Última palabra: Nile Rodgers

El cofundador de Chic y productor superestrella habla de Mandela, de su amor por Moby-Dick y de su vida después de los éxitos


POR JASON NEWMAN | 22 Nov de 2018

Ilustración por Mark Summers


¿Quiénes son tus héroes?

Conocí a Nelson Mandela y pensé que no sabría quién era yo. Alguien le dijo que yo compuse la canción de Un príncipe en Nueva York y We Are Family. Mandela dijo que fueron dos de las canciones que mayor impacto tuvieron en África. Otra persona también le dijo :“Él escribió Africa”. Pensaban que Le Freak era L’Afrique [África en francés]. A pesar de todo lo que había vivido, era una persona muy amable. Trataba a todos como si fueran la persona más importante.

¿Cuál es el mejor consejo que te han dado?

En el colegio público I.S. 201 en Harlem, mi profesor de guitarra jazz, Ted Dunbar, me dijo que sabía que no tenía dinero y me preguntó por qué tomaba clases privadas con él. Le dije que quería grabar discos, hacer conciertos, tocar en orquestas y en bandas grandes, y tener muchas aventuras musicales. Pero luego me preguntó qué sucedía si nada de eso pasaba, a lo cual respondí: “Mierda, pues seguiré intentando”. Luego, Dunbar comentó que por esa razón yo era su mejor estudiante; sabía que, si ninguno de esos sueños se volvía realidad, yo seguiría intentándolo.

¿Cuáles son las reglas más importantes en tu vida?

Uno de mis primeros abogados me dijo que, si queríamos permanecer en el negocio de la música, tendríamos que aprender a aceptar el fracaso. En ese momento no sabíamos de qué estaba hablando, cada sencillo que habíamos lanzado había sido Disco de Oro. “No, hombre, esto no va a suceder todas las veces”, nos dijo mi abogado. Después de Good Times, nunca volvimos a tener un gran éxito.

¿Cuál ha sido el concierto más loco que has hecho?

Cuando era más joven, tocamos en un antro nefasto de mala muerte en Nueva York. Y en la noche que audicionamos hubo un homicidio triple en el bar. Un hombre murió en el amplificador de nuestro bajista. Alistamos nuestro equipo y cuando volvimos era una escena de crimen. Limpiaron el lugar y al siguiente día abrieron como si nada.

¿Qué proyecto musical te arrepientes de no haber hecho?

Si tuviera que mirar atrás, hay un par de cosas por las que estoy un poco triste. Me arrepiento de no haber compuesto el disco de R&B que Miles Davis me pidió hacer porque pensé que me estaba tomando el pelo. Para mí los jazzeros eran como unos dioses, y él era el dios.

Has vivido en Nueva York toda tu vida. ¿Cuáles son las mejores y peores cosas de la ciudad hoy en día?

Lo bueno y lo malo parecen lo mismo: aburguesamiento. No sería quien soy si la gente pobre no pudiera vivir junto a la gente rica. No sería quien soy si no hubiera apartamentos en arriendo en Greenwich Village, en donde [mis padres], un par de hippies adictos a la heroína, podrían vivir en el mismo edificio que el hombre que ganó el premio de la Academia por interpretar al presidente Kennedy.

¿Cuál era tu libro favorito de niño?

Moby-Dick. Sigue siendo uno de mis libros favoritos. Me encantó la aventura y los diferentes personajes. La manera en la que Melville describe es muy cinematográfica. Me obsesioné con todo lo del bucanero. Quería pagar mi almuerzo en doblones. No había otros niños con los que pudiera jugar, así que todo estaba en mi mente.

¿Cuál es la compra más indulgente que has hecho?

Por unos años, a finales de los 70, me interesó el tema de los botes. Y mis botes se volvían cada vez más grandes. Lo que hice después fue comprar un yate de 30 metros, que es un yate increíble, por millones. Pero así no soy yo. Era poco sofisticado cuando se trataba de asuntos financieros.

¿Cuáles son las mejores y peores partes del éxito?

Lo peor del éxito es cómo cambió la manera en la que la gente se relaciona conmigo. Las relaciones se han deteriorado. Quiero divertirme de la misma manera que cuando era pobre, porque esa diversión era natural, maravillosa y se basaba en el hecho de que éramos amigos. Nadie me ha pagado, y he regalado millones. Un par de meses atrás, le dije a uno de mis primos a quien adoro, “Simplemente no quiero más esta relación. Es la única vez que he sabido de ti”. Lo mejor es que has creado algo que la gente recordará después de que me vaya. We Are Family será como The Itsy Bitsy Spider.


Deja tu opinión sobre el artículo: