P&R Florence Welch

La cantante habla de la sobriedad, la soledad y de por qué adora a Patti Smith


POR KORY GROW | 18 Dec de 2018

Vincent Haycock


En dos días Florence Welch volverá a su gira mundial y está muy emocionada. Hoy asistió a un museo de Vancouver a presenciar una exhibición de la historia de la cabaña en Norteamérica. “Crecí con un fetiche por La familia Ingalls”, explica la cantante de 32 años, entre risas. “Estaba obsesionada. Vivía al sur de Londres, así que no había muchas praderas”. Welch es mucho más alegre hablando que en sus canciones. En el último álbum de Florence and the Machine, High as Hope, habla de la depresión, del éxtasis y de un desorden alimenticio que padeció. “Soy una persona muy ansiosa”, dice. “Tengo muchos miedos. Pero cuando se trata de estar realmente asustada, tengo una extraña valentía”.

Hace poco te hiciste un tatuaje que dice “Always Lonely” [siempre sola]. ¿Por qué? ¿Te sientes así?

Estaba muy triste cuando me lo hice. Cuando mezclé High as Hope pasaba por un momento muy solitario en mi vida. Estaba en Nueva York y acababa de terminar con mi novio; una de esas rupturas tristes, pero no muy dramáticas. Me cuestioné si estaba perpetuando mi propia soledad. La relación más cercana que he tenido en mi vida ha sido con la música. Y supongo que también me pareció gracioso.

¿Cuál es tu mayor miedo?

Le tengo miedo a volar. Ha habido azafatas muy amables que me han ayudado durante las turbulencias, y les he escrito para agradecerles. También me da un poco de agorafobia cuando regreso de una gira. Cuando te permites ser tan vulnerable frente a tanta gente, el simple hecho de caminar por las calles se convierte en algo extremo que no puedes manejar. Me pongo un poco nerviosa cuando salgo, por eso es tan divertido salir conmigo [risas].

¿Cuál ha sido la peor experiencia que has tenido con un fan obsesivo?

Algunos chicos vienen a mi casa, pero siempre son muy dulces; están vestidos con camisas de Florence y chaquetas de flequillos. Quieren hablar sobre historia del arte y cosas por el estilo. Les intento explicar que aprecio la pasión, pero que necesito un espacio seguro donde me pueda sentar a escribir y a pensar.

Has dicho que entras en trance cuando estás en el escenario. ¿Cómo rompes ese estado?

Tuve un accidente en Coachella [en 2015] porque, de repente, me cohibí. Me acababa de quitar la camisa frente a un trillón de personas, fue como lo de Adán y Eva: “¡Por dios, no debí haber hecho eso!”. Luego me tiré del escenario y me lastimé porque estaba de vuelta en el mundo físico.

Y cuando estás escribiendo canciones, ¿cómo entras en ese espacio mental?

Generalmente sucede durante la marcha porque viajo mucho. Es una extraña y deliciosa sensación de anhelo. Es triste, pero no es desagradable. Es rendirte a tu propia soledad por un momento y ver qué viene con eso.

En la nueva canción Hunger cantas sobre tu experiencia con un desorden alimenticio: “At 17, I started to starve myself [A los 17 años comencé a matarme de hambre]”. ¿Fue difícil escribir esa canción?

Fue algo de lo que no pude hablar por mucho tiempo. Pensé que me lo llevaría a la tumba. Mi hermana me dijo: “No has hablado de esto con mamá, ¿y lo pusiste en una canción de pop? ¿Qué te pasa?”. Entonces decidí hablar con ella. Eso sacó un montón de cosas que al final fueron buenas. Pero es gracioso porque los ingleses hablamos de algo y luego seguimos con nuestras vidas.

¿Has superado ese desorden?

Ahora tengo una relación sana con mi cuerpo, pero me demoré. Es raro. Si has llegado a descuidar la alimentación, tiendes también a descuidar la parte emocional. Todavía estoy tratando de entender qué carajos significa eso para mí.

Has estado sobria por cuatro años, ¿qué te hizo dejar de beber?

Beber en exceso era parte de mi identidad. Cuando decidí parar sentí que estaba decepcionando a un fantasma de la historia del rock, pero ya no podía aguantar. Fue descomunal. No fue cuestión de que quisiera ser saludable y necesitara un cambio de ritmo; pensé que moriría si no paraba. La bebida y la droga me deprimían mucho.

Compusiste una canción llamada Patricia, dedicada a Patti Smith. ¿Qué significa ella para ti?

Estaba pensando cómo vivir creativamente sin caos, y su forma de escribir me sirvió de guía. Me la encontré en un restaurante en Nueva York; yo ya sabía que a ella le encantaba ese restaurante, y por eso lo frecuento. Patti tiene una belleza angelical. Me sentí muy tímida; como los chicos que vienen a mi casa. Fue mágico.


Deja tu opinión sobre el artículo: