fbpx

Steven Spielberg reflexiona sobre el futuro del cine en la pantalla grande

“De todas las cosas que tienen el potencial de unirnos, nada es más poderoso que la experiencia comunitaria de las artes”, escribe el cineasta
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Neil Hall

La industria del cine ha sido una de las más golpeadas desde que comenzó la pandemia dados los cierres de sets de grabación, retrasos en los rodajes por contagios y teatros cerrados alrededor del mundo. Y, pese a que en un punto la situación intentó normalizarse un poco, grandes compañías cinematográficas como Disney y Warner optaron por hacer sus estrenos a través de las plataformas de streaming.

Aunque el panorama sigue siendo incierto, Steven Spielberg escribió un ensayo para la revista Empire en el que reflexiona sobre porqué el cine en la gran pantalla nunca morirá. “En la actual crisis sanitaria, donde los teatros están cerrados o la asistencia está limitada drásticamente, espero que cuando sea seguro, el público vuelva a los teatros”, comienza el director.

“Siempre me he considerado parte de la comunidad de los que van a cine, lo que implica salir de nuestras casas para ir presencialmente y como una hermandad con quienes están sentados a nuestro lado. En este lugar ves películas con las personas más importantes de tu vida, pero también con extraños. Esa es la magia que experimentamos cuando vamos a ver una cinta, una obra, un concierto o un stand-up comedy”, destaca.

Spielberg subraya que al momento de salir del teatro, aquellas personas con quienes se ríe y se llora durante ese tiempo, dejan de ser extrañas. “Nos hemos convertido en una comunidad de iguales en corazón y espíritu, al haber compartido una experiencia tan poderosa por un par de horas”, continúa.

Y a pesar de que el cineasta es consciente de que siguen existiendo aspectos que nos dividen como sociedad, considera que estas actividades tiene la capacidad de unir. “Nuestro mundo se siente menos dividido, menos fracturado, luego de una congregación con extraños que han reído, llorado y saltado de sus asientos al mismo tiempo que tú. El arte nos pide que seamos conscientes de lo particular y lo universal a la vez. Y es por eso que, de todas las cosas que tienen el potencial de unirnos, nada es más poderoso que la experiencia comunitaria de las artes”.