fbpx

Tropa Cero

Aunque la historia de un grupo de desadaptados que busca darle sentido a su vida, es algo que ya hemos visto cientos de veces, esta cinta logra ganarse nuestro corazón.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Bert & Bertie /

McKenna Grace, Viola Davis, Allison Janney, Jim Gaffigan, Mike Epps

Cortesía de Amazon Prime

En estos tiempos oscuros y desesperanzadores, necesitamos películas como Tropa cero. Las directoras británicas Amber Finlayson y Katie Ellwood, quienes aparecen en los créditos como Bert & Bertie, unen sus fuerzas con Lucy Alibar, la coguionista de esa mágica cinta llamada Beasts Of The Southern Wild, para confeccionar una pequeña comedia ambientada en los años 70, acerca de un grupo de niñas desadaptadas que buscan ganar un concurso, el cual está lejos de sus posibilidades. 

Esta es una historia que hemos visto cientos de veces con o sin concurso (The Bad News Bears, The Mighty Ducks, The Goonies, The Sandlot, Son Of Rambow, Stand By Me, Little Miss Sunshine), pero eso no significa que Tropa Cero no sea un trabajo entrañable. McKenna Grace (la adorable niña de Gifted y Annabelle Comes Home) interpreta a Christmas Flint, una niña de nueve años que se orina en la cama y quien vive en una comuna rural en Georgia con su padre viudo (Jim Gaffigan), un abogado fracasado que la ama. 

Su mejor amigo es Joseph, un niño amanerado que adora la música de Aretha Franklin, Gladys Knight & The Pips, Queen y David Bowie. Por circunstancias producto del azar, Christmas se entera que las Birdies, un grupo de odiosas chicas scout lideradas por la también odiosa Miss Massey (una excelente Allison Janney), van a participar en un Jamboree (léase concurso de talentos), cuyo primer premio consiste en grabar sus voces para el disco de oro de la NASA que será lanzado al espacio en la sonda Voyager. Es así que la niña, a quien su mamá fallecida le enseñó a apreciar los misterios del espacio exterior, decide armar un nuevo grupo de Birdies para participar en el concurso y poder grabar su voz y ser escuchada por los extraterrestres.

Christmas, quien prácticamente no tiene amigas por su fama de “meona”, busca la ayuda de Anne-Claire (Bella Higginbotham), una niña tuerta y obsesionada con Dios; de “Hell-No” Price, una niña ruda, pero de buen corazón (Milan Ray); y de Smash (Johanna Colón), la compañera de Price, quien casi no habla y que sufre de flatulencia crónica. 

Falta conseguir un adulto líder para este grupo, y la persona ideal es Miss Rayleen (una estupenda Viola Davis), la secretaria del padre de Christmas, una mujer amargada que desea dejar su trabajo para reanudar sus estudios de abogacía. Antes de participar en el Jamboree, este grupo de chicas desadaptadas (que incluye a Joseph) y que es llamado Tropa cero (por la falta de números disponibles), deberá obtener unas medallas superando una serie de pruebas, las cuales van afianzando la amistad entre ellas y el cariño de Miss Rayleen por el grupo. “Cero es el número del infinito” dice Christmas. 

La presentación de la Tropa cero en el Jamboree, incluye la interpretación del clásico de David Bowie Space Oddity, con un cierre escatológico, sincero y anárquico. Es un momento para enmarcar que hace que valga la pena toda la película. A Bowie probablemente le hubiera encantado ver ese número. Y si alguna vez, usted hizo parte del grupo de los desadaptados y los impopulares, seguramente también lo adorará.