fbpx

Selena Gomez, Steve Martin y John Hoffman intentan resolver un misterio en: Only Murders in the Building

Parodiando un podcast de crimen, estos vecinos están decididos a descubrir al culpable de un delito
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

“Deberíamos hacer nuestro propio podcast”, sugiere Oliver (Martin Short) a Charles (Steve Martin) y Mabel (Selena Gómez). “Estoy seguro de que todo podcaster de crímenes desearía estar en el caso desde el principio”.

Los personajes centrales de la nueva y maravillosa comedia de Hulu Solo asesinatos en el edificio, estos tres lo sabrían todo. Son vecinos de un caro complejo de apartamentos de Manhattan que nunca han tenido mucho que decirse hasta que descubren dos cosas en rápida sucesión: Una, que están enganchados al mismo podcast de crímenes (el serial All Is Not Okay In Oklahoma, cuya presentadora es Tina Fey); y dos, que la muerte de un vecino puede no ser el suicidio que la policía ha dado por hecho. Así que el trío decide combinar sus habilidades creativas: Oliver es un director de teatro desempleado, Charles es la antigua estrella de un programa de policías de los noventa llamado Brazzos, y Mabel es una artista que busca un propósito mientras renueva el apartamento de su tía; con su amor por este tipo de programas, deciden convertirse en detectives aficionados, y quizás en superestrellas virales.

La premisa de Only Murders in the Building es adictivamente sencilla. Si los creadores, Steve Martin y John Hoffman, se conformaran con hacer reír al público, burlándose de los podcasts de criminalísticos y de la gente que se obsesiona con ellos, ya sería una de las mayores delicias televisivas de este año. Entre la comedia característica del mundo podcast (un policía exasperado, interpretado por Da’Vine Joy Randolph, responde a sus preguntas cuestionando: “Maldita sea, ¿A qué puto podcast están siguiendo?”); los insultos entre Charles y Oliver (Oliver compara la narración del podcast de Charles con “un documental de Ken Burns sobre la historia del aburrimiento”); la brecha generacional que separa a estos dos de Mabel (Oliver a Charles: “Rando es una jerga para referirse a una persona sin importancia”); y algunas bromas extremadamente específicas de Nueva York (Charles se muestra incrédulo de que Oliver pague por parquear cerca a su su edificio), recorre toda la gama de la alta y baja comedia. A veces es muy consciente de sí misma; otras, benditamente tonta, como un chiste sobre cómo el tacaño Oliver subsiste casi por completo a base de salsas.

Oliver, Charles y Mabel en la escena del crimen.
Hulu

Hacía más de una década que Martin no tenía un guión de acción real (el último fue con La Pantera Rosa 2). Este es también el primer programa de televisión que crea desde 1984 con Domestic Life, una breve comedia familiar de la CBS con Martin Mull, y su primer papel regular en televisión desde que participó en una temporada en The Sonny and Cher Comedy Hour a principios de los años setenta. Ha sido anfitrión de SNL tantas veces, que podemos pensar en él como un tipo que aparece en televisión más de lo que realmente lo hace, pero su talento es una verdadera rareza, delante y detrás de la cámara. 

Pero, la serie pronto se convierte en una parodia que también ofrece un gran ejemplo de jocosidad genuina, como El Diario de La Princesa, Héroes Fuera de Órbita o Jane The Virgin.

El programa brinda un aire de frescura a la comedia con lo inepto que resulta ser Oliver, y compañía, cuando sobrepasan la línea entre fanatismo y una profesión real. (Advertencia: si usted es por casualidad uno de los millones de podcasters que camina por la tierra, algunas torpezas o desaciertos emitidos por los personajes te harán dar urticaria. Solo recuerde que se supone que ellos son pésimos en dicha labor). Pero, en el curso de ocho de diez episodios, la serie logra mantener el misterio de una manera entretenida pues relata la vida de estos tres solitarios y cómicos personajes.

Only Murders In The Building devuelve la genialidad cómica de actores como Steve Martin y Selena Gómez.
Hulu

La trama es satisfactoriamente retorcida y atractiva, y nuestros héroes se sienten totalmente tridimensionales en poco tiempo. El hecho de que Charles cite sin cesar los diálogos de Brazzos funciona tanto como un chiste recurrente, como una marca de lo vacía que está su vida desde que se canceló la serie. Gómez solo ha actuado ocasionalmente desde su salida de Los Hechiceros de Waverly Place y su salto al superestrellato pop, pero su humor inexpresivo se siente afilado como un cuchillo, y es un punto de apoyo emocional eficaz para la historia. Incluso los momentos divertidos y exagerados de Short son muy fieles al personaje que Oliver ha creado para sí mismo, en parte para ocultar lo decepcionante que ha resultado ser.

Las estrellas están flanqueadas por una fila de asesinos de actores secundarios e invitados, incluyendo a: Amy Ryan como Jan, el posible interés amoroso de Charles, Nathan Lane como Teddy, el antiguo benefactor de Oliver, y Sting como él mismo… ¡¿Y un posible sospechoso?! También hay un episodio notable al final de la serie, contado desde el punto de vista del hijo sordo de Teddy, Theo (interpretado por James Caverly), que consigue mantener la historia en movimiento sin diálogos audibles, y generar humor, sin disminuir en absoluto a Theo como personaje.

En un momento dado, Oliver elogia a Mabel por ser rara en “la forma en que todas tus personas favoritas son raras”. Prepárate para que estos se conviertan en tus nuevos marginados favoritos, y para que Only Murders se convierta en tu nueva adicción, aunque no puedas escucharla mientras sales a correr.