fbpx

The Willoughbys es divertida, disparatada y demasiado común

Una cinta animada basada en una novela infantil, la cual debería aparecer agrupada en Netflix bajo la categoría “películas similares a Matilda, Jim y el durazno gigante y Charlie y la fábrica de Chocolate
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Kris Pearn, Rob Lodermeier /

Con las voces de Ricky Gervais, Maya Rudolph, Alessia Cara, Will Forte, Terry Crews, Martin Short, Jane Krakowski

La película animada sobre unos niños ignorados por unos padres egoístas llega a ser divertida, pero imita varios elementos de la obra del maestro Roald Dahl (por no hablar de Mary Poppins y Lemony Snicket).

Cortesía Netflix

La escritora norteamericana Lois Lowry publicó en 2008 The Willoughbys, una novela acerca de un grupo de niños ignorados por sus padres. Este relato infantil, con una marcada influencia del autor británico Roald Dahl (especialmente de las obras Matilda y Charlie y la fábrica de chocolate), llega a la pantalla en el formato de largometraje animado, cortesía de los directores Kris Pearn (Lluvia de hamburguesas 2) y Rob Lodermeier.

Narrada por un gato con la voz de Ricky Gervais, la historia de The Willoughbys es sobre cuatro niños pelirrojos llamados Tim (Will Forte), Jane (Alessia Cara) y los gemelos Barnaby A y B (Seán Cullen), cuyos padres (Martin Short y Jane Krakowski) no se interesan en lo más mínimo por ellos. Tim, el mayor, desea que su familia sea funcional y que su apellido recupere la tradición de nobleza que se había mantenido hasta la generación liderada por su padre. 

A la casa llega un bebé huérfano, quien también es igualmente rechazado, lo que lleva a los niños a dejarlo en la puerta del comandante Melanoff (Terry Crews), dueño de una fábrica de dulces. Mientras los padres de la familia Willoughby se van de viaje alrededor del mundo, los niños quedan al cuidado de una cariñosa niñera (Maya Rudolph), que nos recuerda mucho a Mary Poppins, pero sin poderes mágicos.

La historia siniestra y amarga está edulcorada con varias situaciones jocosas y apuntes hilarantes, pero esta es una película que disfrutarán más los niños mayores de siete años. El diseño de personajes, cortesía de Craig Kellman (el talento detrás de Madagascar, Hotel Transilvania, Spider-Man Into The Spider Verse y la última versión animada de La Familia Addams), le da a The Willoughbys un estilo elegante y colorido, así como una atmósfera muy retro. 

Pero lo que no se perdona, es la imitación de las obras de Dahl (en el tercer acto, los niños viajan en un dirigible que nos recuerda muchísimo al durazno gigante con el que Jim huyó de sus malvadas tías en la novela del autor). Sin embargo, hay que enfatizar en que la falta de originalidad es responsabilidad de la fuente literaria original y no de la película como tal, la cual llega a ser un trabajo disparatado y divertido, aunque alejado de la calidad de las cintas animadas de Disney y Pixar.