fbpx

Tesla

¿Una película sobre Tesla con búsquedas en Google y música de Tears For Fears? ¿Por qué no? La creatividad no tiene límites.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Michael Almereyda /

Ethan Hawke, Kyle MacLachlan, Eve Hewson, Ebon-Moss Bachrach

Cortesía de IFC Films

A comienzos de este año se estrenó la película The Current War, dirigida por Alfonso Gómez-Rejón y protagonizada por Benedict Cumberbatch y Michael Shannon, que narraba el enfrentamiento entre los inventores Nikola Tesla, defensor de la corriente alterna y Thomas Alva Edison, defensor de la corriente directa. La cinta tuvo muchos problemas en su producción (en gran parte causados por Harvey Weinstein) y el resultado no fue el mejor. 

Ahora nos llega Tesla, una nueva cinta biográfica centrada en el excéntrico genio estadounidense de origen serbocroata. Su director es Michael Almereyda, cuyo trabajo del 2015, Experimenter, acerca de la vida y obra de Stanley Milgram, puede pensarse en la mejor película sobre psicología de todos los tiempos. 

Almereyda es un autor al que le gusta tomar riesgos. Para su película sobre vampiros Nadja, utilizó una cámara de juguete producida por Fisher-Price (Pixelvision) para grabar algunas escenas, y el resultado fue alucinante. Su actualización de Hamlet, nos presentó a Ethan Hawke haciendo la famosa pregunta de ¿Ser o no ser? en una sucursal de Blockbuster, la tienda de alquiler de vídeos. Y en la cinta sobre Stanley Milgram, el actor Peter Sarsgaard rompe la “cuarta pared”, mientras su director incorporaba elefantes, fotos extraídas de la realidad y efectos especiales retro, para ilustrar sus experimentos.

Su película sobre Tesla no es un trabajo tan contundente como Experimenter, pero definitivamente es una cinta fascinante y arriesgada como toda su filmografía. Ethan Hawke regresa para trabajar con Almereyda (revisen su maravillosa charla en Ted sobre la creatividad), y es el encargado de interpretar a un inventor tan adelantado a su tiempo, que parecía estar vociferando los delirios de una persona demente más que plantear unas posibilidades científicas las cuales, en su mayoría, ahora son una realidad patente. 

La cinta es narrada por Anne Morgan (interpretada por la hija de Bono, Eve Hewson), mujer cercana a la vida de Tesla e hija del legendario empresario y banquero J.P. Morgan. Veremos a Anne googleando los nombres de Edison y de Tesla para informarnos el número de entradas que existen de cada uno y contándonos cómo algunas escenas dramatizadas de encuentros entre Edison (Kyle MacLachlan) y Tesla, (la primera, una pelea con conos de helado y la segunda, donde Edison le pide disculpas a Tesla por despreciar su talento), son producto de la ficción, pero que a nosotros, el público, nos hubiera encantado que fueran extraídas de la realidad.

El biopic de Almereyda también utiliza a Tesla como recurso para comentar sobre la eterna lucha entre el espíritu visionario y creativo, al que no le importa la fama, la fortuna y el prestigio (representados aquí por Edison, Westinghouse y la actriz Sarah Bernhardt) y el espíritu codicioso y capitalista. No cabe duda que el director está del lado de Tesla, y eso se hace evidente, cuando el científico nos canta en una sala de karaoke el clásico ochentero Everybody Wants To Rule The World, del inolvidable dúo británico Tears For Fears. 

Si usted es de los que se ofende con este tipo de licencias creativas, le recomiendo ver The Current War, el cual es un recuento canónico sobre la vida de este visionario. Pero si usted es de los que considera que es más importante la visión (Tesla) que el reconocimiento (Edison), esta es su película y Michael Almereyda es su director.