lucas, Steven Spielberg, Win Wenders, Quentin Tarantino y Vince Gilligan (el creador de la serie Breaking Bad) se han obsesionado por esta película hasta el punto que han llegado a copiar descaradamente algunas de sus inolvidables escenas.

Ahora hay que sumar al grupo de fanáticos de The Searchers al británico Paul Greengrass, el talentoso director de Bloody Sunday, United 93, Captain Phillips y tres de las mejores entregas de la saga de Jason Bourne.

Noticias del mundo, su primer Western, es protagonizado por Tom Hanks (en su segundo papel como vaquero, luego de su icónico Woody en Toy Story); y la historia, la cual es una adaptación de la novela homónima de Paulette Jiles, es básicamente una variación de la obra maestra de John Ford.  

Hanks interpreta al capitán Jefferson Kyle Kidd, un veterano de la guerra civil norteamericana quien dejó a su esposa en la ciudad de San Antonio para viajar solo de pueblo en pueblo, para leerle el periódico a las personas interesadas por una módica suma (se infiere que la mayoría de sus clientes son analfabetas o que prefieren escuchar las noticias de boca del capitán).    

La vida solitaria y rutinaria de este hombre se ve interrumpida por un hombre negro que ha sido colgado en un árbol por un grupo de Texanos racistas y por una pequeña niña de cabello rubio (una inolvidable Helena Zengel) que viajaba en la carreta del hombre negro. La niña en cuestión no habla inglés, pero los documentos con los que viajaba le revelan al capitán que ella fue secuestrada por la tribu Kiowa, quienes masacraron cruelmente a su familia conformada por inmigrantes alemanes, cambiándole su nombre original de Johanna Leonberger por el de Cigarra. Al parecer, un grupo de soldados rescataron a la niña y masacraron a su familia adoptiva, convirtiéndola en una doble huérfana.   

El hombre negro se disponía a llevar a Cigarra con los miembros de su familia original, pero su misión fue interrumpida por la violencia. Es así que el Capitán, compadecido por la historia de la niña, decide completar la peligrosa misión. 

En el trayecto, ambos se enfrentarán a los peligros inherentes al salvaje oeste: hombres peligrosos que quieren matar al capitán y quedarse con la hermosa chica; pueblos habitados por gente hostil en donde no hay ley ni orden, caminos peligrosos y tormentas de arena. Mientras tanto, el capitán y la “niña salvaje” conformarán una fuerte relación de padre e hija. 

La música de James Newton Howard y la hermosa fotografía de Dariusz Wolski, ayudan a que la película de Greengrass tome la forma de un Western clásico, y que Hanks se convierta en un actor heredero de la tradición iniciada por los personajes arquetípicos interpretados por John Wayne, Gary Cooper, Alan Ladd, Henry Fonda, james Stewart y, obviamente John Wayne: hombres solitarios, nobles, de sólidos principios y de un pasado oscuro, que de una manera desinteresada protegen y sirven a quienes necesitan de su ayuda.    

Pero Paul Greengrass siempre ha sido un director con un sesgo político. Y es por esta razón, que esta película de corte clásico y ambientada en el Lejano Oeste, nos muestre cómo la discriminación, la violencia y el odio están arraigados en la cultura norteamericana y sin importar el paso de los años, la siguen contaminando y enfermando.