Nick Mason, baterista de Pink Floyd, habla sobre su nuevo proyecto

Saucerful of Secrets está tocando el repertorio más viejo de la legendaria banda británica


POR ANDY GREENE | 05 Dec de 2018

Nick Mason en concierto. Jill Furmanovsky/rockarchive


Este año, después de esperar casi 25 años a que Pink Floyd se reuniera, el baterista Nick Mason decidió armar su propia banda: Nick Mason’s Saucerful of Secrets. El grupo cuenta con Gary Kemp, guitarrista de Spandau Ballet; el bajista Guy Pratt, quien ha girado con Pink Floyd; Lee Harris como guitarrista; y el teclista Dom Beken. Mason se percató, desde el principio, que debía diferenciarse de Roger Waters y David Gilmour. “Sabía que no podía tocar Comfortably Numb mejor que David o Roger, o incluso mejor que Australian Pink Floyd [banda tributo]”, explica. “Tuvimos que buscar algo cautivante”.

Terminaron tocando las canciones que Pink Floyd lanzó antes de Dark Side of the Moon, con clásicos como Set the Control for the Heart of the Sun y Astronomy Domine. El único tema que interpretan y que suena en radio es One of These Days. En septiembre giraron por Europa y en marzo estarán en Estados Unidos. Hablamos con Mason sobre la formación de la banda, cómo es regresar al escenario después de 25 años, las posibilidades de tocar algo más reciente y si algún día saldrá una edición de colección de Animals.

Hace cuatro años hablamos y decías, en chiste, que saldrías a tocar Dark Side of the Moon, pero solo con batería. Creías que girar era ridículo. ¿Qué cambió?

[Risas]. Es muy raro. Esto lo he pensado, pero siempre terminaba descartándolo. De algún modo es retro. No es Nick Mason con un objetivo. Es Nick Mason haciendo algo con sus amigos. Lee Harris le escribió a Guy [Pratt] preguntándole si yo estaba dispuesto a hacer algo. Creo que era porque Guy pensaba que era una buena idea y me sentía mucho más cómodo intentándolo.

¿De dónde vino la idea de hacer canciones únicamente de la época previa a Dark Side?

Simplemente estaba viendo todo el catálogo y pensé que habían canciones muy buenas, que era una especie de herencia. No quería hacer la versión perfecta de canciones viejas ni convertirme en una gran banda tributo. Un homenaje a mí mismo era muy raro. Necesitaba algo. Así que intentamos tomar esos temas viejos sin aprendernos todos los detalles.

Hay canciones que no han sido tocadas en vivo por los integrantes de la banda en más de 40 años. Simplemente estaban ahí.

¡Sí! Y es muy divertido. También tenía muchas ganas de hacerlo y quería pasar un buen rato. Como dices, es material que no suele ser escuchado, por eso hay una sensación de frescura.

¿Cómo llegó Gary Kemp al proyecto?

Esta fue una banda que se formó sola. No hubo audiciones, simplemente intentamos hacer algunas cosas. He conocido a Gary por 15 años, y no es que no haya querido trabajar con él, pero no pensaba que le interesaba algo como esto. Pero, obviamente, a mucha gente le gusta Syd Barrett y esa época. Creo que se lo mencioné a Gary y él me dijo que le gustaría intentar.

Spandau Ballet es una banda muy diferente, pero obviamente entiende el material y entiende cómo cantar.

Claro. Puede que te quedes atrapado en una misma idea de rock, y que sea difícil salir de ahí para hacer algo distinto. Pero parece que, aunque los géneros son diferentes, la base es la misma. Me encanta la idea de ser una banda que tiene alguien que ha tocado con Ian Dury, a un romántico, alguien que estuvo con los Transit Kings y Gary que ha estado con todo el mundo.

Cuéntame sobre los primeros ensayos. ¿Hubo química inmediatamente?

Creo que fue de una. Teniendo en cuenta que no me gusta trabajar mucho, si hubiera sido diferente, hubiese sido muy complicado. Lo interesante es que todo comenzó a sonar bien desde el principio. Creo que fue por el entusiasmo que teníamos. Si quieres que las cosas funcionen, puedes hacerlo. Lo interesante es que nos hemos dado cuenta de que las canciones más simples, en realidad son las más difíciles o tienen el tiempo más raro.

La última vez que tocaste muchas de estas canciones tenías menos de 30 años. ¿Tuviste que volver a aprenderlas después de 50 años?

Algunos detalles. Las canciones suelen quedarse en tu cabeza por mucho tiempo, pero tienes que volver a pensar como se unió todo. Cuando tocamos frente a un público por primera vez, me sentí en una máquina del tiempo, fue increíble. Mirar a tu alrededor y ver a tus amigos apoyándote, me acuerda a Pink Floyd en 1967, cuando solo te emocionaba hacer conciertos.

Y después de Dark Side estabas tocando todo el tiempo en estadios. Es la primera vez que te presentas en un lugar pequeño desde esos días.

