fbpx

Conversaciones de moda: El encanto de Pili Restrepo

Hablamos con la joyera Pili Restrepo sobre su marca, su historia y la manera en que sus joyas resaltan lo mejor de sí
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Cortesía Pili Restrepo

Pili tuvo una hija solo unos días después de que yo tuve un hijo, no somos amigas, no nos conocemos de manera cercana o íntima, tenemos muchos conocidos en común y ambas crecimos en Cali, la ciudad de los polos opuestos.

Es una mujer a leguas despierta, activa y con una chispa visible, cuando le dije que habláramos de ella, empezó por su mamá, que buen punto de partida pensé, al final siempre seremos de ahí, de la “mamá”, de ese cordón que nos une de manera invisible y nos mantiene vivos, de su mamá me dijo que siempre le llamó la atención lo especial que se adornaba, el trópico tiene un “no sé qué” y aquí, hombres y mujeres se atavían con facilidad. Es fácil ausentarse del hilo de Pili cuando describo a Cali y al mismo tiempo es fácil entender quién es Pili cuando la asocio con esa ciudad. 

En su historia hay un punto de quiebre drástico, del cual fuimos observadores la gran mayoría de nosotros, empecemos por la fecha a ver si el recuerdo los conecta, diciembre 20 de 1995, Pili era una niña y yo también lo era, este el país recibía la noticia de la caída del vuelo de American. Muchos teníamos conocidos o familiares en ese vuelo, Pili tenía a su mamá y a su papá.

Cuando alguien te habla de sus pérdidas generalmente la conversación se torna un poco lenta y compleja, yo nunca sé qué decir, pero Pili con la fuerza de quien ha transitado por su historia con amor me describió a su papá, me dijo él era un coleccionista, le gustaban los mercadillos, los amuletos, le gustaba navegar por las historias de otros.

Los “Pili charms” son un homenaje a él. 

Cortesía Pili Restrepo

Pili es una joyera excepcional y los “charms”  , palabra que en español significa encanto, son la atracción misteriosa y generosa de su tienda. Son ese lugar donde todos ponemos la mirada, el espacio de especial afinidad que se lleva el interés.

De su mamá recibió una llamada, nunca se subió al avión, una bocanada de aire corre por el medio de la video llamada. Después del accidente salieron del país, vivieron en Barcelona un tiempo, y en esta ciudad de arte, cultura y diversidad se fueron reconstruyendo, pero Cali hala, y aquí volvieron, ella ya era en estas tierras alguien diferente, tenía un criterio estético con otra base

Con los años volvió a irse, estudió negocios internacionales en Estados Unidos y joyería en Italia, así empezó a recorrer el camino del que hoy hace parte.

Sus joyas tienen un misticismo impactante, hay algo de magia en cada una, hay un cuento que contar, tienen desde mi punto de vista un esplendor gitano.

Me dice Pili que la inspiración viene casi siempre de sus sueños, y completa la frase diciéndome que tiene sueños muy vividos, junto a su cama como los grandes artistas o escritores, tiene un diario, donde al despertar deja escrito lo que vio; ¿no es acaso en los sueños donde están nuestros mayores deseos, donde se manifiestan nuestros miedos y la fantasía misma de estar vivos en varios mundos al mismo tiempo?

Cortesía Pili Restrepo

Las piedras y el oro son la materia prima de sus diseños, Para escoger una piedra, la observa, siente la energía, y si es buena, la compra. Bien dicen que las piedras y las joyas se cargan de energía, y a través de la misma cuentan historias. La labor de Pili se trata de tomar algo de la naturaleza, ponerle su sello y dejarlo ir; las piedras y el oro que pasan por sus manos se llevan el sello, su amor por este arte y un pedacito de su historia.

La joyería es una pasión que se convirtió en negocio, tiene claro que seguir las señales de la vida la conectan con el quehacer y entiende que la vida le abre las puertas que va necesitando, alrededor de Pili hay magia, es extraña la atracción que producen sus piezas, es extraña la atracción que produce su conversación, es sin lugar a duda este talento su mayor “charm”.