fbpx

Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos

Con esta versión cinematográfica de un personaje menor de los cómics, los estudios Marvel han vuelto a hacer grande el género de superhéroes
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Destin Daniel Cretton /

Simu Liu, Tony Leung, Awkwafina, Michelle Yeoh

Cortesía de Cinecolor

Shang-Chi es uno de esos superhéroes olvidados del universo de Marvel Comics. Fue creado en 1973 por Steve Englehart y Jim Starlin, para la revista Special Marvel Edition, quienes buscaban explotar la fiebre por las artes marciales, generada en los años setenta gracias a las películas Las 36 cámaras del Shaolín y El Templo del Shaolín, protagonizadas por Gordon Liu; El peleador callejero 1 y 2, con el recientemente fallecido Sonny Chiba; El reto del dragón y Operación dragón, con Bruce Lee; El maestro borrachín y La armadura de Dios, con Jackie Chan; y, por supuesto, por la serie Kung Fu, protagonizada por David Carradine. 

El éxito inicial de Shang-Chi llevó a que la revista cambiara su título a Master Of Kung Fu y que se creara un título paralelo llamado Deadly Hands Of Kung Fu, en donde Shang-Chi compartió con otros expertos en artes marciales del cómic, como The Sons Of The Tiger (Lin Sun, Abe Brown y Robert Diamond), Iron Fist (Daniel Rand), The Daughters Of The Dragon (Colleen Wing y Misty Knight), y The White Tiger (Héctor Ayala, uno de los primeros superhéroes latinos en la historia de los cómics).  

En la saga de Shang-Chi, se revela que es el hijo del maléfico Dr. Fu-Manchú, un popular personaje, arquetipo del genio criminal, creado por el autor de novelas Pulp Sax Rohmer en 1912. Otros personajes de Rohmer como Sir Denis Nayland Smith y el Dr. James Petrie (antagonistas de Fu Manchú en varias de sus novelas y películas), así como Fah Lo Suee (la hija de Fu Manchú), también aparecieron en los cómics de Shang-Chi como personajes secundarios. 

Vale la pena decir que DC Comics también explotó la fiebre de las artes marciales con varios personajes como Richard Dragon, Karate Kid y el villano Ra’s Al Ghoul, el líder de La Liga de Asesinos (un personaje claramente inspirado en Fu Manchú). Tampoco podemos olvidar que Ching Lung, un villano inspirado en Fu Manchú, adornó la portada de la revista No. 1 de Detective Comics en 1937, donde más tarde aparecería Batman). 

El ocaso del cine de artes marciales, acabó con la popularidad de Shang-Chi a comienzos de los años ochenta. Asimismo, Fu Manchú desapareció de los cómics y de las películas, por sus connotaciones racistas y orientalistas. Pero ahora, con el ánimo de los estudios Marvel por hacer películas de superhéroes más inclusivas, se ha decidido revivir a Shang-Chi en una película de alto presupuesto, con una calidad tan alta como la de sus cómics de los años setenta. 

El director y guionista de origen hawaiiano Destin Daniel Cretton (Just Mercy), decidió de una manera muy inteligente, fusionar al políticamente incorrecto Fu Manchú con el villano Mandarín, uno de los principales antagonistas de Iron Man en los cómics y sustraer todos los estereotipos ofensivos de ambos personajes, para crear a Xu Wenwu, un nuevo padre para Shang-Chi, tan poderoso, maléfico y trágico como lo fueron sus fuentes originales. 

El actor encargado de darle vida es nada menos que Tony Leung, el protagonista de los clásicos de Wong-Kar Wai, Chungking Express, In The Mood For Love, 2046 y The Grandmaster; así como de las obras maestras Hero y Lust, Caution de Ang Lee. Tener a un actor como Leung en esta cinta, ya son palabras mayores. Pero que la legendaria Michelle Yeoh (Supercop, Fearless, El tigre y el dragón), también aparezca aquí como Ying Nan, la tía de Shang Chi, le da muchísimo más clase a esta película basada en un superhéroe menor de Marvel.

Para encarnar a Shang-Chi, se escogió a Simu Liu, un actor nacido en China, pero criado en Canadá, quien se hizo popular con la comedia para la televisión Kim’s Convenience. La decisión no pudo ser más acertada: Liu es el alma de la cinta. Y como si fuera poco, la comediante Awkwafina, quien se robó los corazones de los amantes de las comedias románticas con Crazy Rich Asians, y cuya voz adornó la cinta animada de Disney Raya And The Last Dragon, maneja una química inigualable con Liu encarnando como Katy, la amiga inseparable de nuestro héroe. 

Fah Lo Suee también desaparece, para darle paso a Xialing, la nueva hermana de Shang-Chi, quien es encarnada por la debutante Meng’er Zhang, con una presencia tan fuerte que bien podría protagonizar su propia película. Y el dragón Fing Fang Foom, así como Sir Denis Nayland Smith, también reciben el tratamiento de renovación en esta cinta, (en el caso de Nayland Smith, su conexión con Iron Man 3 y con un enigmático corto que apareció en el DVD de la segunda entrega de Thor, dejará más que satisfechos a los fanáticos marvelitas) Pero esto ya es revelar demasiado. 

Que Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos sea un nuevo intento de Disney por ingresar al difícil mercado chino (Mulan y la mencionada Raya, son los anteriores), no le quita su belleza, elegancia y poderío. La película se siente como una especie de Mix-Tape recopilatorio que incluye los más grandes éxitos del cine de artes marciales. Aquí encontraremos unas espectaculares secuencias de acción y fantasía, aderezadas con los guiños a todas las películas que inspiraron a Englehart y a Starlin para la creación de Shang-Chi. Pero, además, encontraremos múltiples referencias a otras obras contemporáneas del género Wuxia como lo son El tigre y el dragón, La casa de las dagas voladoras, Kung Fu Hustle, Ip Man, La villana y nada menos que Dragon Ball (diez anillos, siete esferas, un dragón, Katy hablando del Kamekameha, las similitudes son obvias).

Se extraña una mayor presencia de otros personajes del universo cinematográfico de Marvel en la cinta de Shang-Chi (Wong, el ayudante del Dr. Strange y el villano de Hulk conocido como la Abominación, aparecen fugazmente, pero nadie más, salvo en las escenas post créditos). ¡Ooops! Se volvió a revelar mucho. 

Esperemos que Shang-Chi pronto sea bienvenido a los Avengers e interactúe con los superhéroes que todavía siguen vivos o activos (la Viuda Negra, Iron Man y Capitán América, no conocerán a nuestro joven y valeroso héroe). No cabe duda que los estudios Marvel lo han vuelto a hacer y han logrado que este superhéroe se gane (o se vuelva a ganar) el corazón de los amantes del género. ¡Excelsior! 

P.D. No se pierda las dos reveladoras escenas post crédito, que anuncian el inminente regreso de Shang-Chi en un futuro cercano.