fbpx

Stalkeando y manipulando políticamente

The Hater: El reflejo del odio en un espejo digital
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Jan Komasa /

Maciej Musialowski, Vanessa Aleksander, Agata Kulesza

© Jaroslaw Sosinski / Naima Film

La política real se trata del ejercicio de lograr a todo costo lo que se quiere. Las redes sociales nos hacen pensar que todo lo que se desea es merecido y alcanzable. Hater es una película en la que los dos mundos se cruzan, atravesados por la manipulación particular, produciendo resultados nefastos, ha sucedido en la vida real con los casos de Cambridge Analytica influyendo en la salida del Reino Unido de la Unión Europea, el plebiscito por la paz en Colombia, la elección de Donald Trump en Estados Unidos o los crímenes de odio y feminicidios que inundan las noticias a diario.

Esta cinta polaca llega a refrescar el catálogo de contenidos del streaming con una producción de buena factura, trama inteligente, un personaje principal complejo y varios temas de actualidad manejados con potente realismo por el director de 39 años Jan Komasa, con 12 créditos a su haber entre los que destaca al largometraje Corpus Christi, con la que participó por Polonia en la carrera al Óscar como mejor película de habla no inglesa. 

En The Hater seguimos el ascenso de Tomasz, un chico del campo que estudia leyes en Varsovia bajo el amparo de una familia adinerada que visitaba su pueblo natal para pasar vacaciones. Su relato inicia con la expulsión de Tomasz de la universidad por hacer plagio en un examen. A partir del suceso, el protagonista activa su aguda inteligencia y sus bajos principios en una carrera que lo llevará hacia la cima, donde supone podrá alcanzar el amor de Gabi, la hija menor de la familia que lo ha respaldado en sus estudios. La familia que lo apoya es presa de la contradicción de ostentar una mentalidad política de avanzada, pero mantener un arribismo innato, ante el cual Tomasz resulta un freak.

Él convierte su habilidad para espiar digitalmente y engañar en un oficio, y encuentra cobijo en una agencia exitosa en el mundo digital. Al mando de la agencia se encuentra Beata, interpretada por la magnífica actriz Agata Kulesza a quien recordamos por sus soberbias participaciones en Ida y Cold World del también polaco Pawel Pawlikowski. Beata rige el lugar con una ética cuestionable, las ansias de Tomasz encajan perfectamente en esos juegos que no hacen ninguna distinción entre apoyar un partido ultraderechista o sabotear a una influencer para apoyar a una marca de cosméticos.

Las cosas escalarán y Tomasz llegará a límites insospechados para abrir su espacio en el mundo del poder. Sus carencias afectivas y sus contradicciones internas son plasmadas en un guion preciso, interpretado sobresalientemente por Maciej Musialowski. Su historia no dista mucho de la historia real de Cambridge Analytica que pudo ser registrada en el impactante documental Nada es privado de 2019, en donde se revela la historia de Brittany Kaiser, una joven que pasó de la campaña que llevó a la presidencia de Estados Unidos a Barack Obama, a liderar la victoria de Donald Trump y el referendo que aprobó el Brexit en Gran Bretaña. 

En la ficción de Tomasz queda clara la manipulación y las estrategias que permiten a las facciones radicales crear monstruos solitarios que actúen violentamente tras los dictados de a quienes únicamente les preocupa alcanzar el poder para saciar una inagotable sed de beneficios personales.