fbpx

Ruega por nosotros

Jeffrey Dean Morgan continúa sepultando su carrera cinematográfica con una película que prometía el cielo, pero que nos conduce por hora y media a un infierno insoportable
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Evan Spiliotopoulos /

Jeffrey Dean Morgan, Cricket Brown, William Sadler

Cortesía de Sony

La productora Ghost House, fundada por Sam Raimi (autor de la saga legendaria de Evil Dead) y Robert Tapert, han estado detrás de varias cintas genuinamente aterradoras como 30 Days Of Night, Drag Me To Hell y Don’t Breathe. Pero Ruega por nosotros, definitivamente pertenece al grupo de adefesios al que pertenecen Boogeyman, The Messengers y esas horribles versiones norteamericanas de The Grudge.   

Basada en la novela Shrine, publicada por James Herbert en 1983, Ruega por nosotros cuenta la historia del periodista Gerry Fenn (Jeffrey Dean Morgan), un hombre quien al mejor estilo de Kolchiak, se dedica a cubrir eventos paranormales para un periódico sensacionalista. Unas supuestas vacas marcadas lo llevan a visitar a Benfield, un pequeño poblado de Boston, y allí por casualidad se encuentra una muñeca del siglo XIX. Aquí comienzan los problemas de lógica: El periodista que se queja de sus dificultades económicas, rompe la antigüedad para tomar unas fotos y crear una noticia más espeluznante que la de las vacas. ¿Cuánto podría costar una muñeca de 1845 en perfectas condiciones en una tienda de antigüedades? Al parecer, el alcohol ha acabado con las pocas neuronas que le quedaban a nuestro protagonista. 

La muñeca rota dejó escapar al espíritu de una mujer acusada de brujería y quien fuera ahorcada por las autoridades de la Iglesia de la época. Ahora, este espíritu maléfico y satánico se hace pasar por la Virgen María y se le aparece a Alice (Cricket Brown), una chica sorda quien repentinamente recupera el habla y la audición y que comienza a realizar milagros en nombre de la Virgen. Pero detrás de ello está el oscuro plan del espíritu de la bruja por apoderarse del alma de los creyentes. 

A quienes tuvimos la traumática experiencia de ver en el 2008 la comedia romántica The Accidental Husband (una de las peores películas en la historia del cine), no se nos hace extraño que el actor de The Walking Dead participe en un esperpento como lo es Ruega por nosotros. Duele más que veteranos como William Sadler y Cary Elwes también hagan parte de este indigesto aquelarre que intenta emular infructuosamente a El conjuro. Roguemos porque no se le ocurra a Raimi y a Tapert hacer una secuela de esta aberración demoníaca.