En los estadios no se puede cautivar a todo el público. Pero en un teatro, lo puedes hacer. Se siente como una ocasión especial en la que solo importa la música. El problema con el estadio es que hay 50 mil fanáticos y otros están drogados y algunos están jugando con un frisbee en el fondo.

¿Te preocupa que, al principio, no habría un público para esto? Es un concepto nuevo.

Sí. Era inevitable. Tuve en cuenta que Roger estaba girando con un show gigantesco y hay mucha gente haciendo cosas buenas. Aunque me ha sorprendido el entusiasmo con el que me he encontrado. Me encanta. Lo estoy disfrutando tanto que ni puedo explicártelo.

Físicamente, ¿cómo te has sentido con la batería? No has tocado un concierto de dos horas por mucho tiempo.

Empecé a practicar en las noches y ahí sigo [risas]. Lo interesante es que, una vez comienzas a ensayar, vueles a cogerle el tiro. También hay una parte técnica importante. No tienes que usar el brazo si usas la muñeca. Cosas así. Además, con la adrenalina es suficiente. No me ha pasado que me siento tan cansado como para detenerme.

¿Cómo escogieron las canciones?

Todos hicieron una lista de las cosas que más les gustaban de los discos y entre todos decidimos. Hay mucho material. Para la primera presentación solo teníamos 10 o 12 canciones. Gary fue el que se animó a unir If y Atom Heart Mother. Puede que hagamos más cosas así.

¿Hay algunas canciones de ese período que son demasiado raras para tocar? Es decir, obviamente no harían algo como Alan’s Psychedelic Breakfast.

[Risas]. No quiero decir que haya cosas que descartamos, pero no me puedo imaginar tocando Alan’s Psychedelic Breakfast. Necesitaríamos una tetera y un montón de cosas. No sería igual tener el sonido digital. Para hacerlo en vivo tendríamos que hacerlo como se debe.

¿Y qué tal Echoes? Es antes de Dark Side.

Bueno, el problema con Echoes es que sentimos que estaba muy conectada con Rick [Wright]. A largo plazo tal vez la hagamos porque es muy buena, un homenaje a Rick. Lo hemos hablado.

Leí que hablaste con David y Roger antes de empezar el proyecto.

Claro, me pareció que era lo correcto. No estaba pidiendo permiso ni nada parecido. Lo mejor fue que me apoyaron.

¿Roger dijo que podría salir como invitado alguna vez?

Sí. Dijo que podría venir a tocar una o dos canciones, pero no quiero hacer ninguna promesa. Podemos preocuparnos por los invitados más adelante.

Entonces esta banda tiene futuro. ¿Sigues cuadrando conciertos?

Sí, hay mucho entusiasmo y eso es lo que te anima. Si hay quien compre boletas, allá estaremos. Desde mi punto de vista, es la oportunidad que tengo para ir a los lugares en los que nunca toqué con Pink Floyd, sobre todo América del Sur. Hay tantos fans allá y me encantaría ir a hacer algunos shows.

Seguramente, en algún punto, llegará un promotor a decirte que hagas una gira con canciones de Dark Side. ¿Lo harías?

Bueno, en este momento quiero decir que no es posible. Por ahora sigo mis instintos, que es hacer algo diferente. Tal vez, más tarde, podríamos hacerlo, pero únicamente si le damos un giro y lo cambiamos de alguna forma. Es que no me entusiasma hacer la misma versión de Comfortably Numb o Money.

Además hay muchas bandas tributo y el mismo Roger lo está haciendo.

No quiero que hagan “Las cinco mejores versiones de Comfortably Numb” y ni siquiera estar ahí.

Claro, además la han tocado 10 mil veces. Lo cual no pasa con Green is the Colour.

Es interesante porque somos de nicho. Mucha gente descubrió Pink Floyd con Dark Side y no conocen todo lo que hicimos antes.

Prácticamente era una banda distinta, sobre todo las cosas con Syd.

De algún modo es así. Lo puedes ver en otros grupos. Hay ejemplos perfectos como Fleetwood Mac o Genesis. Los cambios de integrantes, de compositores, cambiaron totalmente la banda.

Para ir cerrando, ¿algún día van a lanzar una caja de colección de Animals?

Sí. Yo creo que, eventualmente, va a salir. Solo que es un proceso lento porque hay opiniones encontradas sobre cómo hacerlo o qué debería tener, pero se va a hacer. De todos los álbumes que han sido reeditados, ese sería el que mejor se vería beneficiado.

Ustedes eran un grupo impresionante en vivo, pero hay pocas grabaciones de sus conciertos. Estoy seguro que a los fanáticos les encantaría una serie de grabaciones así.

Si las tenemos, creo que las lanzaríamos. El problema es que llegamos a un punto en el que todos hablaban de los bootlegs y no grabamos los shows. Es genial que hayamos hecho Pink Floyd at Pompeii, pero es una lástima que nunca grabáramos conciertos de Dark Side, Animals o Wish You Were Here.

¿No hay nada de la gira de Animals?

No, nada. Al menos nada bueno, tal vez algunas mezclas. Debimos hacerlo.


Deja tu opinión sobre el artículo: