fbpx

Waiting for the Barbarians

Ciro Guerra dirige su primera película en habla inglesa y el resultado es abrumador
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Ciro Guerra /

Mark Rylance, Johnny Depp, Robert Pattinson, Gana Bayarsaikhan, Greta Scacchi

Pese a contar con un premio Nobel de literatura en el guion, un magnífico director de fotografía y tres estupendos actores, la cinta del colombiano Ciro Guerra nunca llega a despegar.

Cortesía de Samuel Goldwyn

Actualmente, la carrera de Ciro Guerra bien puede compararse a la del director británico Roland Joffé. Luego de dos estupendas películas ambientadas en escenarios exóticos y con una fuerte carga sociopolítica, Joffé terminó cayendo en el terreno de la mediocridad, con unas cintas históricas que, aunque gozaban de una excelente factura y un reparto de lujo, carecían de fuerza y energía, al mismo tiempo que padecían de un ritmo soporífero y una solemnidad insufrible, llevando a su carrera por una espiral descendente.     

Así como El Abrazo de la serpiente y Pájaros de verano, pueden pensarse como los equivalentes de las estupendas obras de Joffé La misión y Los gritos del silencio, Waiting For The Barbarians, la adaptación de la prestigiosa novela del escritor sudafricano J.M. Coetzee publicada en 1980 (y la primera película en habla inglesa para el director colombiano), viene a ser el equivalente de la abrumadora obra de Joffé, La ciudad de la alegría.  

Pese a que Waiting For The Barbarians cuenta con tres estupendos actores y con el guion del mismo Coetzee (ganador del premio Nobel en el 2003), la cinta de Ciro Guerra nunca logra despegar. 

Para quienes no han leído el libro, la historia es la siguiente: un magistrado cuyo nombre jamás se conoce (interpretado por Mark Rylance, el actor ganador del Óscar por Puente de espías), trabaja en un pequeño pueblo ubicado en una región fronteriza con el imperio (léase la Gran Bretaña). La paz del lugar es interrumpida por el coronel Joll (un siniestro Johnny Depp oculto tras unas gafas oscuras), quien tortura brutalmente a unos bárbaros que han sido tomados como prisioneros. 

El magistrado se encuentra con una mujer bárbara que pide limosna (Gana Bayarsaikhan, actriz que ha aparecido en Wonder Woman y Ex Machina), y que fue torturada por los soldados del imperio, hasta el punto de quedar coja y casi ciega. El magistrado lleva a su casa a esta mujer anónima y atiende sus heridas, desarrollando un gran afecto por ella, lo que hace que él decida regresarla a su territorio para que vuelva con los suyos.  A su regreso, el magistrado es acusado de traición por el oficial Mandel, un hombre tan cruel como Joll (interpretado de una manera fugaz por Robert Pattinson).

Puede que no sea una casualidad que esta película, filmada en Marruecos, tenga como director de fotografía a Chris Menges, quien obtuvo dos premios Óscar al trabajar con Joffé en La Misión y Los Gritos del Silencio. Pero, más allá de ser una cinta con una hermosa fotografía y con un mensaje antiimperialista más que pertinente para nuestros tiempos, Waiting For The Barbarians es todo un suplicio que hace que sus dos horas de duración se sientan eternas. Esperemos que la carrera de Guerra (actualmente salpicada por un escándalo sexual) tenga un mejor futuro que la de Roland Joffé.