fbpx

Spenser Confidential

Netflix nos ofrece una película muy entretenida, la cual puede ser un buen pretexto para quedarse en casa, en estos tiempos de Coronavirus.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Mark Wahlberg protagoniza a un famoso detective privado de la literatura neo noir, en una cinta con mucha acción, un guion astuto y momentos muy divertidos.

Cortesía Netflix

El escritor norteamericano Robert B. Parker, es reconocido por sus 40 novelas protagonizadas por el detective privado Spenser. En 1985, Robert Urich encarnó al detective en la serie Spenser: For Hire, la cual se emitió por tres temporadas. De 1999 al 2001, el canal A&E presentó tres películas sobre Spenser, con Joe Mantegna en el papel principal. 

Luego de la muerte de Parker en 2010, sus herederos eligieron al periodista y escritor Ace Atkins para continuar con la serie de libros sobre Spenser. Wonderland, su segunda novela sobre el detective, se ha convertido en una película para Netflix, dirigida por Peter Berg y protagonizada por Mark Wahlberg (en su quinta colaboración). El resultado es la mejor adaptación del personaje. 

En la cinta de Berg, que se presenta bajo el título Spenser Confidential, Spenser es un policía de Boston, sentenciado a cinco años de prisión por haber agredido a su superior, el capitán John Boylan (Michael Gaston), un policía corrupto que fue atrapado por Spenser mientras golpeaba a su esposa. 

En el último día antes de salir de prisión, Spenser es víctima de la hermandad aria, la cual quiere acabar con su vida (uno de los miembros es interpretado por el rapero Post Malone). Gracias a las habilidades pugilísticas de Spenser, este logra salir con vida. Pero la pregunta es: ¿quién quiere eliminarlo?

Spenser se hospeda en la casa de Henry, su entrenador de boxeo (un estupendo Alan Arkin). En la casa de Henry también vive Hawk (Winston Duke de Black Panther y Us). Al principio Hawk y Spenser no se llevan bien, pero luego el expolicía se dará cuenta de que Hawk es un joven honesto víctima de la injusticia, algo que Spenser no puede soportar que les suceda a las personas buenas.

Spenser tiene una exnovia llamada Cissy (Iliza Shlesinger), una mujer con un carácter más que fuerte, que no le perdona haberla dejado sola por cinco años. Spenser quiere darle un nuevo rumbo a su vida, pero el brutal asesinato del capitán Boylan y el aparente suicidio de su homicida, un policía al que Spenser conocía muy bien, hace que este se convierta en una especie de detective privado sin licencia, quien junto con Hawk va a investigar lo que está detrás de los dos crímenes.

El verterano guionista Brian Helgeland (L.A. Confidential, Mystic River, Man on Fire) y el novato Sean O’Keefe, se toman muchas libertades al adaptar las aventuras de Spenser en la pantalla, lo cual enfurecerá a sus lectores. Pero la esencia del personaje se mantiene, y eso es lo que importa. La química entre Wahlberg y el director Berg siempre rinde buenos frutos, y esta no es la excepción. 

Prepárese para una película que nos recuerda a esos detectives y hombres duros del cine de finales de los 60 y comienzos de los 70, herederos del cine noir y que fueron interpretados por Paul Newman (Harper), Gene Hackman (Night Moves) y Clint Eastwood (Every Which Way But Loose). Mucha acción, situaciones jocosas, un ritmo que nunca decae y buenas actuaciones. Estos son los ingredientes que bastan y sobran para pedir una pizza y unas cervezas bien heladas y refugiarse en la comodidad del hogar para pasar un buen rato.