fbpx

Ozzy Osbourne y Liam Gallagher hablan de los estudios Rockfield en un nuevo documental

Rockfield: The Studio on the Farm se estrenará en mayo
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Ozzy Osbourne y Liam Gallagher hablan sobre el legado de los estudios Rockfield en el documental Rockfield: The Studio on the Farm, que será estrenado el 14 de mayo. La cinta contiene entrevistas con Robert Plant, Chris Martin, la familia Ward, el productor John Leckie, Jim Kerr y Charlie Burchill de Simple Minds, entre otros.

El lugar, que originalmente era una granja posteriormente convertida en estudio por los hermanos Kingsley y Charles Ward, es conocido por ser el primer estudio residencial. Ubicado a las afueras de Gales, fue el hogar de agrupaciones como Black Sabbath, Queen, Oasis, Coldplay y muchos más.

Dirigido por Hannah Berryman, el primer clip muestra a Osbourne y a Tony Iommi recordando los ensayos de Paranoid en los 70. “No sabíamos lo que estábamos haciendo. No dijimos, ‘¡Ya sé, inventemos el heavy metal!’. Simplemente pasó”, expresa el príncipe de las tinieblas. Años después la banda regresaría para grabar Tyr (1990) y Dehumanizer (1992).

En el segundo video, Gallagher y Paul ‘Bonehead’ Arthurs conversan sobre la tensión que había dentro de Oasis (como era de esperarse, entre Liam y su hermano Noel), en el estudio mientras grababan (What’s the Story) Morning Glory? (1995). “Mi pregunta era, ‘¿Qué estás haciendo al grabar 900 malditas tomas para hacer un maldito riff de guitarra cuando podrías estar en el maldito pub conmigo?’”, dice.

Para hacer la película, Berryman se inspiró en Muscle Shoals, el documental que relata la historia sobre el afamado estudio en Alabama, Estados Unidos. “Me pregunté cuál sería su equivalente británico”, le dice a ROLLING STONE. “Se me ocurrió Rockfield, así que llamé. No podía creer que la misma familia de granjeros que lo fundó hace 50 años siguiera al mando, que el dueño del lugar y su esposa tuvieran casi 80 años, y que tuvieran la lista de músicos que grabaron allí. Sabía que tenía que hacer esta película”.

Se llevó una gran sorpresa cuando visitó el estudio por primera vez: “No podía creer lo descuidado que estaba. Todavía estaba lleno de animales como vacas, pollos y perros, y la familia vivía allí casi como lo hacía cuando era una granja. Pero los estudios eran increíbles, todos fueron construidos a lo largo del tiempo de una forma muy casera. No éramos ‘los más grandes’ tampoco y la película también se realizó de esta manera, poco a poco, en el transcurso de cinco años. ¡Espero que refleje el espíritu de Rockfield!”.