fbpx

Conversaciones de Moda: Margarita Serrano y la importancia del detalle

Hablamos con la diseñadora santandereana sobre su marca que le ha dado la vuelta al mundo
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Juan Ortiz Arenas

Hay relaciones que empiezan desde lugares inesperados. Eran como las 6 de la tarde y yo bajaba rapidísimo por la  81 a la altura de la carrera 8 en Bogotá, tenía que encontrar los accesorios para unas fotos y el tiempo corría en mi contra, giré a mano izquierda sobre el andén entrando por un callejón justo frente a una pastelería, buscando un lugar muy puntual. 

Entre el celular, las bolsas que traía y el mismo afán, nunca levanté la mirada. Ya estando adentro, observé que el lugar que buscaba no era ese y que me había equivocado. Intenté ubicarme espacialmente, pero no hubo caso, de repente la sonrisa mas linda de Bogotá me empieza a hablar, había calma, todo era blanco, olía bien, quise explicarle porque me sentía tan perdida y ella con una emoción inmensa, me dijo después de presentarme y explicarle mi oficio: entonces esta es una feliz equivocación, y a renglón seguido, me presentó su proyecto. Este fue el punto de partida. La marca se llama Serrano, yo soy Margarita.

No fue más, desde esa maravillosa confusión a hoy, no he encontrado en la ciudad una marca con tanta determinación. Es poderosa y empodera. Si todas las mujeres entendiéramos la importancia del fit de un buen blazer, compraríamos una prenda de Serrano.

Juan Ortiz Arenas

Margarita cuenta con un ojo que pocos diseñadores tienen, sus prendas pueden ser volteadas y examinadas con lupa. Cada blazer, chaqueta o vestido está terminado con la dedicación y el ojo del buen gusto. Los botones fueron pensados, el doblez del cuello, la nobleza del material y la mano de quienes le confeccionan, constituyen un bocado exquisito en su totalidad.

El taller donde fabrica en la capital del país, la llevó también por casualidad un japonés, y creo que todos sabemos de la perfección estética de los japoneses. La filosofía de  Margarita está basada en la honestidad con sus compradores,  considera que entregar una prenda mal confeccionada es engañarlos. Por eso le dedica tanto tiempo a los procesos de calidad.

En este punto de la conversación, entendí que Margarita tiene entre manos un proyecto estético de altísima calidad que manifiesta con cada prenda, y que para ella el placer de vestir es un lujo, el lujo de una experiencia basada en la sensación de sentir sobre la piel una prenda.

Su diseño se compone de líneas simples que se adaptan a las diferentes siluetas. Sus prendas parecen extrañar ese París contemporáneo donde las mujeres hacen honor al estilo.

Juan Ortiz Arenas

Su marca ya comenzó a darle la vuelta al mundo, tiene un showroom en Nueva York y ha dejando un porcentaje de la confección a las manos indias y chinas. Cuando me habla de China, me especifica, lo maravillosas que son sus manos y el buen trabajo que hacen en la ejecución de cada prenda. 

Sus colecciones han sido usadas por It girls internacionales. También se apropió de las vitrinas más exigentes en plena semana de la moda de Nueva York. Cuenta que en febrero de 2016, logró convencer al dueño de un local en Soho para que la dejara hacer un showroom en su espacio, sin tener el presupuesto que pedían. Parte de la premisa de que el miedo y el no apabullan y nos alejan de los sueños.

Esto parece una fábula con moraleja de las que de niños nos leían antes de dormir, pero no es más que la vida de los que quieren y no descansan. Creo que todo de ella lo tiene la marca, es inteligente, apasionada y cauta. Seguiremos tomando café en la pastelería de enfrente, no perderemos la linda costumbre de vivir aterrizadas, vestidas de Serrano así no tengamos nada puesto de la marca, porque Serrano es también, una filosofía de vida.

Juan Ortiz Arenas