10 grandes conciertos de los últimos 50 años

Hay conciertos que marcaron un antes y un después en el mundo de la música, que cambiaron la forma de tocar en vivo. Estos son los más impactantes

por ROLLING STONE | 10 Aug de 2017


Esta lista nació de grandes discusiones. Los conciertos y giras que entraron en la selección no solo fueron grandes espectáculos; profundizaron el poder del rock & roll, desde Jimi Hendrix hasta Bob Marley. “Casi levitas gracias a la energía del público”, dijo Keith Richards. “Y es algo que extrañas cuando no estás allí”. Aquí están quienes lo han hecho mejor.


Are You Experienced, el álbum debut de 1967 de Jimi Hendrix, estableció la genialidad del artista. Los 200 shows que hizo para promocionar el álbum lo consolidaron como leyenda. Junto a su indulgente y eufórica sección rítmica británica —el bajista Noel Redding y el baterista Mitch Mitchell—, no hizo nada más y nada menos que liberar la guitarra eléctrica, convirtiendo cada show en una exploración pirotécnica. “Pensé: ‘Dios mío, es como Buddy Guy bajo los efectos del ácido’”, recordó Eric Clapton.
El 4 de abril de 1968 Martin Luther King Jr. fue asesinado en Memphis. Como consecuencia, los Estados Unidos ardieron. En Boston, los líderes de la ciudad anticipaban más violencia. En medio de esta tensión, James Brown, el músico afroamericano más explosivo de la época, hizo un milagro. “Si este concierto no se hubiera llevado a cabo”, recuerda el DJ local James “Early” Bird, “habríamos tenido el problema más grande en la historia de Boston desde el Motín del Té”.
Como muchas cosas en la carrera de Janis Joplin, la gira para promover Cheap Thrills, su álbum de 1968 con Big Brother and the Holding Company, fue un triunfo en medio del caos. En la víspera de la gira, la cantante anunció que dejaba la banda, lo que generó peleas a gritos con algunos de los músicos. Sin embargo, esa tensión produjo una despedida fascinante. La mezcla de su voz carrasposa de chica salvaje y el emotivo blues rock de Big Brother demostraron ser transformadores.
“Recuerdo que atravesé varias puertas de hierro y al oírlas cerrarse pensé: ‘Espero que salgamos de aquí’”, comenta Bob Wootton, guitarrista de Johnny Cash, acerca de su visita a la prisión de San Quentin el 24 de febrero de 1969. San Quentin era (y sigue siendo) la prisión que más penas de muerte tiene en el país. Ese día, Cash fue recibido por 2 mil presos condenados gritando. Pero Cash parecía entender la importancia del momento. “John estaba muy solemne ese día”, dice Wootton.
.
Después de Tommy, la ópera rock de 1969, The Who quería regresar a sus raíces más crudas con un álbum en vivo. Pete Townshend odiaba tanto las grabaciones de su gira por Estados Unidos que terminó arrojándolas a una fogata. Pero todo se activó de nuevo en Inglaterra, frente a 2 mil fanáticos voraces en la Universidad de Leeds, donde la banda se despachó con 38 canciones, incluyendo una versión de casi 15 minutos de My Generation. “Es el mejor público para el que hayamos tocado”, diría Townshend más adelante.
“Quería que la música se viera como sonaba”, dijo David Bowie, quien reinó en su más grande gira de ensueño estelar como un dios espacial del rock & roll, con maquillaje brillante y pelo colorado. Gracias a la salvaje elegancia de los Spiders From Mars, la música era más atrevida y desarrollaba una simbiosis entre Bowie y el guitarrista Mick Ronson. “Había magia allí”, dice el teclista Mike Garson. La ziggymanía se expandió por el mundo y nunca se detuvo, aunque Bowie logró superarla.
B.B. King estaba dando un concierto normal en un bar de Rush Street en Chicago a finales de los 60 cuando lo invitaron a hacer un show en la cárcel del condado de Cook. “Sabía que a los presos les gustaría”, dijo el guardia Clarence English. El mánager de King, Sid Seidenberg, vio una oportunidad y le dijo que aceptara el concierto. El show salió en Live at Cook County Jail de 1971, un documento del maestro en su máxima expresión. “La gente tenía lágrimas en los ojos”, dice English. “Al igual que yo”.
.
BOB DYLAN hubiera podido tocar en coliseos cuando hizo la gira de promoción de Desire, de 1976. En lugar de hacerlo, y como es típico en él, hizo lo inesperado: reservó teatros pequeños con pocos días de anticipación, cobró menos de nueve dólares por boleta y se llevó consigo a un grupo de amigos: Roger McGuinn, Ramblin’ Jack Elliott y Joan Baez. El cantautor había comenzado a frecuentar sus lugares predilectos de West Village con amigos de sus días de folk, y quería llevar ese espíritu nostálgico de gira.
•Los dos conciertos de Bob Marley en el Lyceum Theatre de Londres en julio de 1975 fueron mucho más que presentaciones trascendentales. Fueron la cima del éxito de la primera gira que realizó Marley como solista, y le permitieron dejar de ser un artista de culto para convertirse en un ícono internacional, en parte gracias a Live!, el documental que abarcó un compilado de shows que le dieron su primer éxito en el Top 40 global con No Woman, No Cry.
•Los Ramones llegaron a Inglaterra con algo que demostrar. La revolución punk se había desatado en Londres en 1977 y los Sex Pistols estaban presentes en toda la prensa y causaban estragos. Pero nadie en la naciente escena punk estaba listo para el preciso ataque de los Ramones. En su autobiografía, Johnny Ramone escribió que en un show de los Sex Pistols durante su primera noche en la ciudad en 1977, “Johnny Rotten me preguntó qué pensaba de ellos, y le dije que apestaban”.
Bootstrap Slider

Deja tu opinión sobre el articulo: