fbpx

The Trial of the Chicago 7

Un magnífico elenco, un guion inteligente y complejo, una dirección experta y una fuerte carga política que no solo habla del pasado sino de nuestro presente, hacen de esta película una de las mejores del año.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Aaron Sorkin /

Mark Rylance, Sasha Baron Cohen, Eddie Redmayne, John Carroll Lynch, Jeremy Strong, Alex Sharp, Joseph Gordon-Levitt, Frank Langella

Cortesía de Netflix

En un momento en el que la institución policial está en su punto más bajo de credibilidad en el mundo, y en el que las protestas civiles están siendo reprimidas de una manera sistemática y violenta por quienes ejercen el poder, llega The Trial Of The Chicago 7, una película que nos muestra que quizás los tiempos no hayan cambiado. 

En agosto de 1968, la convención nacional demócrata llevada a cabo en la ciudad de Chicago, fue el escenario de una manifestación pacífica en contra de la intervención de los Estados Unidos en la guerra de Vietnam. Sin embargo, las cosas se salieron de control cuando se negaron los permisos para llevar a cabo la protesta y luego la policía usó gas lacrimógeno y golpeó a algunos de los protestantes. La respuesta a la policía fue de piedras y bombas molotov, y la manifestación pacífica terminó en un enfrentamiento violento que generó un gran número de heridos de los casi quince mil participantes. ¿Les suena conocido?

John Mitchell (John Doman), el procurador general de los Estados Unidos, inmediatamente se puso en la tarea de encontrar a los culpables, y los encontró en siete figuras de la izquierda norteamericana: Abbie Hoffman (Sasha Baron Cohen) y Jerry Rubin (Jeremy Strong), los activistas y fundadores del Partido Internacional de la Juventud (mejor conocido como “los Yippies”); David Dellinger (John Carroll Lynch), un pacifista y defensor del cambio social a partir de la no violencia; Tom Hayden (Eddie Redmayne), político y defensor de los derechos civiles; Rennie Davis (Alex Sharp), John Froines (Danny Flaherty) y Lee Wainer (Noah Robbins), miembros del movimiento de protesta en contra de la guerra de Vietnam. 

Un octavo miembro, Bobby Seale (Yahya Abdul-Mateen II), líder y fundador de las Panteras Negras, también fue acusado de conspiración e incitación a los disturbios, pero terminó siendo separado del grupo y sentenciado a cuatro años de prisión por desacato.   

El fiscal encargado de acusar a los “Chicago 7” (como fueron llamados por la prensa) fue Tom Foran (J.C. Mackenzie), asistido por Richard Schultz (Joseph Gordon-Levitt); y los abogados defensores fueron Williams Kunstler (Mark Rylance) y Leonard Weinglass (Ben Shenkman) del Centro de Derechos Constitucionales. El juez asignado fue Julius Hoffman (Frank Langella), reconocido por su incompetencia y sus decisiones sesgadas. 

El juicio se inició el 24 de septiembre de 1969 y terminó el 18 de octubre de 1970, cuando los siete acusados fueron encontrados no culpables de los cargos de conspiración. Dos de ellos (Froines y Weiner) fueron completamente absueltos, y los otros cinco fueron declarados culpables de sobrepasar las reglas estatales con la intención de incitar a la violencia, siendo sentenciados a cinco años de prisión cada uno.

Como un experto director de orquesta, Aaron Sorkin, el talentoso guionista de las series The West Wing y The Newsroom y de grandes películas como The Social Network, Charlie Wilson’s War, Moneyball y Steve Jobs, vuelve a demostrar su enorme talento en esta película, en la que también figura como director (Molly’s Game, su primera película como director y también escrita por él, es una obra maestra injustamente infravalorada).

Todas las cualidades de Sorkin se hacen evidentes en The Trial Of The Chicago 7: un sentido del humor agudo y provocativo, diálogos rápidos, inteligentes y siempre cargados de subtexto, una gran experticia para dirigir a sus actores (todos están en su punto) y un manejo preciso de una estructura narrativa compleja. 

En estos momentos, necesitamos más películas políticas. Películas que nos abran los ojos ante la realidad actual, que nos recuerden los errores del pasado para no repetirlos en el presente y que inciten a la discusión y al debate, parte fundamental de eso que llamamos democracia. The Trial Of The Chicago 7 es una de esas películas.