fbpx

Tantas Almas

El primer trabajo argumental del realizador colombo-belga Nicolás Rincón Gille puede pensarse en una versión libre de Apocalypse Now que subraya lo absurdo, lo trágico y lo demencial del conflicto armado
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Nicolás Rincón Gille /

José Arley de Jesús Carvallido Lobo

Cortesía de Cine Colombia

¿Por qué seguir haciendo películas sobre el conflicto armado en Colombia? La respuesta es la misma que justifica que se sigan haciendo películas sobre el holocausto Nazi: Para no olvidar y no repetir. Esta es entonces, la justificación para Tantas almas la nueva película del economista convertido en director Nicolás Rincón Gille. 

El primer trabajo argumental de este documentalista colombo-belga, relata la triste historia de un pescador llamado José (interpretado por el actor natural José Arley de Jesús Carvallido Lobo), a quien los paramilitares asesinaron a sus dos hijos Dionisio y Rafael. José emprende la peligrosa búsqueda de sus cadáveres, no por una cuestión de venganza o retaliación, simplemente para darles sepultura.

Como si se tratara de una versión libre de Apocalypse Now, la clásica cinta de Francis Ford Coppola sobre la locura infernal de la guerra (a su vez basada en el clásico de la literatura El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad), vamos a ver a este hombre recorriendo a un país infestado de violencia y muerte para cumplir una misión que, si llega a tener éxito, jamás podrá considerarse como una victoria.  

Pese a su casi imperdonable exceso de metraje y a un ritmo demasiado pausado que le resta impacto emocional a una historia que lo necesita, Tantas almas llega a ser una película relevante. La violencia de nuestro país no debe evitarse o esconderse. Esta película nos muestra cómo el dolor que genera nunca desaparecerá de la realidad de nuestro país. Pero como sucede con José, ha llegado el momento de que nuestra vida crezca alrededor de él.