fbpx

Uncut Gems

Adam Sandler nos demuestra el inmenso talento actoral que posee, en una angustiante cinta acerca de un joyero judío metido en muchos problemas, debido a su ambición desmedida
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Benny Safdie, Josh Safdie /

Adam Sandler, LaKeith Stanfield, Eric Bogosian, Idina Menzel, Judd Hirsch

Los directores de la estupenda Good Time, la cual hizo lucir al actor de Crepúsculo, ahora nos ofrecen un angustiante relato sobre un perdedor, que hace lucir al actor de Un papá genial y Son como niños.

Cortesía Netflix

Adam Sandler, el actor que surgió del legendario programa Saturday Night Live, es un hombre de gran talento. La gran mayoría de las comedias que ha protagonizado a lo largo de su carrera han sido destrozadas por la crítica y alabadas por el público (The Waterboy, Mr. Deeds, Click, Grown Ups, Jack & Jill). Sin embargo, dentro de esa larga lista de comedias tomtas, se encuentran algunas joyas como Billy Madison, Happy Gilmore, The Wedding Singer o Funny People. 

Al igual que su colega Jim Carrey, Sandler ha evidenciado su enorme rango actoral en dramas como Reign Over Me y Spanglish, y muy especialmente en las cintas Punch-Drunk Love, del maestro Paul Thomas Anderson, y The Meyerowitz Stories, de Noah Baumbach, el director de la obra maestra Marriage Story.

Es una lástima que los miembros de la Academia se empeñen en ver a Adam Sandler como el actor de comedias tontas y no como el gran actor que nos ofrece una estupenda interpretación como el joyero Howard Ratner en Uncut Gems, el último trabajo de los talentosos Benny y Josh Safdie, quienes con Good Time, su anterior película, nos entregaron una poderosa actuación a cargo de Robert Pattinson, otro actor que muchos demeritan y subvaloran, por haber sido el protagonista de la saga de Twilight.

A los hermanos Safdie les obsesionan las historias sobre hombres que se meten en graves problemas debido a sus malas decisiones, las cuales son la consecuencia de una ambición desmedida. Uncut Gems no es la excepción. Howard Ratner es una persona que puede ser feliz con lo que tiene, pero desea mucho más. Abandonó a su esposa (Idina Menzel) por una mujer (Julia Fox) que le ofrece momentos de placer mucho más intensos; el dinero que gana en sus negocios lo apuesta para triplicarlo y, a cada momento, está planeando estrategias para ganar más y más dinero en vez de pagar sus deudas, las cuales aumentan mucho más que sus ingresos. 

El joyero interpretado por Sandler está basado en las experiencias del padre de los directores, quien trabajó en el comercio de diamantes llevado a cabo por judíos en la ciudad de Nueva York. De hecho, en la cinta vamos a ver a algunos personajes reales que interactúan con el elenco actoral (entre ellos el basquetbolista Kevin Garnett, el cantante The Weeknd y el diseñador Wayne Diamond), lo cual da como resultado una gran sensación de autenticidad (más aún cuando la cinta los muestra de una manera poco favorable). Asimismo, el hecho de que Martin Scorsese trabaje aquí como productor nos hace pensar en la conexión que hay entre el trabajo de los Safdie y esas angustiosas cintas de Scorsese como Mean Streets, After Hours y Bringing Out The Dead, acerca de perdedores intentando salir del infierno que ellos mismos han construido. 

El trabajo de fotografía de Darius Khondji, la música de Daniel Lopatin y el trabajo de edición de Ronald Bronstein (quien actúa también como guionista junto con los Safdie) son indispensables para brindar esa energía constante a esta película acerca de dos hombres que depositan toda su fe en una valiosa roca obtenida en una mina de Etiopía. Pero el espectáculo le pertenece a Sandler, quien aquí confecciona la mejor actuación de su carrera hasta la fecha. Su interpretación compleja, intensa y salvaje permite explorar la psique una persona adicta al caos y con una ambición desmedida.

Aunque Uncut Gems puede pensarse como un drama con algunos momentos de comedia, lo cierto es que es una auténtica película de suspenso que mantendrá al espectador en un alto estado de tensión durante dos horas y hasta el acto final, cuyo nihilismo llega a romper el corazón de los espectadores. Este es un nuevo triunfo para los hermanos Safdie y un tremendo logro actoral para Sandler, sin importar que su nominación al Óscar se le haya ido de las manos.